Archivo de la etiqueta: Reto 2015

Reto de lectura del 2015.

Ficha bibliográfica de Moby Dick, de Herman Melville

Moby Dick; or, the Whale, de Herman Melville

Moby Dick, de Herman Melville, es una novela adelantada a su tiempo. Es posible que esa sea la razón por la que se le considere la gran novela gringa del siglo XIX. Y realmente lo es.

El texto narra las aventuras de un grupo de marinos a bordo del barco ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab, quien está obsesionado con encontrar la ballena que le arrancó la pierna. La historia la cuenta Ishmael quien establece una amistad profunda con el arponero Queequeg.

Además de proveer una de las mejores primeras oraciones de la literatura universal (“Call me Ishmael”, aún me causa escalofríos), la novela resulta ser un collage en la mejor tradición posmoderna, un siglo previo al surgimiento de la posmodernidad. Ishmael, cuyo nombre puede ser otro, no es la única instancia narrativa. Hay capítulos dramáticos, otros dedicados a tratados de tipo científico, histórico o filosófico, y todavía otros narrados por una tercera persona omnisciente. En fin, la ambigüedad que inicia con la primera oración es la norma del texto.

Verisón electrónica de Moby Dick

Sorprende cómo el capitán Ahab posee el carisma suficiente como para convencer a sus marinos a que lo sigan en una cacería inútil tras Moby Dick el que, a pesar de darle título a la novela, aparece casi al final y en pocos capítulos. Todos en el Pequod saben que la empresa está destinada al fracaso, pero aun así continúan con ella hasta que mueren, excepto Ishmael (alguien tiene que quedar para contar la historia, ¿no?).

Queda claro que el texto está lleno de simbolismos y el leviatán el mayor y el más variado de todos. Sin embargo, debido a lo poco confiable que resulta la voz narrativa –recordemos que da un nombre que no es necesariamente el suyo– al final vence la incertidumbre sobre todo lo leído, como si hubiese sido publicado un siglo más tarde.

A pesar de algunos capítulos bastante aburridos, Moby Dick es, sin duda, una obra maestra del siglo XIX. Lo cual no deja de ser irónico. ¿Recuerdan cuando comenté que Ishmael y Queequeg se convierten en buenos amigos? Lo cierto es que las claves para identificar la relación como homosexual son bastante evidentes y ahí radica la ironía. La gran novela decimonónica estadounidense tiene como narrador y uno de sus personajes principales a un homosexual y ningún fanático republicano podrá cambiar esa realidad.

Logo del reto de lectura de 2015

Ficha bibliográfica de Faking It, de Elisa Lorello

Faking It, de Elisa Lorello

De todos los libros que leí durante el 2015 solo reseñaré dos y Faking It, de Elisa Lorello, es el primero. No se debe a que sea el mejor, sino a que ya reseñé algunos, de forma breve en “Elucubraciones literarias”. Faking It no tuvo la suerte de caer en ese grupo y por eso tiene el honor de reiniciar las reseñas literarias de Elucubrando.

Faking It es una novela rosa, pero no del tipo rosita pink, sino simpletemente rosa. Tiene muchas de las características del género “romance novel” , como se le conoce en inglés: una pareja heterosexual cuyos miembros se enamoran uno del otro a medida que transcurre la trama; bastante sexo entre los dos -pero no del que cualquier lector esperaría-, y un final satisfactorio y optimista, como corresponde.

Andi Cutrone, una profesora de redacción, conoce a Devin, un escolta no policial (no es propiamente un prostituto o trabajador sexual), con quien entabla un contrato: lecciones de escritura a cambio de lecciones de asertividad sexual. La receta es la ideal para una novela rosa.

Portadas de Faking It

Diferentes portadas de Faking It

La novela está bien escrita, con personajes bien delineados sin ser acartonados por completo y una trama interesante. Sin embargo, lo mejor de este texto son las peripecias o los giros de la trama, muchas de las cuales  resultaron sorpresivas. En más de una ocasión, me encontré leyendo un episodio inesperado que aumentaba el deseo de seguir leyendo.

Aun así con Faking It fue suficiente. Esta es la primera novela de la serie Andi Cutrone y debo confesar que por más que me haya gustado, no me cautivó lo suficiente como para comprar las otras dos: Ordinary World y She Has Your Eyes. Para bien o para mal, caí víctima de la serie The Scourge, de Roberto Calas, y los zombis resultaron muchísimo más interesantes que la continuación de las aventuras de Andi.

Faking It es entretenida y buena para cuando se quiere una lectura sin mayores pretensiones. Este no es el caso del segundo libro que reseñaré, pero para leer esa reseña, hay que esperar un poco.

Logo del reto de lectura de 2015

Las lecturas del 2015

En el 2016 me dediqué a leer. Las lecturas fueron de todo tipo y, sin embargo, estoy muy molesta. Lo explico a continuación:

Las lecturas del 2015.

Las lecturas del 2015

Las lecturas del 2015

El recuento de lo leído el año pasado refleja un total 61 libros, es decir, 7750 páginas. Leí un libro más que el año anterior lo cual tiene mucha lógica si nos dejamos llevar por los sucesos pasados durante esos doce meses. No obstante, aparece como si cada año leyera un número de páginas menor. Creo que tiene que ver con la cantidad cada vez más elevada de libros electrónicos que incluyo entre las lecturas.

El género más leído fue el del cuento, seguido de la novela, al que corresponde el libro con mayor número de páginas, Moby Dick de Herman Melville (una maravilla, por cierto). No es de extrañar dado que la narrativa es mi género literario favorito. En cuanto a poesía solo leí un libro. Eso no significa que no haya leído muchos poemas. Sueltos, demasiados y dos manuscritos, pero esos no cuentan.

Libros que provinieron del tarro

Libros que provinieron del tarro

Nueve de los libros leídos corresponden al reto del tarro de libros. El tarro contiene 192 libros. Es imposible leerlos en un solo año y más con todas los demás lecturas que hago para mi trabajo. Espero aumentar la cantidad final este 2016.

Acostumbro a leer por placer en inglés por lo que la mayoría de los libros, 33, fueron escritos originalmente en ese idioma. Esta es la razón por la que Rusty Fischer es el autor más leído. Ni siquiera es mi favorito, es que sus textos son lecturas fáciles, además es muy prolífico y tengo de dónde escoger. Sin embargo, el que sí está a punto de convertirse en mi favorito es Roberto Calas. Su saga The Scourge es fantástica. Jamás imaginé que pagaría por leer historias de zombis.

De otra parte, leí tres traducciones lo que implica que 25 libros estaban escritos en español. De ellos, diez correspondieron a ocho autores puertorriqueños. De dos de ellos leí dos libros. También leí dos libros en donde publicaron cuentos de mi autoría.

Molesta, muy molesta

Las lecturas de enero de 2015.

Diez libros en un mes. Nada mal…

Si todo parece estar bien, ¿cuál es la razón de mi molestia?

Comencé el año bien. Al terminar enero, ya había leído diez libros. En un mundo ideal, ese simple hecho hubiera establecido la norma para cada mes y el número final hubiera sido de 120. Pero me hubiera visto en la necesidad de dejar de vivir para llegar a esa meta.

De todos modos, iba por buen camino. Para el 30 de junio, justo a mitad de año, llevaba 32 libros. A ese ritmo iría a cumplir con la menta para el año y hasta la superaría, lo cual ocurrió.

Las lecturas de seis meses.

Treinta y dos libros en seis menes. Muy bien…

Durante las vacaciones de verano leí bastante por una de esas cosas de la vida. El 15 de mayo me operaron el pie izquierdo y debí guardar reposo absoluto. Salvo el hecho de que me fui de viaje en dos ocasiones durante la convalecencia y de que buena parte del tiempo estaba bajo fuertes medicamentos, aproveché para leer y leer y leer.

Pero ni siquiera eso logró que concluyera el año con un número múltiplo de cinco. 61 libros. ¡Maldito uno!

Lucharé con todas mis fuerzas para que no vuelva a ocurrir en años venideros.

Logo del reto de lectura d 2015