Ficha bibliográfica de la novela Lord of the Rings, de JRR Tolkien

The Lord of the Rings, de J. R. R. Tolkien

¿Qué más se puede añadir acerca de un clásico de la literatura del que se ha dicho todo? Lo único que puedo añadir es que se trata de una experiencia monumental.

The Lord of the Rings es una sola novela, dividida en tres partes para efectos editoriales. Cada tomo –The Fellowship of the Ring, The Two Towers y The Return of the King– está dividido a su vez en dos libros. Al tercero, se le añade una serie de apéndices.

The Fellowship of the Ring introduce la historia y a todos los personajes que formarán parte de la misma. La trama es muy sencilla dado que se trata de la eterna lucha entre el bien y el mal, solo que se lleva a cabo en un lugar fantástico llamado Tierra Media y donde habitan hombres, hobbits, magos, elfos, enanos, orcos, trasgos y demás especies fantásticas. Los buenos tienen que destruir el Anillo Único que controla los otros anillos de poder que de caer en manos del Sauron, sumiría a Tierra Media en una oscuridad literal.

El primer libro del tomo es el más pesado y trata sobre el descubrimiento del anillo y la preparación del viaje del hobbit Frodo, su portador, fuera de la Comarca a instancias del mago Gandalf, el Gris. En este libro también aparece Aragorn, protagonista junto con Frodo de la novela. En el segundo libro, se constituye la Comunidad del Anillo encargada de llevarlo al Monte del Destino para su destrucción. Sus miembros, además de Frodo, Aragorn y Gandalf, son los hobbits Sam, Pippin y Merry, el elfo Legolas, el enano Gimli y Boromir, hombre como Aragorn.

Desde el principio la Comunidad enfrenta retos que podrían impedir cumplir la misión. Luego de la caída de Gandalf, el resto deberá seguir, pero se separan en el proceso. El segundo tomo, The Two Towers, da cuenta de esa separación y qué ocurre con los miembros de la Comunidad en sus respectivos viajes. Los dos libros de este tomo, identificados como tres y cuatro, se centran cada uno en uno de los protagonistas de la novela. El tercero, cuenta la muerte de Boromir, el secuestro de Merry y Pippin y el intento de rescate de parte de Aragorn acompañado de Legolas y Gimli. El cuarto libro se concentra en Frodo y Sam, a quienes se les une Sméagol/Gollum, antiguo poseedor del Anillo y quien lo quiere para sí.

El tercer tomo, The Return of the King, es en mi opinión el mejor de los tres. Sus dos libros (el quinto y el sexto) culminan la novela. En el quinto, Aragorn, rey legítimo de Minas Tirith, lucha contra las fuerzas del mal y vence con la ayuda de los hombres de Rohan. El sexto libro, trata de cómo Frodo y Sam logran destruir el anillo, no sin que antes Frodo caiga presa de la tentación que este le ofrece. También cuenta lo que ocurrió después con los cuatro hobbits cuando regresaron a la Comarca.

En la edición que manejo, a este tercer tomo se le añaden varios apéndices que refieren la historia de Tierra Media antes de los sucesos que cuenta la novela y parte de lo ocurrido después. Me pareció información que podría ser de interés para un fanático de la novela y del mundo creado por Tolkien, pero para quien no cae en esa categoría resulta información superflua.

Más que personajes con profundidad sicológica, aparecen tipos acartonados que pertenecen a uno de dos bandos: los buenos o los malos. Las dos excepciones son Frodo, cuyo deterioro sicológico se muestra desde el comienzo del relato y Sméagol/Gollum cuya dualidad en nombres adelanta la lucha en su interior. No obstante, no es de extrañar que gane en él el mal dado que a lo largo de la trama el bien y el mal se percibe físicamente: la belleza física se reserva para el bien, la deformidad para el mal y en esta última cae Sméagol/Gollum.

Por otro lado, el lenguaje utilizado por Tolkien tiene cierto sabor arcaizante que le da a la novela un tono de cantar de gesta. Aun así, la trama cautiva al lector quien solo necesita sobrellevar el primer libro para entrar de lleno en la lucha por la supervivencia de Tierra Media que se logra tanto por medio de la guerra encarnizada como por actos aparentemente insignificantes.

No es necesario que repita las interpretaciones que tradicionalmente se han hecho de la novela porque limitaría las posibilidades interpretativas de la misma. Basta decir que al entrar al mundo de Tierra Media, cada lector deberá tener su propia experiencia de lectura porque el texto así lo permite.

2013 Reading Challenge Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *