Ficha bibliográfica del libro The Weekend Novelist, de Robert J. Ray

The Weekend Novelist, de Robert J. Ray

Para concluir con las reseñas que publicaré de los libros leídos durante el 2013, ¿qué mejor opción que The Weekend Novelist, de Robert J. Ray? Este libro me acompañó durante gran parte del año porque fue el que usé como guía para escribir el primer borrador de mi primera novela, “Destino errante”, su tercer título provisorio.

Ray promete que con disciplina, se puede escribir una novela en 52 semanas y no se refiere al primer borrador, dado que en la agenda incluye un borrador que se revisa en dos ocasiones. El resultado debe estar listo para enviar a una casa editorial para la consideración de publicación.

A lo largo del proyecto, he comentado acerca de mi experiencia con el libro, pero no está demás resumirla de algún modo. En primer lugar, resulta útil para establecer una disciplina de trabajo. En un principio, se dedica un largo espacio de tiempo para trabajar en los preliminares: creación de personajes, ambientes, trasfondos, vestuario, resúmenes, bosquejos, story boards y alguna que otra cosa extraña. Por ejemplo, la pendiente de Aristóteles que me pareció una pérdida de tiempo, ya que ni la consulté una sola vez. No obstante, debo reconocer que todo ese trabajo inicial fue muy útil, aunque me hubiera gustado comenzar a escribir propiamente un poco antes.

También recomienda dividir la novela en tres actos con las siguientes escenas ya preparadas: la inicial, la final, el punto medio y dos puntos de inflexión que irían al final de los actos primero y segundo. No es mal consejo, pero tiene el potencial de tornarse en una camisa de fuerza, aun cuando Ray insiste en que los cambios son posibles.

Además, a lo largo del libro, Ray presenta ejemplos de escritores, citas de maestros de redacción creativa y consejos para ayudar a quién lo utilice a escribir su novela. El libro también incluye un apéndice que sirve para la búsqueda de una casa editora, un glosario y una bibliografía.

No sé cómo son las ediciones subsiguientes, dado que manejo la primera. Según tengo entendido, han caído en una locura de diagramas y pendientes y demás que no ayudan mucho a un escritor. Esta podría ser útil para una persona que de por sí es disciplinada y que aspire a escribir literatura comercial sin mayores pretensiones. Lo de la disciplina es importante porque entre semana se realiza mucho del trabajo. Si tomamos esto en cuenta, el título del libro es un anuncio engañoso porque para completar una novela en un año, se deben utilizar los días de los fines de semana y los de las semanas también.

No soy precisamente disciplinada y, encima, pasé por un periodo de crisis que duró varios meses debido a que me di cuenta de que en un año no terminaría el primer borrador de la novela que quería escribir y porque también me di cuenta de que lo que escribía era excremento, lo cual no es culpa de Ray. Así que no puedo afirmar categóricamente que no se puede cumplir lo que promete el libro, es decir, escribir una novela publicable en un año.

Yo no lo logré.

Me parece útil toda la parte preliminar, a pesar de que alguno que otro ejercicio no era necesario, pero no tanto la parte dedicada a la redacción de la novela como tal, así que The Weekend Novelist no es más que uno de tantos otros libros de consulta a la hora de escribir.

2013 Reading Challenge Logo

Deja un comentario