Archivo de la etiqueta: Docena de tejidos

Labores del proyecto Docena de tejidos.

Collage de docena de tejidos

Mi primer CAL: Easy Breezy Mile a Minute Baby Blanket

Este año participé en mi primer CAL, es decir, el primer “crochet along”. Se trata de un proyecto colectivo en el que personas en distintos lugares del mundo completan una misma labor.

Franjas de la manta mile a minute

Mi primer CAL se trató de una manta para bebé que utiliza el patrón conocido como “Mile a Minute”, que consiste en diseños de conchas y que fue muy popular en los 90.

Franjas de mi primer CAL

Para tejer la manta, seguí el patrón de Christa Patel de The Secret Yarnery y que utiliza el método de unir las franjas que componen la manta mientras se teje.

Mi primer CAL casi listo

Los hilos utilizados son lana 100 % acrílica de la marca china Ilana’s, en los colores Blanco, Fucsia, Crema y Turqueza (sic). Se trata de un estambre tosco y que suavizó poco después de lavado.

Borde de mi primer CAL

El patrón original es para una manta de bebé, lo que cumpliría con uno de los propósitos del proyecto Docena de tejidos. Sin embargo, me quedaré con esta manta que utilizaré como “chemo blanket” para mí. De este modo, en lugar de nueve hileras, tejí doce y cada una más larga. Aun así, me quedó pequeña.

Manta mile a minute completa

¿Qué es una “chemo blanket”? A muchos pacientes de cáncer que pasan por quimioterapia les causa ansiedad el tratamiento y una manta les ayuda a sobrellevar el proceso. En mi caso, el tratamiento no me provoca ansiedad, pero el lugar es muy frío.

En el hospital con mi primer CAL
En el hospital con mi primer CAL

Hasta ahora, no solo la uso cuando tomo el tratamiento, sino cunado me hacen algún estudio médico y hasta me acompañó durante mi estadía de semana y media en el hospital en julio.

De mi primer CAL me llevo las diferentes versiones de la manta que otras personas tejieron. Terminar el proyecto fue satisfactorio, pero ver lo que otras personas tejieron lo fue más.

Collage de docena de tejidos

Bufanda Los ventanales

Hay quienes creen que en el Trópico no hace frío y, por lo tanto, no entienden por qué tejí la bufanda Los ventanales. Los tropicales sabemos que el frío es real y que el paso de las estaciones se siente dos veces al año.

Inicio de la bufanda Los ventanales
Inicio de la bufanda

Lo que quiero decir es que existen dos estaciones: verano y una mezcla de primavera y otoño, cuando hace frío. Eso explica el porqué mi guardarropa tiene una sección de ropa de verano y otra de ropa para un frío que no es polar, pero se puede sentir como tal.

Bufanda Los ventanales en la tabla de bloquear
La bufanda en la tabla de bloquear

Eso también explica el que tenga una colección de bufandas ligeras que acostumbraba a usar por las mañanas entre mediados de noviembre y principios de abril cuando trabajaba en Cayey.

Bufanda los ventanales terminada
La bufanda terminada

De todos modos, la bufanda Los ventanales no es para mí, sino para alguien que vive en Aibonito, un pueblo realmente frío.

Para tejer la bufanda, utilicé el hilo comprado en Wish. El resultado es una bufanda delgada y corta de apenas 47 pulgadas (119 cm) porque es para una chicha delgada y de baja estatura.

Bufanda Los ventanales enrollada
La bufanda lista para regalar

El cuerpo de la bufanda es muy sencillo. Consiste en rejillas que parecen los ventanales de una iglesia. El hilo seleccionado ayuda al efecto. Sin embargo, me pareció demasiado sencillo.

Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece
Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece

Para solucionar el problema, le tejí un borde basado en el segundo que aparece en el panfleto Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece, de Terry Kimbrough (Leisure Arts, 2003).

Modelando la bufanda Los ventanales
Modelando la bufanda

La bufanda Los ventanales quedó bonita y se obsequió a su dueña junto a un gorro del que hablaré en un futuro.

Collage de docena de tejidos

El collar bohemio

Collar bohemio en blanco y negro
Primicia del collar bohemio

Como parte del proyecto Docena de tejidos, decidí tejer algo de joyería. La razón es sencilla. Desde que mi compañera tejedora RVS me enseñó el patrón del collar bohemio, o Boho Necklace, en el idioma original, me llamó la atención y quise tejerlo.

Hilos de nilón marca Omega
Los hilos usados. (La foto será viejita, pero todavía pertinente)

El patrón se consigue de manera gratuita en la página de A. C. Moore y pertenece a la categoría de principiantes, por lo que es fácil de hacer. Aun así, me compliqué un poco la vida porque los colores sugeridos no me impresionaron.

Collar bohemio en partes
Collar bohemio por partes

La mezcla de pardo y azul celeste realmente no dice mucho, así que estudié el patrón y para cada vuelta elegí un color diferente. Eché mano de hilos, mucho más llamativos, que ya tengo en mi colección.

Medallón del collar bohemio
Distribución de colores

Los afortunados, en nilón, pertenecen a la marca mexicana Omega. Los usé en el siguiente orden: Canary Yellow al centro, luego Orange, Royal Blue para el borde del medallón y las cadenas, y Heavenly Blue para las borlas.

Collar bohemio terminado
El collar bohemio con todas sus partes

En mi opinión, el resultado es un collar con colores alegres y cuya dueña se puso tan pronto lo recibió. Creo que puedo decir sin ambages que el collar es un éxito.

Modelando el collar bohemio
Heme aquí, modelando el collar bohemio (Gracias, Snapchat, porque no me tengo que maquillar)
Collage de docena de tejidos

Chal viral

La primera labor que tejí con el hilo comprado en Wish es un chal viral. Es un patrón muy popular. Se le conoce en inglés como “virus shawl” porque el motivo de los abanicos se va esparciendo como un virus.

Inicio del chal viral
Así comenzó el chal viral

Como dije antes, leí las instrucciones, calculé la cantidad de hilo necesaria y compré tres veces lo necesario. Aún no estoy segura de cómo pasó eso. El asunto es que encontré en Wish un hilo identificado como “milk cotton” que no contiene ni leche ni algodón, sino que es 100 % acrílico. Es suave y más delgado del recomendado en el patrón del chal, así que supuse que se irían los seis ovillos que debí haber calculado en un principio.

Motivo del chal viral
Detalle del chal viral

La mezcla de colores del hilo me pareció primaveral, aunque una vez en el tejido puede verse infantil, lo que me preocupaba porque el chal es para una adolescente.

El proceso de tejer es muy sencillo, aun así, me vi en la necesidad de destejer filas al principio de la labor varias veces. Después se me hizo más fácil y destejí mucho menos.

Chal viral terminado
Chal viral terminado

La mayoría de los modelos del chal que consulté repetían el motivo central diez veces. Debido a lo delgado del hilo, supuse que debía añadí algunos motivos adicionales. Terminé añadiendo cuatro más. En total, tejí 59 filas.

Borlas para el chal viral
Las borlas del chal viral

Como quería hacerlo distinto, decidí añadir borlas en cada una de las puntas del chal. Quedaron más gordas de lo que planeaba, pero creo que funcionan porque el chal quedó grande.

Al final, le entregué el chal a su dueña con motivo de su graduación y a ella le gustó mucho. Eso es lo importante.

Chal viral con borlas
Gracias a las modelos de manos por su trabajo

Estoy muy contenta con cómo quedó el chal viral. Reconozco que el hilo no es el mejor, sin embargo, con buen cuidado, el chal deberá durar en buenas condiciones por mucho tiempo.

Collage de docena de tejidos

Una docena de marcadores de libros tejidos

Después de la malograda Minimanta de un ovillo, quería tejer una labor mucho, pero muchísimo más sencilla. Lo que se me ocurrió fue tejer marcadores de libros. Tendría que pasar eventualmente con lo que me gusta leer.

El germen de la idea

Entre los hilos delgados que tenía olvidados, encontré tres a punto de acabar. Dos de las madejas son multicolores de Melanie de Avanti, cuando se producía en Brasil, y que usé para tejer bordes para muchos paños para los bebés de la familia. El tercero era lo que quedaba de un Classic Crochet Thread de Red Heart con el que tejí el tapete Girándula.

Se me ocurrió que eran perfectos para tejer cualquier cosa menos un tapete y una idea llevó a la otra hasta que llegué a los marcadores de libros.

La docena de marcadores de libros tejidos en punto de crochet

Se me ocurrió que eran perfectos para tejer cualquier cosa menos un tapete y una idea llevó a la otra hasta que llegué a los marcadores de libros.

La primera decisión fue la de buscar varios patrones para tejer una variedad de marcadores. La segunda, fue tejer marcadores hasta que se acabaran los hilos. La tercera, y más importante, que trataría todos los marcadores como un solo proyecto para Docena de tejidos sin importar el número resultante.

Manos a la obra

La ventaja de tejer marcadores de libros es que podía tejer uno al día, es decir, tomármelo con calma.

Libros por leer y docena de marcadores – Clip

Los diseños

  1. Simple Lace Bookmark de Olga Poltova para Lacy Crochet: Me pareció un diseño delicado y se me hizo tan fácil que tejí dos, uno en cada hilo Melanie.
  2. Shell Stitch Filet Bookmark de Julie A. Bolduc para JPF Crochet Club: No fue tan sencillo como el anterior y las instrucciones resultaron confusas. Destejí el borde en tres ocasiones, pero al final salió.
  3. Shell Bookmark de Amy Lehman de Crochet Jewel: Otro diseño fácil para el que usé el multicolor en tonos azules de Melanie para las conchas y el Natural del Classic Crochet Thread para el borde. La combinación de colores no me gusta, pero debo reconocer que no se ve mal. Por otro lado, añadí dos filas de conchas adicionales.
  4. Victoria Bookmark de Del Sandeen: Fue el primero que incluía una cola. Resultó más pequeño de lo que esperaba, pero se ve conito en el hilo Melani en tonos pasteles.
  5. Rectangular Granny Bookmark de Deborah Ellis de Neatly Tangle: Desde que vi las fotos del patrón supe que sería el diseño favorito. Es facilísimo de hacer y queda lindo. Al que tejí en el hilo de tonos azules, le añadí una trenza, pero el de tonos pasteles se quedó sin trenza porque se acabó el hilo.
  6. Fan Bookmark de SAG55: Es fácil de hacer y le añadí un borde en punto de picot para hacerlo más interesante, como vi hacer a otras tejedoras. La cola es una trenza en cuatro.
  7. Granny Square Bookmark de Woodhill Design: Lo escogí solo por la cola doble que resultó fácil de hacer. De hecho, me parece que este es le patrón más sencillo de todos. Este es el único marcador con una borla como se supone.
  8. Goddess Blessed Study Bookmark de Robyn Stambaugh: Este lo tejí el mismo día que el anterior. Con esta labor se acabó el hilo Natural de Red Heart. Por eso en el borde usé el de tonos azules de Melanie.
  9. Summer Reading Bookmark de Jennifer Dickerson para Fiber Flux: Con este terminé el último hilo que quedaba. El patrón es muy parecido al anterior, pero con puntos más suelto. Se supone que tejiera hasta alcanzar las seis pulgadas, pero me detuve en las cinco para que sobrara hilo para la cola. No la tendrá como el modelo, pero algo tiene.
  10. La ñapa: Shell Bookmark de Amy Lehman de Crochet Jewel: Como tenía once marcadores, se me ocurrió completar la docena, volviendo a tejer este marcador, porque me pareció que se vería mejor más largo y tenía razón. Como se me habían acabado los hilos, utilicé dos hilos Cébélia 10 de DMC en rojo y crudo.

Docena de marcadores de libros tejidos

Collage de los marcadores de libros tejidos

Mientras tejía guardaba lo ya tejido en un cartapacio debajo del mattress o colchón. Sin embargo, utilicé el método del “blocking” para que mantuvieran la forma correcta. Por algún tiempo debatí entre usar almidón, pero me pareció que quizás pierdan su encanto.

Ahora me toca seleccionar a las doce persona que recibirán un marcador.