Archivo de la etiqueta: Novela

Sobre novelas y novelas cortas.

Estercolero o el deber del escritor con la obra publicada

Esta entrada contiene enlaces de afiliado y podría recibir comisión por la compra realizada a través de dichos enlaces sin costo adicional para usted.

 Ficha de Estercolero de José Elías Levis Bernard (1901)

A principios de año leí las novelas de José Elías Levis Bernard, El estercolero y Estercolero. No nos confundamos, son dos novelas distintas y su lectura me ha llevado a cuestionar el deber de quien escribe una obra, una vez se publica.

Resulta que Levis Bernard publica El estercolero en el 1899, par de años más tarde, en 1901, publica Estercolero, una reescritura de la novela anterior. En realidad, se trata de dos novelas diferentes que comparten algunos personajes y pocos episodios.

Pregunta seria

Una vez publicada una obra, ¿tiene derecho quien la escribió a hacerle cambios? Sí. ¿Debe hacerlos? En mi opinión, no.

Quienes estudiamos la literatura sabemos las dificultades que traen consigo las distintas versiones de un mismo texto. Si se trabaja en una edición crítica es todavía peor, porque se aspira a una versión definitiva y si el autor no sabe cuál es, menos lo sabrá el crítico.

Pero no pienso en los especialistas, pienso en el lector de a pie. ¿Para qué leer diferentes versiones de un mismo texto? ¿Qué culpa tiene de que el autor se haya apresurado a publicar cuando la obra no estaba lista?

Para mí, es una cuestión de cortesía con quien lee. ¿Para qué complicarle la vida? Una vez se publicó algo, dejémoslo así. Eso no significa que no se haga correcciones ortográficas o gramaticales. Me refiero a cambios que alteran la interpretación del texto como nombres de personajes, episodios, situaciones o peripecias.

En serio, ¿para qué cambiar un texto ya publicado cuando se puede trabajar en uno nuevo? Así ganamos todos: quien escribe tiene más obras a su nombre, quien lee solo lee una vez, y quien estudia se evita varios dolores de cabeza.

De este modo, se puede evitar el lío que creó José Elías Levis Bernard con El estercolero y Estercolero que pareciera ser la misma novela, pero se trata de dos textos distintos.

Una mariposa para las mariposas

Ahora que no estoy trabajando han surgido oportunidades a las que antes me hubiera tenido que negar. Por ejemplo, fui facilitadora en la discusión de un par de novelas de Julia Álvarez para el NEA Big Read de la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo.

Las mariposas

Libros de Julia Álvarez

Las novelas seleccionadas fueron En el tiempo de las mariposas (traducción de Rolando Costa Picazo y Antonio Alfau. Plume, 2005) para estudiantes de escuela superior y Antes de ser libres (traducción de Liliana Valenzuela. Ember, 2018) para la escuela intermedia.

Mi función consistía en dirigir la discusión en grupos de estudiantes seleccionados en cada escuela y un club de lectura de una biblioteca municipal. La experiencia fue insuperable. No solo los participantes habían leído el texto, sino que se habían empapado del contexto histórico. Por otro lado, en algunos grupos la discusión se enriqueció con estudiantes dominicanos o sus descendientes.

En la discusión de En el tiempo de las mariposas
De vuelta al salón de clases

De la experiencia, también me llevo el volver al salón de clases, así sea por una hora. Insisto en lo mucho que me gusta el salón de clases.

La mariposa que faltaba

En honor a las hermanas Mirabal, decidí llevar un accesorio en la forma de una mariposa para cada encuentro. Ya tenía un collar, dos prendedores y un traje con diseños de mariposas diminutas. Me faltaba algo para la última sesión y decidí hacerlo yo misma.

Eché mano de mis conocimientos en bordado en punto de cruz. Seleccioné un patrón del confiable libro 500 Flower & Animal Designs, de Julie Hasler (David & Charles, 1996). Bordé una de las mariposas que aparecen en la página 82 en unos colores bastante parecidos a los sugeridos. Al terminar, convertí la labor en un prendedor.

Una mariposa para las mariposas

Una de las satisfacciones más grandes fue descubrir que los estudiantes de nivel intermedio se interesaron en leer la novela de superior. En Antes de ser libres la referencia a las hermanas Mirabal ocurre al principio, pero el descubrimiento de unos sucesos históricos que les conciernen fue suficiente para que estos jóvenes lectores se interesaran en leer un libro más complejo.

Con esto se logró el propósito del NEA Big Read y yo tengo una mariposa.

Actividad de clausura del NEA Big Read
En la actividad de clausura del NEA Big Read en la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo
Ficha de la novela El Jarama

El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlioso

A principios de mes murió Rafael Sánchez Ferlioso. El primer libro que leí este año su novela, El Jarama. Desde entonces he vacilado en si escribir o no una reseña del libro. Creo que las circunstancias lo ameritan.

La novela narra lo ocurrido un domingo cualquiera a orillas del río Jarama. Comienza temprano en la mañana cuando acaba de abrir una taberna y termina cuando esta cierra en la noche. Eso no significa que la trama se lleve a cabo ahí. Otros espacios incluyen la orilla del río, el camino a Vallecas, otra taberna, etc.

Asimismo, los personajes son muchos: el tabernero, su esposa e hija, el novio, los parroquianos, los jóvenes madrileños, los amigos con los que se encuentran luego, el taxista y su familia que incluye a sus hijos, hermano y cuñada, los guardias civiles, los jóvenes de otro grupo, la dueña de la otra taberna y su familia. Son tantos que es fácil perderse. De hecho, hay un intento de caracterizar cada personaje, pero no tiene éxito.

Destaca del texto que inicia y termina con una cita no marcada que el autor aclara en una nota a la sexta edición. Se trata de una descripción del río de un texto Casiano de Prado, publicado en 1964.

Con lo dicho hasta ahora, podría pensarse que no vale la pena leer la novela y, sin embargo, la lectura es valiosísima.

La importancia de la novela radica en su cotidianidad. Sánchez Ferlioso capta la manera de hablar del madrileño de mediado de los 50, sus preocupaciones y aquello de lo que no quiere hablar. Es consciente de la existencia de una brecha generacional y la presenta sin problemas.

Otro de sus aciertos es que no minimiza la muerte ocurrida hacia el final del día de descanso, es decir, de la novela. Tampoco se regodea en ella. La trata con respeto, dentro de la misma cotidianidad que mueve el resto del texto.

El Jarama, de Rafael Sánchez Ferlioso, es una lectura que nos adentra a la España de mediados de los 50, en pleno periodo de posguerra. Su valor radica en que nos atrapa precisamente por presentar la trama por medio de diálogos, no siempre fáciles de seguir, pero que reflejan toda una época.

Libros leídos en el 2018

Los libros leídos en el 2018 fueron menos de la mitad que en años anteriores. La razón es muy poderosa. Sin embargo, hay veces que el destino avisa las situaciones. Es una la que no entiende.

Cuando comenzó el 2018, decidí colocar como meta leer 24 libros en el reto de Goodreads. No tenía ninguna razón para hacerlo, el año anterior había leído 70.

Todos los libros leídos en el 2018

Todos los libros leídos en el 2018

Es cierto que estaba descorazonada con la crisis de María, con el trabajo y con mi salud. Pero, aun así, no recuerdo en qué estaba pensando. Resultó que la vida misma me estaba dando una señal. Apenas leí 29 libros.

Y me dio mucho trabajo leer los libros. Tanto así que solo logré publicar una reseña. No tuvo nada que ver el hecho de que no me gusta hacer las reseñas, como confesé hace un año. Primero estaba muy débil; luego, confundida, y, por último, con problemas de concentración.

¿Cómo completé la meta y leí cinco libros adicionales? No tengo idea. Solo sé que leí un total de 6,672 páginas, el número más bajo desde 2012.

Algunos detalles sobre los libros leídos en el 2018

  • El libro más largo fue The Sagas of Icelanders; el más corto, The Happy Prince and Other Tales, de Oscar Wilde.
  • La mayoría de los libros, 14, fueron originalmente escritos en inglés; les siguen muy cerca los 13 en español, ocho de ellos puertorriqueños. Dos adicionales, eran traducciones; una al inglés y otra al español
  • Leí 14 en formato electrónicos y 12 impresos. Leí dos de los libros los cuando eran manuscritos y ambos están publicados por lo que tengo en mi poder la versión está impresa: el primero es mi propio libro, Ojos llenos de arena, y el segundo es uno que edité.
  • El género más leído fue la novela, seguido del cuento y del teatro. No leí ni un solo poemario, salvo el que sometí a un certamen y que no se ha publicado.
  • 15 de los títulos salieron del tarro de libros. Ha sido el número más alto desde que comencé el proyecto en el 2014. Por cierto, hasta ahora he leído 42 de 192.

Libros del tarro de libros leídos en el 2018

Los libros salidos del tarro en el 2018

El libro más importante

Revisando pruebas de Ojos llenos de arena para el bloganiversario nono

Por supuesto que el libro más importante de todos fue el mío, al que espero que este año le siga otro, posiblemente académico. Sé que no se recomienda publicar todo de un cantazo, pero tengo un poco de prisa. Si no lo hago ahora, me convertiré en la autora de un solo libro y eso lo puedo permitir.

El reto para el 2019

Este año, en el que ya leí el primer libro, otra vez puse como meta leer 24 libros. Supongo que leer dos libros mensuales no será tan difícil, siempre que no me toque un mamotreto como todos los años. Espero que al menos la mitad sean títulos del tarro. Ese proyecto está lento. ¿Para qué lo voy a negar? Puede que algún día lo complete.

El jarama, el primer libro salido del tarro en el 2019

El jarama, el primer libro salido del tarro en el 2019

La novela no ha muerto

Continúo con las encuestas no científicas para satisfacer alguna curiosidad. Esta vez le tocó el turno a la novela que, según los resultados, no ha muerto.

¿Es cierto que la novela ha muerto?

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Wednesday, September 26, 2018

Cuando se usa la frase “la novela ha muerto”, en realidad se refiere a la novela extensa, esa decimonónica cuya lectura podía tomar una eternidad, que era extremadamente minuciosa y morosa porque podía darse el lujo de ser así debido a que sus lectores contaban con el tiempo de ocio necesario para tamaña empresa.

Una novela corta policial que no ha muerto

Novela corta policial

Estamos hablando de mujeres de las clases media-alta y alta y hombres que no necesitan trabajar. En otras palabras, burguesas y nobles. La demografía de lectores cambió en el siglo XX, dado que las burguesas entraron a la fuerza laboral y muchos nobles también. Además, surgieron el cine y la televisión para hacerle competencia al texto escrito. A la larga, la novela extensa se sustituyó por la corta que, para los más puristas, carece del valor de la otra.

Una novela algo extensa que no ha muerto

Novela algo extensa

Por supuesto que todo esto se ha simplificado más de lo que he hecho yo aquí y hay quienes incluso vaticinan un futuro sin narraciones porque supuestamente nadie lee. Sin embargo, el 91 % de los que contestaron la encuesta no están de acuerdo. Para ellos, la novela no ha muerto.

Esto me lleva a una segunda encuesta. Pregunté qué formato se prefiere para leer un libro y el 88 % escogió el papel.

¿Cuál es el mejor formato para un libro?

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Sunday, September 30, 2018

Soy consciente de que hay toda una cultura snob alrededor del libro en papel. Aun así, me sorprende que el porciento de los que lo prefieran sea tan alto. Quizás es que todavía hay una resistencia a aceptar el formato electrónico. He sido testigo de comentarios cuya premisa es que leer en otro formato que no sea el papel es no leer.

La trilogía china-puertorriqueña

Las novelas que forman, sin proponérselo, la trilogía china-puertorriqueña

Esto me regresa al tema de la novela. Las novelas cortas que forman una serie y que se venden en formato electrónico son muy populares. Quienes las leen no solo están leyendo de verdad, sino que mantienen viva a la novela. Es decir, la novela no ha muerto y es poco probable que lo haga en un futuro cercano y, de paso, se puede leer en cualquier formato.

No me extrañaría que la novela siga transformándose para asegurar su existencia y espero que en el futuro esta lucha entre leer en papel o en formato electrónico desaparezca.