El almuerzo del Día de Reyes

Como el pronóstico meteorológico decía que habría lluvias para el Día de los Reyes, decidimos quedarnos en la casa y no ir a Aibonito a visitar a mi sobrina. Hubiéramos podido ir porque no llovió nada y nos levantamos temprano. Sin embargo, no perdimos mucho de la festividad porque, mientras escuchábamos por radio las actividades que se llevaban a cabo en Juana Díaz, disfrutamos de un almuerzo.

Sauces and Salsas
Sauces and Salsas

Las recetas que confeccioné salieron del libro Sauces and Salsas: over 175 Fabulous Recipes and Cooking Ideas, de Christine France (Londres: Hermes House, 2004). Me decidí por este libro, ya que a mi mamá no le gustan las salsas y traté de hacer el experimento de preparar toda una comida con ellas a ver cuál era su reacción.

Por otro lado, por primera vez pude hacer unas recetas que estuvieran listas para la hora exacta del almuerzo, que en Puerto Rico es al mediodía. Las recetas resultaron facilísimas de confeccionar. Quizás se debió a que, en términos generales, son más apropiadas para primavera o verano. Sin embargo, resultaron perfectas para un Día de Reyes caluroso.

Espárragos con aderezo cremoso de frambuesas

Para el aperitivo preparé unos espárragos frescos con este aderezo que es sencillísimo de hacer. Se supone que hubiera utilizado espárragos verdes, pero los usé blancos porque fueron los únicos que encontré. Debo confesar que se trata de la primera vez que utilizo espárragos frescos y me temo que no hay vuelta atrás. La textura y el sabor superaron por mucho a los conservados.

Esta fue la última receta que preparé y debió haber sido la primera. Según las instrucciones, debía dejar escurrir y refrescar los espárragos por espacio de una hora. Pero como no leí las instrucciones bien, los dejé para el final y la hora la tuve que convertir en unos pocos minutos. Primero, herví los espárragos, procedimiento sencillo como ningún otro, e, inmediatamente, los sumergí en agua con hielo para agilizar el proceso de enfriamiento.

Espárragos con aderezo cremoso de frambuesas para el almurzo del Día de Reyes.
Espárragos con aderezo cremoso de frambuesas


La salsa se hace mezclando a mano varios ingredientes. El principal es el vinagre de frambuesa. También incluía mostaza Dijon, que compré para esta ocasión. Este aderezo tiene un sabor un tanto picante que cae muy bien con el sabor delicado de los espárragos.

Visualmente, no es una de mis mejores hazañas. Los espárragos verdes hubieran hecho un mejor contraste que los blancos. A veces hay que trabajar con los que se tiene. Pude haber utilizado frambuesas frescas como sugiere la receta, pero las que encontré en le supermercado eran demasiado caras y, encima, estaban empezando a dañarse.

Penne con salsa de crema y salmón ahumado

Este plato era un intento de redención luego del desastre que resultó de tratar de preparar una pasta con salmón ahumado y eneldo. En esta ocasión, todo transcurrió sin ningún contratiempo.

Penne con salsa de crema y salmón ahumado para el almuerzo del Día de Reyes.
Penne con salsa de crema y salmón ahumado


No es mucho lo que tenga que decir de este plato, salvo que no sobró absolutamente nada.

Bizcocho de ricota con salsa de bayas

¿Qué es un almuerzo del Día de Reyes sin postre? Pues, mejor hubiera sido no hacer uno porque este en específico fue casi un desastre desde el bizcocho hasta la fotografía. ¿No me creen? Mírenla:

Bizcochos de ricota con salsa de bayas para el almuerzo de Día de Reyes.
Bizcochos de ricota con salsa de bayas

La receta parecía sencilla, pero algo ocurrió que, en vez de salir un bizcochito tipo montaña y esponjoso, resultó una plasta que tenía forma gracias al molde. No sabía mal, al contrario, prometía, pero estoy segura de que no se supone que se vea así.

Por la misma razón por la que no compré las frambuesas para la receta de los espárragos, para esta, compré un paquete de bayas congeladas que contenía fresas, frambuesas, zarzamoras y arándanos. Mientras preparaba la salsa, recordaba a una amiga a la que no le gustan las bayas. Para la próxima usaré frutas tropicales en su honor.

Esta salsa es un poco ácida y hay que añadirle miel o azúcar. Sin embargo, más tarde la probé con mantecado y queda muy bien. Me parece mejor opción que comprar sirope en el supermercado.

Para este almuerzo me fui por lo cafre y compré la botella de sangría marca Lotus que ahora venden en todos los supermercados. No supera la sangría preparada en casa, pero el 12% de alcohol por volumen provocó que nos acostáramos a dormir una siesta (así de baja es nuestra resistencia al alcohol).

Creo que no hay nada mejor para celebrar cualquier ocasión que quedarse en casa y disfrutar de una buena comida en familia. Por cierto, mi mamá se comió todas las salsas, menos la del postre. Nada mal, ¿verdad?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.