Archivo de la etiqueta: Cosas de la vida

Porque la vida a veces tiene cada cosa…

Historia de Instagram sobre la compra en Wish

Comprando en Wish, o cómo no comprar hilos de tejer

Me volví loca, totalmente. Me metí en Wish y compré hilos (estambres o lanas) de tejer. No tenía por qué hacerlo. No me han prohibido salir de mi casa y puedo ir a comprar el hilo que me dé la gana en la tienda local que me guste más. Pero lo hice y parece que ahora tengo demasiados ovillos.

Primer paso: Meterme en Wish cuando no hace falta

Supongo que todos conocen la tienda virtual Wish que ofrece puras chucherías a precios ridículos. La calidad no es la mejor y el gasto mayor es en el flete, pero es divertido comprar ahí.

Una docena de muestra
Una docena de muestra muy acomodaditos

Se me ocurrió la idea al ver videos de varias personas que compraron hilos para tejer en Wish y, en términos generales, no quedaron insatisfechas. Me dije: “¿por qué no? Quiero usar hilos chinos, aunque sea una vez” y me metí en la tienda.

Por las experiencias ajenas, sabía que los ovillos son pequeños, así que escogí un patrón para un chal, calculé en gramos la cantidad de hilo que necesitaría y compré esa cantidad en ovillos. Solo que…

Las matemáticas no son lo mío

Me equivoqué en el cálculo y pedí el triple de la lana que realmente necesito. ¿Cuál es el problema? Como dije, comprar hilos en Wish no es barato debido al flete. Cobran $1.00 por cada ovillo y ya dije que ordené el triple de los necesarios. Oh well!

Segundo paso: Esperar el paquete

Para ser tan alto el flete, los paquetes de Wish pueden tardar en llegar aproximadamente un mes. Con suerte llegarán par de días antes. Así que no solo había comprado demasiados hilos, sino que tendría que esperar una eternidad para que llegaran. Bueno, una eternidad sería exagerado de no ser por la cantidad de ovillos ordenados (se nota que todavía no lo supero, ¿verdad?).

A esperar por el paquete de Wish
¡18 ovillos! ¿En qué estaba pensando?

¿Ya dije que usaré el estambre para tejer un chal? Podría tejer tres chales y se supone que ninguno estaría listo a tiempo. Resulta que quería darlo como regalo en una fecha específica: par de días después de la fecha aproximada de entrega. Ni siquiera eso calculé bien. ¿Vieron? Las matemáticas y yo no nos entendemos.

Tercer paso: Prepararse para la hemorragia de ovillos

Y llegaron. Y para hacerme quedar mal el paquete llegó 21 días antes de lo establecido por la propia tienda. Por suerte pude tejer el chal a tiempo.

Anunciando la llegada
Y los ovillos llegaron antes de tiempo 🎉🎉🎉

Ahora bien, son 18 ovillos y no deja de ser un montón, aunque parezca menos.

Comparación de estambres supuestamente iguales
En teorías, ambos estambres pesan lo mismo…

Como supuse, la calidad no es la mejor, pero tampoco está mal. El color del hilo es precioso, la textura muy suave y el grosor fino, un 2, buena opción para tejer un chal, aunque el patrón seleccionado recomiende un 3. Por momentos engorda por cuenta propia y aunque se puede deshilar no lo hace tanto como otras lanas.

¿Ya les comenté que ordené más hilos por Wish? No aprendo, aunque la segunda vez solo ordené seis ovillos y la tercera, ocho. Pero en cada pedido pagué menos. De todos modos, no me imiten. Los hilos de tejer no se deben comprar así.

Actualización: Pendiente a la lista de labores realizadas con este hilo, estambre o lana, como prefieran llamarlo.

Lleva la maldita cámara contigo, o cómo hacer un favor

No es extraño ver en alguna red social a alguien que le hace un favor a otra persona y documenta cada parte del proceso. Siempre hay algún amargado que comenta que los favores se hacen sin alardearlos, a lo cual contesto: “Lleva la maldita cámara contigo y grábalo todo”.

Se me ocurre ilustrarlo con una historia:

Dorcas tenía dos compañeros de trabajo. A uno lo llamaremos Andy y apenas lo conocía. La otra, a la que llamaremos Melinda, trabajaba más próxima a Dorcas y tenía la costumbre de hablar mal de todo el mundo, en particular, de Andy.

Lleva la maldita cámara siempre contigo
Presentaciones de los libros Ojos llenos de lágrimas y Vidas de mujeres el 9 de marzo de 2019

Un día, a Dorcas le piden que organice un adiestramiento. El mejor recurso era Andy. Dorcas lo sabía, pero también sabía que Melinda se opondría, lo que ocurrió.

Por si las moscas, Dorcas invitó a otros recursos, pero presentó la propuesta de tal forma de que se negaran a participar en el adiestramiento. Su plan funcionó. Ahora, si Melinda se quejaba, ella podría decir que lo intentó, pero nadie más estaba disponible. Pensaba que así le hacía un favor a Andy.

Podemos argumentar que Dorcas cometió muchos errores en este proceso y es cierto, no muchos, muchísimos. El primero fue no confiar en sus decisiones.

¿Las consecuencias?

Melinda habló mal como quiera, incluyendo de Dorcas y cuando a Andy lo ascendieron y se convirtió en supervisor de Dorcas le hizo la vida imposible hasta que la despidió. De seguro se enteró de su contacto con otros recursos, pero no la razón detrás.

No importa cómo sea la cámara
Durante la presentación de Ojos llenos de arena el 6 de septiembre de 2018

Quizás Andy no hubiera sido tan vengativo si hubiera sabido el favor que le hicieron, que si imperfecto, tenía buena intensión. ¿De qué mejor forma se hubiera enterado, en tiempo real, si no es a través de las redes sociales? No haber aprovechado dicho recurso fue el peor error de Dorcas.

El despido iría a ocurrir como quiera porque Andy era así, pero al menos se hubiera enterado del favor que Dorcas trató de hacer antes de darse cuenta de que el individuo no lo valía.

Por eso digo que, si quieres hacer un favor, lleva la maldita cámara contigo. Documenta y publica todo. Un favor que no se conoce es una idiotez, como descubrió Dorcas.

Otra cara de Ivelisse

Otra cara de Ivelisse y sus hijas

Estas pueden ser Ivelisse y sus hijas | Fotografía de Robert Wiedell

¿Recuerdan a Ivelisse? Hay varias historias que le competen. Esta presenta otra cara de su personalidad y tiene como centro a una de sus hijas.

Vivían en un edificio por apartamentos y todas las tardes el conserje limpiaba el pasillo. Pasaba frente al apartamento de Ivelisse, donde estaban sus hijas y cuya puerta permanecía abierta por el calor de la tarde, las niñas adentro con piezas de ropa pequeñas. Recordemos que hacía calor.

El hombre llamó a una de las chicas y a través del portón le entabló una conversación que desvió para decirle que era muy bonita, que tenía un cuerpo muy lindo y que pasaría a hablar con ella al día siguiente.

¿Qué hizo la niña? Le dijo a Ivelisse, por supuesto. Ella no tenía costumbre de ocultarle a su madre algo así.

¿Qué hizo Ivelisse? Contrató a unos sicarios y le mandó a dar una pela al conserje. ¿Qué esperaban? ¿Una historia de tolerancia y comprensión?

En realidad, no se sabe qué hizo Ivelisse, pero lo que fue funcionó de manera instantánea porque al hombre jamás se le volvió a ver por el edificio. Las chicas continuaron usando ropas mínimas las tardes de calor y la puerta permaneció abierta.

A ver quién se atrevía a decirles algo después de que Ivelisse mostró su otra cara.

Entre la ficción histórica y la ciencia ficción

¿Qué ocurriría si quien escribe no tiene opción? Esa es la premisa de una encuesta que publiqué en la página de Facebook hace casi dos meses: Si tuvieran que escoger entre la ficción histórica y la ciencia ficción, ¿cuál sería?

Por suerte, quienes escribimos tenemos opciones, pero me provoca curiosidad saber qué ocurriría si no. Para la encuesta seleccioné la ficción histórica y la ciencia ficción porque me parecen opuestos perfectos.

La ficción histórica implica ubicar la trama en algún momento histórico específico, haciendo que los personajes se ajusten a la realidad histórica ya sea porque representan a los actores reales del suceso o porque son personas anónimas que se ven afectados por el suceso. La ficción histórica implica investigación de parte de quien la escriba no solo para ajustarse a la situación histórica, sino para reproducir formas de hablar, costumbres, alimentos que correspondan a la época y el texto no resulte anacrónico.

En este subgénero la novela es muy popular y algunos ejemplos son Isla cerrera de Manuel Meléndez Ballester, Nuestra señora de la noche de Mayra Santos-Febres, El nombre de la rosa de Umberto Eco, La catedral del mar de Ildefonso Falcones, Guerra y paz de León Tolstói y Retrato en Sepia de Isabel Allende.

La ciencia ficción se relaciona con el futuro y como este no ha ocurrido, quien escribe puede especular lo que estime necesario. Tradicionalmente, los temas que se tratan se relacionan con el presente de la redacción: sucesos históricos, preocupaciones de quien escribe, problemas sociales, etc.

Algunas novelas destacadas son El visitante de las estrellas de Pabsi Livmar, Esa antigua tristeza de José Borges, Los desposeídos de Ursula K. Le Guin, La isla del doctor Moreau de H. G. Wells, El cuento de la criada de Margaret Atwood, Dune de Frank Herbert, Fahrenheit 451 de Ray Bradbury y Parable of the Sower de Octavia E. Butler.

El 95 % de las personas que contestaron la encuesta preferiría escribir ficción histórica. Sin duda el subgénero tiene mayores seguidores que la ciencia ficción y no sabría explicar por qué, salvo especula que se relaciona con lo problemático de la realidad histórica puertorriqueña.

Para mí fue una sorpresa porque prefiero escribir ciencia ficción y, por alguna razón, pensé que le ocurría lo mismo a la mayoría de las personas que escriben. En Ojos llenos de arena, incluí tres cuentos de ciencia ficción especulativa, “Abominación”, “Aurora” y “Ojos llenos de arena”, y dos de ficción histórica, “Lolitas” y “El camino al infierno está lleno de buenas intenciones”, aunque este último no se escribió con la intención de que fuera ficción histórica.

Hay veces que los resultados de estas encuestas me sorprenden. Ese es el caso con esta en la que había que escoger entre escribir ficción histórica o ciencia ficción. Es posible que lo mismo ocurra a la hora de leer, pero para averiguarlo no vendría mal realizar otra encuesta.

La historia de Ivelisse

Una posible Ivelisse | Fotografía de Jose Antonio Alba
Una Ivelisse a la búsqueda de climas más cálidos | Fotografía de José Antonio Alba

La historia de Ivelisse es típica: Una joven, llegada del campo, conoce a un hombre guapísimo y casado. Ya saben lo demás, ¿verdad?

¿Habrá considerado Ivelisse la posibilidad de que él se divorciase? ¿Se lo habrá prometido él? Quién sabe.

Como suele ocurrir en estos casos (dije que la historia era típica), Ivelisse se embarazó. Sola. Porque le dijo al hombre guapo y este identificó a otra persona como el donante del espermatozoide. ¿Ven? Nada extraordinario.

¿Consideró Ivelisse un aborto? Hubiera sido la decisión más sabia, pero me imagino que pesaron en ella caducas consideraciones religiosas de las que nunca logró desprenderse.

La historia se complica cuando el embarazo resultó de alto riesgo. Como el donante verdadero seguía en negación, ella partió hacia extraña nación, a una ciudad de vientos. Allá tendría el bebé.

Una madrugada de primavera, Ivelisse dio a luz a una cosa diminuta, arrugada y negra que tuvo que dejar en el hospital en una incubadora porque sus pulmones no se habían terminado de desarrollar in utero.

Día a día, iba Ivelisse a visitar a su hija. Logró sacarla y le dijeron que la pobre sería casi pigmea y no lograría mucho en la vida porque también sería retrasada (vocabulario de la época). Eso último lo podemos discutir hasta la saciedad, pero lo otro no se cumplió. Por lo menos no mucho.

Eventualmente, hubo que buscar climas más cálidos porque los pulmones de la niña no eran los más saludables. Es así como Ivelisse regresa a Puerto Rico.

Esta parte de la historia podría resultar confusa. No lo es. El donante, ¿recuerdan?, el hombre guapo y casado, decidió demandar para que la niña tuviera su apellido. Se le parecía mucho y no pudo seguir negándola. Como la ley establecía que todo niño debía tener un padre, el juez accedió a la petición, pero añadió responsabilidades económicas que el donante hizo lo posible por no cumplir y detuvo cuando la niña cumplió 18 años. Insisto: esta historia es típica.

¿Qué pasó con Ivelisse? Cometió el mismo error dos veces más, enseñándoles a sus hijas, de paso, que los chicos lindos no valen la pena, lección que tardarían en aprender.

El día que Ivelisse murió, estaba satisfecha. Había logrado echar pa’lante a sus tres hijas, a las cuales nunca llamó bendiciones y las dos más comemierdas se lo agradecieron. Sus hijas podían valerse por sí mismas.

Lo que jamás imaginó fue que, después de que fuera ceniza echada al viento, sus hijas la necesitarían más que nunca, sobre todo, esa cosa diminuta, arrugada y negra, que no resultó pigmea o retrasada, y con la que inició la maternidad.