Collage de docena de tejidos

Mi primer CAL: Easy Breezy Mile a Minute Baby Blanket

Este año participé en mi primer CAL, es decir, el primer “crochet along”. Se trata de un proyecto colectivo en el que personas en distintos lugares del mundo completan una misma labor.

Franjas de la manta mile a minute

Mi primer CAL se trató de una manta para bebé que utiliza el patrón conocido como “Mile a Minute”, que consiste en diseños de conchas y que fue muy popular en los 90.

Franjas de mi primer CAL

Para tejer la manta, seguí el patrón de Christa Patel de The Secret Yarnery y que utiliza el método de unir las franjas que componen la manta mientras se teje.

Mi primer CAL casi listo

Los hilos utilizados son lana 100 % acrílica de la marca china Ilana’s, en los colores Blanco, Fucsia, Crema y Turqueza (sic). Se trata de un estambre tosco y que suavizó poco después de lavado.

Borde de mi primer CAL

El patrón original es para una manta de bebé, lo que cumpliría con uno de los propósitos del proyecto Docena de tejidos. Sin embargo, me quedaré con esta manta que utilizaré como “chemo blanket” para mí. De este modo, en lugar de nueve hileras, tejí doce y cada una más larga. Aun así, me quedó pequeña.

Manta mile a minute completa

¿Qué es una “chemo blanket”? A muchos pacientes de cáncer que pasan por quimioterapia les causa ansiedad el tratamiento y una manta les ayuda a sobrellevar el proceso. En mi caso, el tratamiento no me provoca ansiedad, pero el lugar es muy frío.

En el hospital con mi primer CAL
En el hospital con mi primer CAL

Hasta ahora, no solo la uso cuando tomo el tratamiento, sino cunado me hacen algún estudio médico y hasta me acompañó durante mi estadía de semana y media en el hospital en julio.

De mi primer CAL me llevo las diferentes versiones de la manta que otras personas tejieron. Terminar el proyecto fue satisfactorio, pero ver lo que otras personas tejieron lo fue más.

Parada de guaguas

A la hora de escribir

¿Qué puedo decir? He olvidado una encuesta que hice en mi página de Facebook que tenía que ver con qué hacer a la hora de escribir

Nombre a la hora de escribir

Se trata de una simple curiosidad ¿Cómo prefieren escribir quienes lo hacen tanto en forma creativa o por trabajo, estudio o simple gusto? ¿Prefieren el silencio o la música? No me sorprendió el resultado:

En mi caso, la música es importante, pero a veces buscó el silencio, es decir, pocas veces.

En la encuesta no especifiqué si la música incluye voz o no. Otra vez me pongo como ejemplo al confesar que prefiero la música instrumental.

Página de título a la hora de escribir

Esto me llevó a pensar en el mejor lugar de la casa a la hora de escribir.

Escucho o leo con frecuencia la recomendación de seleccionar un lugar específico donde escribir siempre. El mío, en estos momentos, es el escritorio de mi oficina, una habitación convertida en oficina, biblioteca y cuarto de manualidades. De vez en cuando salgo al balcón o a la terraza, pero no es la norma desde que me tratan con quimioterapia.

Mujer lee _Ojos llenos de arena_

Si junto encuesta y lista puedo concluir que a la hora de escribir es bueno hacerlo en un mismo lugar, donde suene la música.

Esta entrada contiene enlaces a la página donde se vende mi libro Ojos llenos de arena. No son enlaces de afiliado.

Collage de docena de tejidos

Bufanda Los ventanales

Hay quienes creen que en el Trópico no hace frío y, por lo tanto, no entienden por qué tejí la bufanda Los ventanales. Los tropicales sabemos que el frío es real y que el paso de las estaciones se siente dos veces al año.

Inicio de la bufanda Los ventanales
Inicio de la bufanda

Lo que quiero decir es que existen dos estaciones: verano y una mezcla de primavera y otoño, cuando hace frío. Eso explica el porqué mi guardarropa tiene una sección de ropa de verano y otra de ropa para un frío que no es polar, pero se puede sentir como tal.

Bufanda Los ventanales en la tabla de bloquear
La bufanda en la tabla de bloquear

Eso también explica el que tenga una colección de bufandas ligeras que acostumbraba a usar por las mañanas entre mediados de noviembre y principios de abril cuando trabajaba en Cayey.

Bufanda los ventanales terminada
La bufanda terminada

De todos modos, la bufanda Los ventanales no es para mí, sino para alguien que vive en Aibonito, un pueblo realmente frío.

Para tejer la bufanda, utilicé el hilo comprado en Wish. El resultado es una bufanda delgada y corta de apenas 47 pulgadas (119 cm) porque es para una chicha delgada y de baja estatura.

Bufanda Los ventanales enrollada
La bufanda lista para regalar

El cuerpo de la bufanda es muy sencillo. Consiste en rejillas que parecen los ventanales de una iglesia. El hilo seleccionado ayuda al efecto. Sin embargo, me pareció demasiado sencillo.

Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece
Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece

Para solucionar el problema, le tejí un borde basado en el segundo que aparece en el panfleto Baby’s Choice Crochet Edgings for Fleece, de Terry Kimbrough (Leisure Arts, 2003).

Modelando la bufanda Los ventanales
Modelando la bufanda

La bufanda Los ventanales quedó bonita y se obsequió a su dueña junto a un gorro del que hablaré en un futuro.

Teorías conspiratorias: 7 razones para no creer en ellas

Mensaje extraterreste propio de teorías conspiratorias

Me criaron para creer todas las teorías conspiratorias posibles. Sin embargo, hace unos años dejé de creer en todas. No creo eso de que el gobierno nos quiera matar o de que haya una organización o religión dispuesta a dominar el mundo o tan siquiera que haya extraterrestres, contrario a lo que afirmé en alguna ocasión.

Cómo formular una teoría conspiratoria

Lo ideal en este punto es indicar cómo identificar una teoría conspiratoria. Pero yo conozco a mi gente y nada de lo que diga convencerá al conspiracionista de su error.

¡Y miren que es fácil identificar una teoría conspiratoria! Pongamos, por ejemplo, el caso del arroz plástico. Era tan obvio que me sorprendió toda la gente que cayó en la histeria. ¿Por qué se trataba de una teoría conspiratoria? El arroz culpable venía de la China, es decir, del Otro, sí, en mayúscula, ese que es exótico; ese que proviene de un lugar amenazante y peligroso.

Al arroz se le añadiría pedazos de plástico del tamaño de un grano de arroz (olvidemos por un momento que en Puerto Rico se vende en tres tamaños). La pregunta obligada que parece que nadie se hizo fue: ¿Para qué? ¿Qué ganaría la China, concepto comercial abstracto, adulterando el arroz?

¿La respuesta? Nada. Su producción es de por sí tan económica que el gasto de crear granos de plástico no compensa. Sería más de lo que ganarían.

Así que es más fácil explicar cómo formular una teoría conspiratoria. Lo que se necesita es juntar dos elementos aparentemente contradictorios y mucha imaginación y quienes crecimos en el mundo conspiracionista o los que han caído en sus garras desarrollamos una imaginación saludable.

Por ejemplo, aumentan los nacimientos de mellizos donde no hace tanto se fumigó. Eso es que el gobierno junto a Monsanto (porque siempre es Monsanto, aunque la compañía no exista) o Big Pharma echaron un líquido para controlar la población. Nada de insecticida, sino contraceptivo. Que no parezca haber funcionado es solo un detalle.

Para ser responsable, debo aclarar que hay casos en los que los gobiernos permiten situaciones que ponen en riesgo la salud de la población, pero ni siquiera se toman la molestia de disimularlo. La venta de influencia y el intercambio de dinero corrupto ocurre a la vista del pueblo.

Razones por las que no creo

  1. Ninguna organización de tres gatos puede controlar el mundo. Podría intentarlo, pero no lo va a lograr. Ponerse de acuerdo solamente es un problema.
  2. A los gobiernos no les conviene matar a la gente, convertirlos en zombis o controlar la población. Los intentos de penalizar el aborto deberían servir de prueba. Además, para zombificar a la población no hace falta ningún líquido mágico. Solo es necesario un líder que sepa lo que decir.
  3. A las compañías farmacéuticas no les conviene la gente enferma, así que, con excepciones como la crisis de los opioides en EE. UU., que no es ninguna teoría conspiratoria, sino un acto llevado a cabo abiertamente, nada se gana con “enfermar” a la población. A las personas no les gusta admitir que se enfermaron.
  4. Muchos promotores de teorías conspiratorias ganan mucho dinero con sus teorías. Sí, naturópatas y gurús de la alimentación, ustedes están primero en mi lista.
  5. No existe una cura para el cáncer porque no existe un solo tipo de cáncer. Además, hay cánceres que se curan. Los médicos no mantienen a la gente enferma para ganar mucho dinero, no les hace falta. Si hubiera una cura, los ricos y famosos no sufrirían de cáncer y ya ven que lo padecen como el resto de nosotros y mueren en la misma proporción.
  6. No hay gobierno secreto. El que un imbécil como Trump haya llegado a la presidencia de EE. UU., o el que los peores candidatos ganen elecciones y destruyan sus países debería ser prueba suficiente de que hay gobierno paralelo.
  7. Por último, los extraterrestres no existen. Sorry por romper tantas ilusiones, pero no. Puede que haya vida en otros planetas, pero hasta acá no han llegado, por lo que nadie los oculta ni nos tratan de controlar.

Tengo una ñapa: El ser humano sí llegó a la luna varias veces y la prueba está allí mismo.

Segunda ñapa: El planeta Tierra es redondo.

Tercera ñapa: Las vacunas salvan vidas.

Nada, que no creo en teorías conspiratorias porque son inventos de gente con mucha imaginación que logra seguidores, aún no me explico cómo, y eso que me criaron para creerlas todas.

Collage de docena de tejidos

El collar bohemio

Collar bohemio en blanco y negro
Primicia del collar bohemio

Como parte del proyecto Docena de tejidos, decidí tejer algo de joyería. La razón es sencilla. Desde que mi compañera tejedora RVS me enseñó el patrón del collar bohemio, o Boho Necklace, en el idioma original, me llamó la atención y quise tejerlo.

Hilos de nilón marca Omega
Los hilos usados. (La foto será viejita, pero todavía pertinente)

El patrón se consigue de manera gratuita en la página de A. C. Moore y pertenece a la categoría de principiantes, por lo que es fácil de hacer. Aun así, me compliqué un poco la vida porque los colores sugeridos no me impresionaron.

Collar bohemio en partes
Collar bohemio por partes

La mezcla de pardo y azul celeste realmente no dice mucho, así que estudié el patrón y para cada vuelta elegí un color diferente. Eché mano de hilos, mucho más llamativos, que ya tengo en mi colección.

Medallón del collar bohemio
Distribución de colores

Los afortunados, en nilón, pertenecen a la marca mexicana Omega. Los usé en el siguiente orden: Canary Yellow al centro, luego Orange, Royal Blue para el borde del medallón y las cadenas, y Heavenly Blue para las borlas.

Collar bohemio terminado
El collar bohemio con todas sus partes

En mi opinión, el resultado es un collar con colores alegres y cuya dueña se puso tan pronto lo recibió. Creo que puedo decir sin ambages que el collar es un éxito.

Modelando el collar bohemio
Heme aquí, modelando el collar bohemio (Gracias, Snapchat, porque no me tengo que maquillar)