Ficha de The Tempest

The Tempest, de William Shakespeare

Por mi trabajo como profesora de Literatura, en más de una ocasión en la que en un estudio crítico se habla de Próspero, de Calibán o de Ariel. Como no recordaba haber leído The Tempest, de William Shakespeare, lo elegí para la lectura del mes de noviembre del reto mensual de lectura.

En primer lugar, no había leído The Tempest. En segundo lugar, Próspero es el protagonista de esta obra que gira en torno al restablecimiento del orden. Para ello, el personaje se vale de la ayuda de un grupo de espíritus, sobre todo, Ariel.

Como esto es Shakespeare, hay varias subtramas como la de Miranda y Fernando, la de Alonso, la de Calibán y alguna que otra más. De todos modos, todas desembocan en la principal.

Tradicionalmente, se he interpretado a Próspero como representante del europeo sabio y civilizador y a Calibán como representante de los aborígenes americanos o el americano en general.

No me extraña esta interpretación. Próspero, como demostraron muchos europeos durante la conquista y colonización de América e incluso en tiempos contemporáneos, es un desgraciado. Aunque le asiste la razón, se vale de cualquier maña para lograr sus objetivos. Lo de esclavizar espíritus para que hagan lo que se le antoja es nada en comparación con su tendencia a manipular. Y en eso, no descarta a nadie, ni siquiera a su hija Miranda.

No me extraña tampoco que Calibán se presente como un ser física y moralmente deformado. Muchos europeos todavía nos tratan así. Nada más hay que leer la etiqueta #RAEconsultas en Twitter para ver cómo los peninsulares tratan los americanismos y a sus hablantes.

Pero me desvío del tema. The Tempest, de Shakespeare, muy lograda que es producto de una ideología que debería haberse superado, pero que sigue vigente a ambos lados del Atlántico.

Logo del reto de lectura de 2017

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.