Ficha de The Hunger Games

The Hunger Games Trilogy, de Suzanne Collins

A estas alturas, habría que vivir más aislada que yo para no haber escuchado sobre The Hunger Games. Si no es por las cuatro películas, es por las novelas. Para el mes de agosto, en el reto mensual de lectura debía leer un “best seller”. Por cosas de la vida, me leí la trilogía completa de lo que corresponde precisamente a un “best seller”.

Primero, la anécdota. Una antigua alumna se vio en la obligación de vender parte de su biblioteca ☹. Vi que tenía la trilogía a la venta y se la compré. Tan pronto terminé de leer el texto de julio, The Giver, de Lois Lowry, comencé con The Hunger Games. En menos de un mes, me había leído los tres libros.

La serie se compone de las siguientes novelas: The Hunger Games, Catching Fire y Mockingjay. Cada libro consta de 27 capítulos, divididos en tres partes. Cada parte es un acto de su respectivo libro y cada libro, a su vez, un acto de la trilogía.

Katniss Everdeen, la protagonista, es también la voz narrativa, por lo que el punto de vista es el suyo en todo momento. Se trata de una novela de aprendizaje, ambientada en un futuro distópico.

En The Hunger Games, la primera novela, se describe a Panem, una sociedad jerarquizada, ubicada en lo que hoy es Estados Unidos. Debido a una revuelta, se dividió el territorio en trece distritos, gobernados por El Capitolio. No hay que exprimir mucho la imaginación para percibir reminiscencias de las trece colonias y el poder imperial británico, pero me desvío.

Cada año se celebran unos juegos mortales a los que cada distrito (excepto el trece, desaparecido por ultrarrevoltosos) envía un tributo de cada sexo, seleccionados de manera aleatoria entre los adolescentes. En los 74º juegos del hambre, los tributos del distrito 12, uno de los más pobres, son Katniss y Peeta Mellark. Ambos sobreviven unos juegos bestiales gracias, principalmente, a la astucia y las habilidades de ella.

Catching Fire comienza con la gira de la victoria que se complica cuando el presidente de Panem, Coriolanus Snow, percibe en Katniss la mecha que podría encender una nueva rebelión. Por eso, para los 75º juegos, mejor conocidos como el Vasallaje de los Veinticinco, los tributos deben escogerse entre los vencedores vivos. Otra vez, Katniss y Peeta representan al distrito 12. En esta ocasión, la arena de juego es aún más cruel, pero sobreviven más tributos debido a microactos subversivos con el propósito de rescatar a Katniss.

Por último, Mockingjay cuenta sobre la revolución de los distritos contra El Capitolio, en lo que se podría considerar los 76º juegos del hambre. Katniss, como líder visible del movimiento, es un elemento importante en el derrocamiento de Snow, tan solo para ser sustituido por su “doppelgänger”, la presidenta Alma Coin.

Para disfrutar de cada libro, se debe leer el anterior. Aun así me parece que el segundo, Catching Fire, es el mejor. Los niveles de maldad de la arena creada por Plutarch Heavensbee son tan sádicos que su participación en la revolución resulta una sorpresa.

Debo aclarar que no se trata de alta literatura. Hay errores de redacción, personajes acartonados, nombres infantiles y símbolos explicados. Sin embargo, la trama, mayormente lineal, atrapa, sobre todo porque al estar contada por Katniss muchos sucesos no parecen tener explicación.

Se supone que se trate de novelas juveniles, pero la trama se disfruta más con par de años de experiencia encima.

Libros vs películas

¿Cuál es mejor experiencia? En mi opinión, la lectura, dejando claro que las películas no están mal. Es una pena que para el rodaje se hayan eliminado personajes como Mabel, Greasy Sae y la avox; o episodios como la visita del padre de Peeta a Katniss, el castigo al equipo de estilistas de esta en el distrito 13 o el momento entre Octavia y la hermanita de Gale. Tampoco me convence la adición de Seneca Crane a quien solo se menciona en el primer libro o de Egeria que es una creación para las películas. Creo que hubo dos aciertos: Eliminar el personaje de Fulvia Cardew y cambiar la raza de Boggs; Mahershala Ali nació para interpretar ese personaje.

Como pasa con los libros, me parece que la segunda película es la mejor.

La trilogía The Hunger Games es entretenida. Crea un mundo en el que es fácil creer y una heroína no tan convencional (excepto en el asunto de un triángulo amoroso) que es de los pocos personajes redondos, o al menos semirredondos, de la serie. No es una lectura ligera, pero tampoco difícil. Una lectura, en fin, para un reto literario.

Logo del reto de lectura de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *