Archivo de la etiqueta: Teatro

Sobre obras dramáticas.

El 2013 en libros

En el 2013, leí de todo. Completé 55 libros, 5 menos que el año anterior.

El 2013 en libros.

De acuerdo con las estadísticas, leí menos páginas. Sin embargo, no se toma en cuenta el mayor número de libros electrónicos que no se dividen en páginas. Por eso tengo la impresión de que leí más o por lo menos así lo siento. Otros datos son:

  • Leí 16 libros electrónicos, contrario a los 9 del año pasado.
  • Leí 17 libros de autores puertorriqueños, contrario a los 8 del año pasado.
  • Igual que el año pasado, la mayor parte consistieron en textos narrativos. La mayoría fueron novelas, seguido de cuentos y, finalizando, con novelas cortas.
  • El libro impreso más extenso fue Breve historia de España y el más corto Con las peores intenciones.
  • El libro puertorriqueño más extenso fue Cuentos puertorriqueños en el nuevo milenio y el más corto, otra vez, Con las peores intenciones.
  • El libro electrónico más extenso fue Divergent y el más corto La dama del perrito.

¿Qué espero para el 2014? Volví a ponerme como meta leer 50 libros. Puede que sea una cantidad muy baja para una profesora de literatura que debería leer constantemente. Sin embargo, se trata de libros completos, no incluyo en el reto la enorme cantidad de artículos que consulto para preparar clases y trabajos.

De aquí a un año sabré cómo me fue.

2013 Reading Challenge Logo

Ficha bibliográfica de la novela En la ardiente oscuridad, de Antonio Buero Vallejo

En la ardiente oscuridad, de Antonio Buero Vallejo

La primera obra de Buero Vallejo, En la ardiente oscuridad es toda una señora opera prima. Estructurada en los tres actos tradicionales, presenta los sucesos de un grupo de estudiantes ciegos en un instituto que se ha convertido en una burbuja que los mantiene al margen del mundo de los “videntes”, como catalogan a los que pueden ver.

Ignacio, héroe trágico de esta tragedia, irrumpe con la fuerza arrolladora de quien es consciente de la realidad y poco a poco va calando en las conciencias de sus compañeros, especialmente de Carlos, su antagonista y estudiante modelo del centro, fundado por don Pablo, una especie de generalísimo.

Las acotaciones dan cuenta de varios de los aciertos de la obra. En primer lugar, describen la escenografía que va tornándose más sombría en cada acto y que recalca la ceguera de los personajes, incluso de doña Pepita, única “vidente” en el instituto. Por otro lado, las acotaciones también indican el cambio de actitud en los estudiantes que incluye la incapacidad de tan siquiera sentirse en las habitaciones, habilidad que poseían antes de la llegada de Ignacio. Por último, muestran el cambio físico en Carlos que de chico formal pasa a tener un aspecto más desaliñado al estilo de Ignacio lo que le recuerda visualmente al espectador la influencia de este último incluso entre sus detractores.

Sin embargo, el mayor acierto radica en sus posibles lecturas. Dado que se trata de un texto producido bajo censura (el periodo de Posguerra española del siglo XX), la plurisignificación es una de sus constantes. En la superficie, trata de cómo un elemento subversivo penetra en un medioambiente ideal, sin embargo, con una lectura más profunda se descubre una voz disidente que señala los males que aquejan a esa sociedad aparentemente perfecta. Se podría interpretar, entonces, como un señalamiento a la ceguera en la que vivía la sociedad española de la época, que se negaba a reconocer las faltas del franquismo.

De otra parte, la obra posee una universalidad innegable. Si se le cambia el contexto al Puerto Rico de los últimos 100 años –particularmente del ’52 en adelante–, sería tan pertinente como en el momento de su estreno en la España de 1950. El puertorriqueño común vive en un mundo de fantasía y quien pretenda señalarlo sufre el ostracismo social y el mote de comunista o subversivo o la eliminación física, como le ocurrió al Ignacio de la obra. Casos se han dado.

En la edición que manejo aparece una introducción de Mariano de Paco que no cae en lo monótono y un apéndice dividido en una cronología, una documentación complementaria y un taller de lectura que me parecieron útiles para quien quiera analizar la obra por su cuenta, pero que no se trata de material estrictamente necesario para disfrutarla.

En la ardiente oscuridad es un drama cuya lectura es hoy tan pertinente como hace casi 64 años y que además es capaz de suscitar una identificación en el lector o espectador activo y dispuesto a reconocer que vive una ceguera metafórica que no le ha permitido darse cuenta de la sociedad ilusoria que habita.

2013 Reading Challenge Logo

Ficha bibliográfica de la Antología de literatura española, vols. 1 y 2, de Priscilla Rosario

Antología de literatura española, de Priscilla Rosario

Compuesta de dos tomos, esta antología es más apropiada para el salón de clases que para una lectura de esparcimiento. De todos modos, no deja de ser una lectura interesante. El primer, tomo cubre la literatura de la Edad Media a partir de las jarchas hasta la literatura mística del siglo XVI; el segundo, desde el origen de la picaresca en el XVI hasta la Generación del 98.

El proyecto es ambicioso: seleccionar lo mejor de diez siglos de la producción literaria castellana. No es tarea fácil. Sin embargo, Rosario sale airosa al combinar fragmentos, selecciones y textos completos. Me pareció acertada la inclusión íntegra de El poema de Mío Cid, La Celestina, El Lazarillo de Tormes, Peribáñez y el comendador de Ocaña, La vida es sueño y Don Juan Tenorio. Es cierto, que en ocasiones, como ocurre con La Celestina, no aparece el prólogo, pero en el salón de clases se puede compensar dicha falta.

Dada la dificulta del proyecto, me parece que las selecciones son atinadas, a pesar de que en algunos casos hubiera preferido otros textos. Por otro lado, las obras carecen de la ventaja de notas explicativas que podrían ayudar al lector de a pie. Como he establecido antes, dicha falta se puede subsanar en el salón de clases si las antologías se utilizan en dicho contexto

Cuando imparto la clase de Introducción a la Literatura Española, utilizo estos textos antológicos. Tienen la ventaja de que recoge los principales textos de la literatura española para cada periodo literario lo que evita que los estudiantes se vean obligados a adquirir múltiples libros. La división de cada tomo se adapta perfectamente a cómo debe dividirse este curso y hay textos suficientes como para asignar con el propósito de realizar trabajos especiales.

Si bien el lector de a pie podría sentirse abrumado por los diez siglos de literatura castellana que se compilan en Antología de literatura española, no dejaría de ser toda una experiencia de lectura que sirva para obtener una visión panorámica de dicha literatura.

2012 Reading Challenge Logo

2012 en libros

Se acabó el 2012 y con él el reto de lectura para ese año. Aún no puedo creer que me haya leído 60 libros. Siempre pensé que leía muchísimo menos que eso y posiblemente 60 libros en un año sea nada para quienes viven de la literatura, pero he ahí que me los leí todos de tapa a tapa y ni cuenta me di.

2012 en libros
2012 en libros

¿Qué es lo próximo? El reto del 2013. He decidido repetir la meta de leer 50 libros. Sin embargo, en esta ocasión no diré cuáles pienso leer. Eso lo irán descubriendo a medida que pase el año.

Mientras tanto publicaré reseñas de algunos libros leídos durante el pasado año, antes de comenzar con las de este año. Imagino que tendré un 2013 lleno de libros para mi total satisfacción.

2012 Reading Challenge Logo2013 Reading Challenge Logo

Ficha de El héroe galopante, de Nemesio R. Canales

El héroe galopante, de Nemesio R. Canales

Llevo años asignando esta obra de teatro como parte de mis cursos. Hoy más que nunca son pertinentes sus planteamientos.

El héroe galopante es una obra dramática de un acto. Su autor murió antes de que se estrenara. Cuenta la historia de Pedro Sandoval, héroe de la primera guerra mundial, quien, ante la posibilidad de ser “vapuleado”, como él mismo dice, echa a correr en una actitud que los demás personajes interpretan como cobardía.

Dentro de su aparente simplicidad, la obra presenta un planteamiento filosófico bastante profundo que se transmite por medio de la comicidad. Porque no debemos olvidar que el texto es sumamente cómico, aunque parte de los chistes radiquen en referentes culturales pretéritos.

La presencia escénica del héroe Sandoval se posterga a las últimas tres escenas de la obra, pero su personalidad se percibe a todo lo largo de la misma. En primer lugar, aparecen tres jóvenes que discuten su concepto del hombre ideal. Dos de ellas indican que prefieren a un hombre inteligente (Nepa) o uno valiente en el sentido tradicional (Amelia). La huida de Sandoval evidencia que él no corresponde a ese modelo. Sin embargo, en voz del propio Sandoval se muestra otro tipo de heroísmo, aquel que es más racional y que no busca destruir, sino defender lo justo. Se parte de la premisa de que en vez de reaccionar violentamente, se debe analizar y actuar racionalmente. A la larga, Nepa prefiere a Sandoval por su inteligencia.

La edición que manejo es de 1935 y presenta todas las características ortográficas de la época. Está antecedida de un prólogo bastante convencional por parte de José A. Buitriago y de un apéndice de Antonio de Jesús que consiste en un estudio preparado para un curso universitario cuya calidad académica es bastante cuestionable.

En el Puerto Rico de hoy en el que se resuelven los conflictos por medio de la coerción, la intimidación y los tiroteos de carro a carro, los planteamientos de El héroe galopante tienen más pertinencia que nunca, por lo que la obra y su estudio profundo debería ser lectura obligatoria de todos los escolares del país.

2012 Reading Challenge Logo