Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica

Rockhouse Hotel - Negril, Jamaica - Jon Lee Clark

Imagen idílica de Jamaica por Jon Lee Clark

Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica. Sola, ahí está el detalle. Tampoco que fuera la primera vez que, por motivos de trabajo considerara mudarme a otro sitio sin Wu Siumán. Ahora, ni pensarlo

La precariedad laboral en la que he estado sumergida hace años, me ha llevado a buscar trabajo donde sea. No solo a mí, a Wu Siumán también. Arabia Saudita, Corea del Sur y la Antártica no parecían buenas ideas, pero él sigue buscando un lugar donde podamos ir los dos.

Yo he buscado opciones en Puerto Rico o lo más cerca posible. Por eso estuve dispuesta a mudarme a Jamaica.

He tenido entrevistas de trabajo en instituciones muy lejos de la zona de Caguas. De haber obtenido alguno de esos trabajos, de seguro hubiera tenido que hospedarme. Pero por mi maldición de ser casi ganadora: era muy buena para entrevistar, muy mala para darme una oferta de empleo.

Ese no fue el caso de Jamaica. Ni siquiera me llamaron. Me hubiera gustado muchísimo haber tenido esa experiencia. Allá hubiera pasado exactamente la misma precariedad laboral que vivo acá. El sueldo era irrisorio, apenas daba para pagar un hospedaje. Sin embargo, estaba dispuesta a mudarme por un año académico. Trabajar en un sistema tan distinto con estudiantes que no son hispanohablantes hubiera sido magnífico.

Pero la vida es así.

Ahora, buscar trabajo con el internet limitado es difícil para Wu Siumán y para mí. Y después de María ninguno está dispuesto a mudarse a ningún lugar del planeta sin el otro. Ni siquiera a Jamaica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.