Archivo de la categoría: Atelier

Sobre manualidades y artes de la aguja (Antiguo “Atelier de Amaranta”).

He vuelto a bordar

He vuelto a bordar. No es cualquier cosa. He vuelto a tomar la aguja, el hilo y el bastidor. Resulta que hay una historia detrás.

Labor en punto de cruz empezada ahora que he vuelto a bordar
Registro de aniversario de bodas apenas comenzado

Bordar se me hace difícil. Los puntos son pequeños y mis ojos cada día ven menos. Debido a mi ansiedad, desarrollé un miedo irracional al bordado. Temía no ver bien y enterrarme una aguja (las agujas tienden a tener la punta redondeada) o cortarme con la tijera que está afilada al milímetro. Me horrorizaba la idea de dañar la tela, los hilos, el diseño.

Tejer me parece más seguro, además, puedo llevar la labor conmigo a cualquier cita médica. También son proyectos que no toman tanto tiempo como el bordado. Además, no hay que enmarcarlos después.

Poco a poco estoy bordando flores y campanasa ahora que he vuelto a bordar
Poco a poco estoy bordando flores y campanas

Pero después de bordar la mariposa, decidí organizar mis útiles de bordado. Encontré varias labores empezadas y me sentí mal.

Una tendencia en mi vida ha sido la de comenzar alguna tarea y no acabarla. Por ejemplo, de niña tomé clases de guitarra y apenas duré dos meses. De adolescente tomé clases de actuación, pero cuando fueron a montar la obra, me rajé.

Solo falta bordar los contornos ahora que he vuelto a bordar
Solo falta bordar los contornos

La situación ha mejorado con el tiempo. Aun así, hay proyectos de investigación o de vida inconclusos, aunque en estos momentos se debe a fuerzas mayores. Espero tener tiempo de completar algunos.

El descubrir labores de bordado a medio terminar me ha hecho recordar ese mal trazo de mi personalidad. Los quiero terminar para mi paz mental. Por otro lado, uno de los proyectos es el anuncio del nacimiento de mi sobrino y ya mismo entra a la universidad. Más vale que lo acabe en algún momento.

Registro de aniversario de bodas terminado
El registro terminado

Haber bordado la mariposa me ha dado la confianza para emprender proyectos más grandes. Por lo pronto, terminé este anuncio de aniversario de boda que es extremadamente delicado. Solo falta enmarcarlo; esa siempre es la parte más difícil.

Lo importante es que he vuelto a bordar. No con la misma intensidad de antes, pero al menos siento que no estoy abandonando un proyecto.

Historia de Instagram sobre la compra en Wish

Comprando en Wish, o cómo no comprar hilos de tejer

Me volví loca, totalmente. Me metí en Wish y compré hilos (estambres o lanas) de tejer. No tenía por qué hacerlo. No me han prohibido salir de mi casa y puedo ir a comprar el hilo que me dé la gana en la tienda local que me guste más. Pero lo hice y parece que ahora tengo demasiados ovillos.

Primer paso: Meterme en Wish cuando no hace falta

Supongo que todos conocen la tienda virtual Wish que ofrece puras chucherías a precios ridículos. La calidad no es la mejor y el gasto mayor es en el flete, pero es divertido comprar ahí.

Una docena de muestra
Una docena de muestra muy acomodaditos

Se me ocurrió la idea al ver videos de varias personas que compraron hilos para tejer en Wish y, en términos generales, no quedaron insatisfechas. Me dije: “¿por qué no? Quiero usar hilos chinos, aunque sea una vez” y me metí en la tienda.

Por las experiencias ajenas, sabía que los ovillos son pequeños, así que escogí un patrón para un chal, calculé en gramos la cantidad de hilo que necesitaría y compré esa cantidad en ovillos. Solo que…

Las matemáticas no son lo mío

Me equivoqué en el cálculo y pedí el triple de la lana que realmente necesito. ¿Cuál es el problema? Como dije, comprar hilos en Wish no es barato debido al flete. Cobran $1.00 por cada ovillo y ya dije que ordené el triple de los necesarios. Oh well!

Segundo paso: Esperar el paquete

Para ser tan alto el flete, los paquetes de Wish pueden tardar en llegar aproximadamente un mes. Con suerte llegarán par de días antes. Así que no solo había comprado demasiados hilos, sino que tendría que esperar una eternidad para que llegaran. Bueno, una eternidad sería exagerado de no ser por la cantidad de ovillos ordenados (se nota que todavía no lo supero, ¿verdad?).

A esperar por el paquete de Wish
¡18 ovillos! ¿En qué estaba pensando?

¿Ya dije que usaré el estambre para tejer un chal? Podría tejer tres chales y se supone que ninguno estaría listo a tiempo. Resulta que quería darlo como regalo en una fecha específica: par de días después de la fecha aproximada de entrega. Ni siquiera eso calculé bien. ¿Vieron? Las matemáticas y yo no nos entendemos.

Tercer paso: Prepararse para la hemorragia de ovillos

Y llegaron. Y para hacerme quedar mal el paquete llegó 21 días antes de lo establecido por la propia tienda. Por suerte pude tejer el chal a tiempo.

Anunciando la llegada
Y los ovillos llegaron antes de tiempo 🎉🎉🎉

Ahora bien, son 18 ovillos y no deja de ser un montón, aunque parezca menos.

Comparación de estambres supuestamente iguales
En teorías, ambos estambres pesan lo mismo…

Como supuse, la calidad no es la mejor, pero tampoco está mal. El color del hilo es precioso, la textura muy suave y el grosor fino, un 2, buena opción para tejer un chal, aunque el patrón seleccionado recomiende un 3. Por momentos engorda por cuenta propia y aunque se puede deshilar no lo hace tanto como otras lanas.

¿Ya les comenté que ordené más hilos por Wish? No aprendo, aunque la segunda vez solo ordené seis ovillos y la tercera, ocho. Pero en cada pedido pagué menos. De todos modos, no me imiten. Los hilos de tejer no se deben comprar así.

Actualización: Las labores realizadas con este hilo han sido las siguientes:

Motivo del chal viral

Chal viral

Se llevó 5 ovillos o 250 gm.

Bufanda Los ventanales en la tabla de bloquear

Bufanda Los ventanales

Se llevó 1.25 ovillos o 62.5 gm.

  • Gorro remolino: Se llevó medio ovillo o 25 gm.
  • Banda para la cabeza “Boho Beach”: Se llevó un cuarto de ovillo o 12.5 gm.
  • Bufanda infinita “Granny Golightly”: Se llevó 2.75 ovillos o 137.5 gm.

Collage de docena de tejidos

Una docena de marcadores de libros tejidos

Después de la malograda Minimanta de un ovillo, quería tejer una labor mucho, pero muchísimo más sencilla. Lo que se me ocurrió fue tejer marcadores de libros. Tendría que pasar eventualmente con lo que me gusta leer.

El germen de la idea

Entre los hilos delgados que tenía olvidados, encontré tres a punto de acabar. Dos de las madejas son multicolores de Melanie de Avanti, cuando se producía en Brasil, y que usé para tejer bordes para muchos paños para los bebés de la familia. El tercero era lo que quedaba de un Classic Crochet Thread de Red Heart con el que tejí el tapete Girándula.

Se me ocurrió que eran perfectos para tejer cualquier cosa menos un tapete y una idea llevó a la otra hasta que llegué a los marcadores de libros.

La docena de marcadores de libros tejidos en punto de crochet

Se me ocurrió que eran perfectos para tejer cualquier cosa menos un tapete y una idea llevó a la otra hasta que llegué a los marcadores de libros.

La primera decisión fue la de buscar varios patrones para tejer una variedad de marcadores. La segunda, fue tejer marcadores hasta que se acabaran los hilos. La tercera, y más importante, que trataría todos los marcadores como un solo proyecto para Docena de tejidos sin importar el número resultante.

Manos a la obra

La ventaja de tejer marcadores de libros es que podía tejer uno al día, es decir, tomármelo con calma.

Libros por leer y docena de marcadores – Clip

Los diseños

  1. Simple Lace Bookmark de Olga Poltova para Lacy Crochet: Me pareció un diseño delicado y se me hizo tan fácil que tejí dos, uno en cada hilo Melanie.
  2. Shell Stitch Filet Bookmark de Julie A. Bolduc para JPF Crochet Club: No fue tan sencillo como el anterior y las instrucciones resultaron confusas. Destejí el borde en tres ocasiones, pero al final salió.
  3. Shell Bookmark de Amy Lehman de Crochet Jewel: Otro diseño fácil para el que usé el multicolor en tonos azules de Melanie para las conchas y el Natural del Classic Crochet Thread para el borde. La combinación de colores no me gusta, pero debo reconocer que no se ve mal. Por otro lado, añadí dos filas de conchas adicionales.
  4. Victoria Bookmark de Del Sandeen: Fue el primero que incluía una cola. Resultó más pequeño de lo que esperaba, pero se ve conito en el hilo Melani en tonos pasteles.
  5. Rectangular Granny Bookmark de Deborah Ellis de Neatly Tangle: Desde que vi las fotos del patrón supe que sería el diseño favorito. Es facilísimo de hacer y queda lindo. Al que tejí en el hilo de tonos azules, le añadí una trenza, pero el de tonos pasteles se quedó sin trenza porque se acabó el hilo.
  6. Fan Bookmark de SAG55: Es fácil de hacer y le añadí un borde en punto de picot para hacerlo más interesante, como vi hacer a otras tejedoras. La cola es una trenza en cuatro.
  7. Granny Square Bookmark de Woodhill Design: Lo escogí solo por la cola doble que resultó fácil de hacer. De hecho, me parece que este es le patrón más sencillo de todos. Este es el único marcador con una borla como se supone.
  8. Goddess Blessed Study Bookmark de Robyn Stambaugh: Este lo tejí el mismo día que el anterior. Con esta labor se acabó el hilo Natural de Red Heart. Por eso en el borde usé el de tonos azules de Melanie.
  9. Summer Reading Bookmark de Jennifer Dickerson para Fiber Flux: Con este terminé el último hilo que quedaba. El patrón es muy parecido al anterior, pero con puntos más suelto. Se supone que tejiera hasta alcanzar las seis pulgadas, pero me detuve en las cinco para que sobrara hilo para la cola. No la tendrá como el modelo, pero algo tiene.
  10. La ñapa: Shell Bookmark de Amy Lehman de Crochet Jewel: Como tenía once marcadores, se me ocurrió completar la docena, volviendo a tejer este marcador, porque me pareció que se vería mejor más largo y tenía razón. Como se me habían acabado los hilos, utilicé dos hilos Cébélia 10 de DMC en rojo y crudo.

Docena de marcadores de libros tejidos

Collage de los marcadores de libros tejidos

Mientras tejía guardaba lo ya tejido en un cartapacio debajo del mattress o colchón. Sin embargo, utilicé el método del “blocking” para que mantuvieran la forma correcta. Por algún tiempo debatí entre usar almidón, pero me pareció que quizás pierdan su encanto.

Ahora me toca seleccionar a las doce persona que recibirán un marcador.

Collage de docena de tejidos

Minimanta de un ovillo, la manta que no fue

Luego de terminar la chalina Happy Go Lucky, quería un proyecto sencillo. Fue por eso que comencé la Minimanta de un ovillo, una manta que no terminé.

El proyecto original

En un principio quería tejer otro tapete. Orient Star no puede ser el tapete que quede en la memoria de quienes me leen. Además, todavía tengo la espinita de Triángulos en simetría. Sé que lo puedo hacer mejor.

Cuando fui a buscar el hilo, me encontré con varios ovillos y madejas que había olvidado. Un ovillo amarillo llamó la atención. Se trata del Baby Softee de Bernat en color Limón. Tengo una idea vaga do cómo llegó ese hilo a mí. Sé que estaba involucrado un bebé, ahora adolescente.

La minimanta de un ovillo como una franja
Comenzó muy delgado

Lo importante es que al ver el ovillo se me ocurrió que, en vez de tejer un tapete, haría algo con ese hilo suave.

What’s in a name?

Busqué proyectos que solo requirieran de un ovillo para completarse y fue así cómo, a través de la página del patrón One Skein Mini Blanket en Ravelry, di con el patrón original One Skein Mini Crochet Blanket, de Kristi Simpson para allfreecrochet.com, que también cuenta con un video tutorial titulado Easy One Skein Crochet Baby Blanket Pattern. Leí las instrucciones y vi el video, pero lo que no está en mi destino ni aunque lo fuerce, no importa el nombre que tenga.

Una mantita chueca

Cometí dos errores a la hora de tejer que no se pudieron corregir.

La minimanta de un ovillo chueca y extraña
Chueca y extraña

En primer lugar, el hilo que usé es más delgado que el sugerido en las instrucciones. Traté de compensar duplicando la cantidad de cadenetas de base. Con eso me dupliqué la labor y créanme cuando les digo que es bastante aburrida.

En segundo lugar, se supone que los puntos en V fueran sobre los puntos puffs. Estaba segura de que lo hacía así. Pues no. Me di cuenta más o menos en la fila 13, cerca de la mitad de la labor. Lo que me lo sugirió fue que los bordes estaban inclinados. No hay manera de corregir algo así.

No más

Justo cuando se cumplió una semana de iniciada la labor, decidí detenerla. Hay momentos cuando se debe aceptar que es mejor no continuar y comenzar de nuevo.

Si hubiera tenido un poco de paciencia, hubiese encontrado una mejor opción para usar el ovillo. Pero se vive para aprender.

Deshice lo tejido para eventualmente tejer otra manta de bebé. El hilo es perfecto para ello como lo era para el Minimanta de un ovillo, la manta que no fue.

Una mariposa para las mariposas

Ahora que no estoy trabajando han surgido oportunidades a las que antes me hubiera tenido que negar. Por ejemplo, fui facilitadora en la discusión de un par de novelas de Julia Álvarez para el NEA Big Read de la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo.

Las mariposas

Libros de Julia Álvarez

Las novelas seleccionadas fueron En el tiempo de las mariposas (traducción de Rolando Costa Picazo y Antonio Alfau. Plume, 2005) para estudiantes de escuela superior y Antes de ser libres (traducción de Liliana Valenzuela. Ember, 2018) para la escuela intermedia.

Mi función consistía en dirigir la discusión en grupos de estudiantes seleccionados en cada escuela y un club de lectura de una biblioteca municipal. La experiencia fue insuperable. No solo los participantes habían leído el texto, sino que se habían empapado del contexto histórico. Por otro lado, en algunos grupos la discusión se enriqueció con estudiantes dominicanos o sus descendientes.

En la discusión de En el tiempo de las mariposas
De vuelta al salón de clases

De la experiencia, también me llevo el volver al salón de clases, así sea por una hora. Insisto en lo mucho que me gusta el salón de clases.

La mariposa que faltaba

En honor a las hermanas Mirabal, decidí llevar un accesorio en la forma de una mariposa para cada encuentro. Ya tenía un collar, dos prendedores y un traje con diseños de mariposas diminutas. Me faltaba algo para la última sesión y decidí hacerlo yo misma.

Eché mano de mis conocimientos en bordado en punto de cruz. Seleccioné un patrón del confiable libro 500 Flower & Animal Designs, de Julie Hasler (David & Charles, 1996). Bordé una de las mariposas que aparecen en la página 82 en unos colores bastante parecidos a los sugeridos. Al terminar, convertí la labor en un prendedor.

Una mariposa para las mariposas

Una de las satisfacciones más grandes fue descubrir que los estudiantes de nivel intermedio se interesaron en leer la novela de superior. En Antes de ser libres la referencia a las hermanas Mirabal ocurre al principio, pero el descubrimiento de unos sucesos históricos que les conciernen fue suficiente para que estos jóvenes lectores se interesaran en leer un libro más complejo.

Con esto se logró el propósito del NEA Big Read y yo tengo una mariposa.

Actividad de clausura del NEA Big Read
En la actividad de clausura del NEA Big Read en la Universidad Ana G. Méndez, recinto de Gurabo