Archivo de la etiqueta: Poesía

Sobre poemarios.

Los libros del 2014

Me había resignado a que en el 2014, leería la misma cantidad de libros que en el 2013, sin embargo, en el último momento me propuse emular el 2012. Para lograrlo, debo admitir con un chin de vergüenza que hice trampa. Me dije que había leído demasiados libros serios y que me merecía alguno que otro frívolo e inconsecuente, pero, sobre todo, corto. Fue así como terminé leyendo sesenta libros.

Los libros leídos durante el 2014Los datos de este año son los siguientes:

  • 25 libros electrónicos, 32 en papel y 3 blogs (un formato nuevo este año).
  • 17 libros de autores puertorriqueños.
  • 37 libros en español, 22 en inglés y una traducción del inglés al español.
  • El género literario más leído fue el cuento, seguido de la novela, luego el teatro y, por último, la poesía.
  • 7708 páginas leídas, menos que el 2013 cuando leí una cantidad mayor de libros impresos.
  • El libro impreso más extenso fue La ortografía de la lengua española (que comencé en el año de las guácaras y es un suero de brea) y el más corto, Tanatorio urbano.
  • El libro puertorriqueño más extenso fue Cien de treinta y tantos y el más corto, otra vez, Tanatorio urbano.
  • El libro electrónico más extenso fue The Works of Edgar Allan Poe (que comencé a leer en 2013 y me tomó trece meses terminarlo) y el más corto es más difícil de determinar, pero me sospecho que se trata de Ya no puedo oír tu voz.

No incluyo en la cuenta los trece audiolibros ni, por razones obvias, los dos manuscritos. Para el 2015 voy a aumentar el reto a 55 libros. Sé que los puedo leer sin hacer trampa… aunque esto último no lo prometo.

2014 Reading Challenge Logo

Membrete: Tarro de libros

Tarro de libros

Se me hace difícil decidir qué libro leeré después de terminar uno. Quizás por eso leo varios a la vez.

Durante las pasadas vacaciones de primavera, intenté terminar El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell. En las de verano tenía la intención de salir de uno de los otros dos mamotretos que leía al momento, la Nueva Ortografía, que me tomará bastante tiempo, y The Works of Edgar Allan Poe. No logré ninguna de las metas: el de Campbell lo terminé en julio y al de Poe todavía le falta algo. La Ortografía lo di por perdido; creo que me queda un año más. Entre un libro y otro he leído alguno que otro más, pero siempre con la incertidumbre de cuál leeré después.

Hace un tiempo descubrí un método bastante popular en el ciberespacio para escoger las próximas lecturas: el tarro de libro. La idea es escribir el título de los libros que se deseen leer en papeles de colores, doblarlos y meterlos en un tarro o pote de Mason para irlos sacando al azar.

Me pareció una propuesta ingeniosa y decidí ponerla en práctica, pero como soy disidente le hice varios cambios. He aquí mi versión:

Papeles en blanco y tarro vacío.

1. Primero, escogí el tarro de una vela, reciclado por eso de conservar el ambiente, y busqué varias hojas de papel del mismo color.

Guillotina y títulos de libros.

2. Después escribí los títulos de 192 libros y piqué las tiras del mismo tamaño para no hacer trampa.

Títulos de libros.

3. Luego mezclé las tiras con los títulos para que la selección fuera aún más aleatoria.

Títulos listos para el tarro.

4. Antes de introducir las tiras al tarro, las doblé cada una de la misma manera.

Tarro de libros.

5. Por último, coloqué el tarro en un lugar prominente de la casa.

Estos libros son solo una parte de los que tengo pendiente para leer e incluyen novelas, colecciones de cuentos, libros de historia, de filosofía, de teoría literaria y alguno que otro tema misceláneo. El formato es tanto impreso como electrónico. También están las dos partes que me faltan de la serie de Álvaro Mendiola, de Goytisolo, y las tres de La lucha por la vida, de Baroja. Si sale alguno fuera de orden, regresará al tarro hasta que salga el que corresponda.

Todo esto no impedirá que lea algún libro que no está entre los del tarro, principalmente por motivos de trabajo. Por lo pronto, ya veremos cómo me va con este nuevo proyecto. Sí puedo anunciar que salió el primero que comencé a leer ayer mismo. Se trata de Avatars of the Word, de James J. O’Donnell, y que resultó una casualidad de las buenas porque me viene bien para un trabajo profesional en el que estoy inmersa.

Avatars of the Word: primer libro del tarro.

El 2013 en libros

En el 2013, leí de todo. Completé 55 libros, 5 menos que el año anterior.

El 2013 en libros.

De acuerdo con las estadísticas, leí menos páginas. Sin embargo, no se toma en cuenta el mayor número de libros electrónicos que no se dividen en páginas. Por eso tengo la impresión de que leí más o por lo menos así lo siento. Otros datos son:

  • Leí 16 libros electrónicos, contrario a los 9 del año pasado.
  • Leí 17 libros de autores puertorriqueños, contrario a los 8 del año pasado.
  • Igual que el año pasado, la mayor parte consistieron en textos narrativos. La mayoría fueron novelas, seguido de cuentos y, finalizando, con novelas cortas.
  • El libro impreso más extenso fue Breve historia de España y el más corto Con las peores intenciones.
  • El libro puertorriqueño más extenso fue Cuentos puertorriqueños en el nuevo milenio y el más corto, otra vez, Con las peores intenciones.
  • El libro electrónico más extenso fue Divergent y el más corto La dama del perrito.

¿Qué espero para el 2014? Volví a ponerme como meta leer 50 libros. Puede que sea una cantidad muy baja para una profesora de literatura que debería leer constantemente. Sin embargo, se trata de libros completos, no incluyo en el reto la enorme cantidad de artículos que consulto para preparar clases y trabajos.

De aquí a un año sabré cómo me fue.

2013 Reading Challenge Logo

Ficha para la antología poética Criatura del agua: Obra poética, de Julia de Burgos

Criatura del agua: Obra poética, de Julia de Burgos

Como antesala al centenario del nacimiento de Julia de Burgo, decidí leer esta antología de su obra, ejercicio por demás interesante.

El libro comienza con un estudio preliminar a cargo de José Emilio González que se centra principalmente en los temas del amor, la perdida, el río y la muerte, frecuentes en la obra de Burgos.

Los poemas en sí están divididos en la obra publicada en vida y la póstuma, es decir, los libros Poema en veinte surcos y Canción de la verdad sencilla, publicados en vida; El mar y tú, publicado póstumamente; y poemas sueltos, publicados en periódicos o revistas y algunos inéditos bajo el subtítulo de Criatura del agua.

La edición es muy cuidada y resulta de interés para los estudiosos de obra de Burgos que no es una poeta experimentalista. Su acercamiento a la poesía es bastante tradicional en cuanto a medida, rima y estrofa. Su temática no es particularmente variada. Entre sus peores poemas se encuentran los comprometidos; entre los mejores, los que denotan una angustia existencial.

Este es el tipo de libro que gusta al interesado en la poesía, que no es mi caso. Sin embargo, reconozco que esta mirada a la obra de Julia de Burgos me sirvió para descubrirla más allá de los poemas que siempre se estudian que son buenos, pero no los únicos.

2013 Reading Challenge Logo

Ficha bibliográfica de la Antología de literatura española, vols. 1 y 2, de Priscilla Rosario

Antología de literatura española, de Priscilla Rosario

Compuesta de dos tomos, esta antología es más apropiada para el salón de clases que para una lectura de esparcimiento. De todos modos, no deja de ser una lectura interesante. El primer, tomo cubre la literatura de la Edad Media a partir de las jarchas hasta la literatura mística del siglo XVI; el segundo, desde el origen de la picaresca en el XVI hasta la Generación del 98.

El proyecto es ambicioso: seleccionar lo mejor de diez siglos de la producción literaria castellana. No es tarea fácil. Sin embargo, Rosario sale airosa al combinar fragmentos, selecciones y textos completos. Me pareció acertada la inclusión íntegra de El poema de Mío Cid, La Celestina, El Lazarillo de Tormes, Peribáñez y el comendador de Ocaña, La vida es sueño y Don Juan Tenorio. Es cierto, que en ocasiones, como ocurre con La Celestina, no aparece el prólogo, pero en el salón de clases se puede compensar dicha falta.

Dada la dificulta del proyecto, me parece que las selecciones son atinadas, a pesar de que en algunos casos hubiera preferido otros textos. Por otro lado, las obras carecen de la ventaja de notas explicativas que podrían ayudar al lector de a pie. Como he establecido antes, dicha falta se puede subsanar en el salón de clases si las antologías se utilizan en dicho contexto

Cuando imparto la clase de Introducción a la Literatura Española, utilizo estos textos antológicos. Tienen la ventaja de que recoge los principales textos de la literatura española para cada periodo literario lo que evita que los estudiantes se vean obligados a adquirir múltiples libros. La división de cada tomo se adapta perfectamente a cómo debe dividirse este curso y hay textos suficientes como para asignar con el propósito de realizar trabajos especiales.

Si bien el lector de a pie podría sentirse abrumado por los diez siglos de literatura castellana que se compilan en Antología de literatura española, no dejaría de ser toda una experiencia de lectura que sirva para obtener una visión panorámica de dicha literatura.

2012 Reading Challenge Logo