Ficha del libro Decline and Fall of Practically Everybody, de Will Cuppy

The Decline and Fall of Practically Everybody, de Will Cuppy

Descubrí este libro a través de una traducción cubana titulada Decadencia y caída de casi todo el mundo y que llegó, no sé cómo, a mis manos durante los 80. Décadas más tarde decidí comprar una versión en el idioma original y no me arrepiento. No importa el idioma, The Decline and Fall of Practically Everybody es un libro comiquísimo que requiere, para su pleno disfrute, un amplio conocimiento de la historia universal y un buen sentido del humor. La adolescente que era yo en los 80 se inspiró a leer más de historia lo que aumentaba el disfrute de cada relectura.

Contrario al a versión cubana, esta, que no deja de ser una reimpresión de la de 1950, viene precedida de la introducción de Feldkamp en la que nos habla sobre la disciplina de trabajo de Cuppy, entre otros aspectos. También los personajes históricos que discute están agrupados en seis partes según características en común y aparece una séptima parte que incluye dos capítulos: uno dedicado a describir el sentido del humor de personajes de la realeza y otro a sus costumbres gastronómicas. Tanto esta última parte como la sexta, dedicada a personajes relacionados con el descubrimiento/encontronazo, conquista y colonización de América tanto del Norte como del Sur, quedaron fuera en la versión cubana.

Lucrecia Borgia por William Steig
La Borgia según William Steig

Cada capítulo viene acompañado de dos ilustraciones de Steig que en la versión cubana se reducen a una y que aportan a la comicidad del libro. El texto en sí es satírico y no es apto para quien carezca de sentido del humor. Cuppy recurre a la hipérbole y la vulgarización para humanizar los personajes históricos que discute, entre cuya nómina se encuentran Hatshepsut, Cleopatra, Aníbal, Carlomagno, Lucrecia Borgia, Lady Godiva, Pedro el Grande, Isabel de Inglaterra, Madame du Barry y John Smith. Parte de la hilaridad del texto radica en la utilización de notas al calce que no deben pasarse por alto al momento de leer. En ocasiones, sirven para recalcar la erudición de Cuppy, pero, en otras, brindan información inconsecuente o que ni siquiera guarda relación con el texto. Ahí radica parte de la comicidad y buena parte de la ironía que permea en el texto. Por ejemplo, se utilizan para criticar la historiografía erudita y grandilocuente al estilo de F. A. Wright y Edward Gibbon de quien tomó prestado el título de su obra The History of the Decline and Fall of the Roman Empire.

En The Decline and Fall of Practically Everybody, Cuppy destruye grandes figuras históricas de una u otra calaña por medio del simple proceso de la humanización y, encima, lo hace de forma bastante sucinta. A pesar de que algunos chistes ya no se aprecian a cabalidad debido a la distancia cronológica de casi sesenta años, el libro permite esbozar una sonrisa y lanzar una buena carcajada ante la humanidad que plaga a todo ser humano sea este faraón, emperador o un simple plebeyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *