Archivo de la etiqueta: Punto de cruz

Labores en punto de cruz.

He vuelto a bordar

He vuelto a bordar. No es cualquier cosa. He vuelto a tomar la aguja, el hilo y el bastidor. Resulta que hay una historia detrás.

Labor en punto de cruz empezada ahora que he vuelto a bordar
Registro de aniversario de bodas apenas comenzado

Bordar se me hace difícil. Los puntos son pequeños y mis ojos cada día ven menos. Debido a mi ansiedad, desarrollé un miedo irracional al bordado. Temía no ver bien y enterrarme una aguja (las agujas tienden a tener la punta redondeada) o cortarme con la tijera que está afilada al milímetro. Me horrorizaba la idea de dañar la tela, los hilos, el diseño.

Tejer me parece más seguro, además, puedo llevar la labor conmigo a cualquier cita médica. También son proyectos que no toman tanto tiempo como el bordado. Además, no hay que enmarcarlos después.

Poco a poco estoy bordando flores y campanasa ahora que he vuelto a bordar
Poco a poco estoy bordando flores y campanas

Pero después de bordar la mariposa, decidí organizar mis útiles de bordado. Encontré varias labores empezadas y me sentí mal.

Una tendencia en mi vida ha sido la de comenzar alguna tarea y no acabarla. Por ejemplo, de niña tomé clases de guitarra y apenas duré dos meses. De adolescente tomé clases de actuación, pero cuando fueron a montar la obra, me rajé.

Solo falta bordar los contornos ahora que he vuelto a bordar
Solo falta bordar los contornos

La situación ha mejorado con el tiempo. Aun así, hay proyectos de investigación o de vida inconclusos, aunque en estos momentos se debe a fuerzas mayores. Espero tener tiempo de completar algunos.

El descubrir labores de bordado a medio terminar me ha hecho recordar ese mal trazo de mi personalidad. Los quiero terminar para mi paz mental. Por otro lado, uno de los proyectos es el anuncio del nacimiento de mi sobrino y ya mismo entra a la universidad. Más vale que lo acabe en algún momento.

Registro de aniversario de bodas terminado
El registro terminado

Haber bordado la mariposa me ha dado la confianza para emprender proyectos más grandes. Por lo pronto, terminé este anuncio de aniversario de boda que es extremadamente delicado. Solo falta enmarcarlo; esa siempre es la parte más difícil.

Lo importante es que he vuelto a bordar. No con la misma intensidad de antes, pero al menos siento que no estoy abandonando un proyecto.

Una mariposa para las mariposas

Ahora que no estoy trabajando han surgido oportunidades a las que antes me hubiera tenido que negar. Por ejemplo, fui facilitadora en la discusión de un par de novelas de Julia Álvarez para el NEA Big Read de la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo.

Las mariposas

Libros de Julia Álvarez

Las novelas seleccionadas fueron En el tiempo de las mariposas (traducción de Rolando Costa Picazo y Antonio Alfau. Plume, 2005) para estudiantes de escuela superior y Antes de ser libres (traducción de Liliana Valenzuela. Ember, 2018) para la escuela intermedia.

Mi función consistía en dirigir la discusión en grupos de estudiantes seleccionados en cada escuela y un club de lectura de una biblioteca municipal. La experiencia fue insuperable. No solo los participantes habían leído el texto, sino que se habían empapado del contexto histórico. Por otro lado, en algunos grupos la discusión se enriqueció con estudiantes dominicanos o sus descendientes.

En la discusión de En el tiempo de las mariposas
De vuelta al salón de clases

De la experiencia, también me llevo el volver al salón de clases, así sea por una hora. Insisto en lo mucho que me gusta el salón de clases.

La mariposa que faltaba

En honor a las hermanas Mirabal, decidí llevar un accesorio en la forma de una mariposa para cada encuentro. Ya tenía un collar, dos prendedores y un traje con diseños de mariposas diminutas. Me faltaba algo para la última sesión y decidí hacerlo yo misma.

Eché mano de mis conocimientos en bordado en punto de cruz. Seleccioné un patrón del confiable libro 500 Flower & Animal Designs, de Julie Hasler (David & Charles, 1996). Bordé una de las mariposas que aparecen en la página 82 en unos colores bastante parecidos a los sugeridos. Al terminar, convertí la labor en un prendedor.

Una mariposa para las mariposas

Una de las satisfacciones más grandes fue descubrir que los estudiantes de nivel intermedio se interesaron en leer la novela de superior. En Antes de ser libres la referencia a las hermanas Mirabal ocurre al principio, pero el descubrimiento de unos sucesos históricos que les conciernen fue suficiente para que estos jóvenes lectores se interesaran en leer un libro más complejo.

Con esto se logró el propósito del NEA Big Read y yo tengo una mariposa.

Actividad de clausura del NEA Big Read
En la actividad de clausura del NEA Big Read en la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo

Camisetas con diseños bordados

Flor amarilla en una de las camisetas con diseños bordados

Hace unos años, durante el verano hice un proyecto con mi sobrina en el que pintamos varias camisetas blancas. Había olvidado que ese año también bordé unos diseños a un par de camisetas.

No hace tanto, encontré las fotos de ambos proyectos. Honestamente, dejan mucho que desear: la luz no es la apropiada, las camisetas están arrugadas y los diseños torcidos. No obstante, los presento porque me gustó hacer las labores y porque son las últimas que he hecho en punto de cruz.

500 Flower & Animal Designs de Julie Hasler

Ambos diseños, la flor y la mariposa, salieron del libro del libro 500 Flower & Animal Designs, de Julie Hasler (David & Charles, 1996) y los escogió mi sobrina. Los colores respondieron a los hilos que tenía disponibles en aquel momento.

Los dos diseños fueron fáciles de bordar, pero mi favorito es la mariposa porque está en posición diagonal y no horizontal como la mayoría de los diseños de mariposa que he visto.

Mariposa azul en una de las camisetas con diseños bordados

Ahora que se supone que tengo tiempo de hacer más labores de bordado no he hecho ninguna. Hay dos razones: no son tan fáciles de transportar como los de ganchillo y porque les tengo miedo. Es irracional, lo sé, pero no me siento capaz de comenzar una.

Supongo que será cuestión de cogerlo con calma y comenzar un proyecto de punto de cruz algún día. Mientras tanto, quienes no tengan miedo a realizar uno, puede bordar un diseño en una camiseta y obsequiarlo en estas Navidades.

Baberos bordados en punto de cruz

Labores en punto de cruz

Me gusta bordar. No lo niego. Es una actividad que me relaja, pero a veces la vida se interpone entre la aguja, el hilo, la almohadilla y el bastidor y yo.

En este receso académico, que no laboral, he decidido retomar algunos proyectos de punto de cruz que tenía pendientes para que no todo sea trabajo, trabajo y trabajo –por cierto, debo ser la única persona en toda la Isla que no sabe qué son las vacaciones de Navidad–. Gracias a eso tengo tres labores para mostrar.

Mariposa azul en punto de cruz.Una vez enfrenté una situación difícil y no supe cómo reaccionar. Una persona me ayudó y al día de hoy no sabe cuán agradecida estoy ni se imagina que le he bordado una mariposa. Es una labor sencilla que forma parte del kit de Plaid-Bucilla cuyo título es difícil de imaginar: “Butterfly”.

Una de las labores: Un cuadro con una mariposa bordada.Por otro lado, tenía la intensión de bordarle a mi sobrino par de baberos. Había seleccionado el diseño y tenía los materiales para el primero, pero coincidió con la mudanza y entre una cosa y otra nunca lo empecé.

La letra b en punto de cruzEl diseño del primero sale del querido y nunca bien ponderado libro Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders (Des Moines, IA: Better Homes and Gardens, 1994). Se trata de la inicial de su nombre, lo que no es complicado, ¿verdad? Como llevaba tanto tiempo sin bordar, calculé mal la cantidad necesaria para uno de los colores y a la larga terminé usando tres parecidos, pero no idénticos.

Una de las labores: Un babero con la letra bArca con animales en punto de cruz.Algo por esa línea ocurrió con el segundo babero, cuyo diseño estaba seleccionado, pero los materiales no se habían recopilado. Antes de completarse, esta labor pasó por algunas vicisitudes que afectaron su desarrollo y, en última instancias, provocaron que lo bordado no se parezca mucho al original (en realidad, no se parece en nada, pero eso no es lo que estoy discutiendo aquí). No es la primera vez que bordo una labor de Noah’s Ark for Baby (Little Rock, AR: Leisure Arts, 1994), pero nunca recuerdo lo complicadas que son. Nunca. Así que esta tiene algunos errores minúsculos y uno que he descrito como mastodóntico. No obstante, creo que todos pasan desapercibidos no importa el tamaño.

Una de las labores: Un babero con arca de animales.Con esto cierro la sección del atelier de Elucubrando. Eso no significa que vaya a echar a un lado las artes de la aguja. Acabo de comenzar un dechado en punto de cruz, un proyecto más ambicioso que estos tres, y tan pronto el hoyo negro que hay en mi casa, escupa las agujas de tejer, regresaré al ganchillo. Pero, por lo pronto, no volveré a escribir sobre las labores que realice.

Dechado de boda

El dechado de boda.
El dechado

Recientemente me he enfrascado en una de esas limpiezas de año nuevo en la que no he perdonado ningún rincón de la casa. Para mi sorpresa, me encontré con un maletín que no recordaba. Dentro había unos cuantos trabajos en punto de cruz que había olvidado o que estaba segura que había entregado a sus respectivos dueños. A esta categoría pertenece el dechado del que hablaré hoy.

Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders
Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders

Se trata del regalo que bordé para la boda de una amiga hace exactamente diez años. ¡Con razón juraba que lo había entregado! El patrón es una variante del que se sugiere en el libro Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders  que he usado anteriormente.

Versión del dechado de boda en el libro.
Versión del libro

Para la versión que bordé solo cambié la inicial que preside el diseño por los corazones, coloqué los nombres primero y traduje el mensaje. Por alguna razón de luz o de equipo, la del libro se ve más dorada que la que bordé. Sin embargo, utilicé los colores que se indicaba, por lo que no puedo explicar satisfactoriamente el porqué mi versión se ve más rosada.

Detalle del dechado de boda.
Detalle del dechado

Hace poco, entregué, por fin, el obsequio que hubiera jurado que ya había entregado para satisfacción de su dueña.