El brunch de Año Nuevo

Me di cuenta de que el 2011 marca el inicio de una nueva década días antes de que se acabara el 2010, así que pensé preparar una buena comida que le diera buen auspicio a la década.

Aunque ese día nos levantamos temprano, había cierto letargo en el ambiente que nos hizo hacer todo con lentitud. Por eso, la comida en vez de almuerzo propiamente dicho terminó siendo un brunch. Y eso que comencé a cocinar a las 11 de la mañana.

Quick Short Recipe Cookbook
Quick Short Recipe Cookbook


Las recetas escogidas salieron del libro Quick Short Recipe Cookbook: Step-by-Step (Sydney: Bay Books, 2003). Para hacer el trabajo aún más fácil, seleccioné recetas que no requirieran horneado. En total, estuve cocinando unas tres horas, pero creo que valieron la pena.

Sopa de maíz

Inicié la comida con una sopa de maíz. Este fue el segundo plato que confeccioné, ya que tiene la ventaja de que no hay que servirlo tan pronto termina de cocinar. Lo dejé en la hornilla a fuego bajo y lo revolví de vez en cuando hasta que llegó la hora de servir.

La receta presentaba dos problemas bastante grandes para mí: se usa tocineta y requiere maíz en crema. El primer caso parece una bobería, pero el detalle es que a mí no me gusta la tocineta. No me importa lo que me digan, sabe horrible. He notado que desde hace unos años para acá, usan tocineta para todo hasta al arroz pilaf. ¿A quién se le ocurre? Escuché a un chef de televisión decir que la tocineta le añade un sabor especial a la comida. En mi opinión, la daña.

Para solucionar este problema, sustituí la tocineta por tocineta de pavo. Luego, me di cuenta de que hubiera sido mejor usar jamón ahumado de pavo. El propósito de la tocineta es darle sabor a la sopa. Lo sé porque quedó sosa. Así que la próxima vez le echo o más tocineta de pavo de la que pide o jamón ahumado.

El segundo problema, resultó más fácil de solucionar. En el supermercado no encontré maíz en crema por ningún lado. Me parece extraño, a menos que lo hayan descontinuado o que todo el mundo haya comprado latas y latas de maíz en crema a la misma vez. La solución fue fácil: compré una lata de maíz tierno y la molí en la licuadora con un poco de leche evaporada, por eso de que quedara realmente cremosa. Funcionó de maravilla.

Sopa de maíz para el brunch de Año Nuevo.
Sopa de maíz


Ya dije que quedó un poco sosa, pero por lo demás, resultó fácil de hacer y creo que el dejarla a fuego bajo por tanto tiempo (más de dos horas) hizo que buena parte de la papa se deshiciera y le diera una verdadera contextura cremosa.

Pollo con cebollines y salsa de mostaza y frituras de maíz y pimientos

El plato principal consistía de dos recetas distintas. La primera, el pollo con cebollines y salsa de mostaza se hace con cierta facilidad y para no llevar ni sal ni pimienta queda riquísima. Pensarán que tengo una obsesión con la mostaza porque no es la primera vez que cocino con ella, pero es pura casualidad.

Se supone que hubiera utilizado mostaza Dijon, pero no quería comprar otro tipo de mostaza cuando ya tengo de la regular. Cada tipo de mostaza tiene un sabor particular, sin embargo, me arriesgué y la verdad es que sabía tan bueno que no me importó. Por otro lado, se supone que hubiera usado cadera que absorbe muy bien el sabor, pero tenía pechugas y decidí usarlas. Todo quedó perfecto.

Las frituras requerían maíz en mazorca y un pimiento rojo picadito. Compré las primeras mazorcas frescas que encontré en el supermercado y estaban tan ternecitas que desgranarlas se me hizo muy fácil.

Pollo con cebollines y salsa de mostaza y frituras de maíz y pimientos para el brunch de Año Nuevo.
Pollo con cebollines y salsa de mostaza
y frituras de maíz y pimientos


No se crean que la foto muestra las porciones típicas que sirvo en mi casa. Es que de todos los platos que serví, este era el más bonito que quedó y fue el que se llevó el honor de fotografiarse. Por cierto, las frituras no quedan tostaditas y aunque se ven brillosas, realmente no son grasosas.

Crepas rellenas de guineo y china

Para concluir el brunch, preparé unas crepas de postre. No es la primera vez que las preparo crepas, sí la primera vez que las rellenaba con guineos en salsa de china. Para cocinar el relleno utilicé guineos y una china del país. Es muy fácil de hacer y la mezcla de sabores es deliciosa.

Guineos en salsa de china para el brunch de Año Nuevo.
Guineos en salsa de china


Le tomé una foto a la salsa mientras se preparaba para que la vean bien. Este relleno fue lo primero que hice de toda la comida. También lo dejé reposando en la estufa, con la hornilla apagada hasta que me tocó servirlo. Debí prenderla y dejar calentar la salsa un poco antes de servir, pero aún así sabía buena.

Crepas rellenas de guineo y china para el brunch de Año Nuevo.
Crepas rellenas de guineo y china


Todavía tengo que dominar la técnica para preparar crepas delgaditas y bonitas. Si se fijan bien, tampoco son redonditas casi perfectas. No obstante, por primera vez desde que las preparo, sabían bien. Así que hay esperanzas.

Serví toda esta comida en mi vajilla buena. No es que la transparente sea la “mala”, es que esta vajilla blanca con azul fue un regalo de bodas de unos amigos queridos y, como ya teníamos la otra, la usamos en ocasiones especiales. Ayer era una ocasión especial: la primera comida de la década. Ojalá que sea el inicio de una década de buen comer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.