Transiciones

 

La UPR Recinto de Río Piedras fue donde comenzaron las transiciones.
La mascota de Río Piedras es un gallo,
lo que me convierte en jerezana


A veces la vida nos lleva como bólidos sin darnos tiempo para pausar. Desde que empezó el año, me he dejado llevar por la vida y siento como si no tuviera tiempo para detenerme y analizar los que ocurre. Por eso, pido que nadie se sorprenda al saber que estoy trabajando en Cayey.

Creo que para mis estudiantes ha sido una sorpresa. Sé que el primer día de clases fueron a tomar un curso conmigo y no llegué, se les apareció otra persona. Quiero que sepan que para mí todo ha sido muy súbito y que apenas he tenido tiempo de digerir los cambios.

Estoy muy contenta, pero los extraño mucho. Sin embargo, lo más que me gusta de la nueva universidad son precisamente los estudiantes. A final de cuentas, son ellos la razón de ser de toda institución universitaria.

Así que la vida me ha llevado como bólido a hacer transiciones inesperadas que han resultado muy satisfactorias.

La UPR en Cayey fue donde terminaron las transiciones.
Si en Cayey, la mascota es un toro,
¿eso en qué me convierte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *