Archivo de la etiqueta: Plato principal

Sobre recetas culinarias.

Atún guisado

Plátano y atún guisadoParte del problema de vivir sin electricidad es que ciertos productos desaparecen y otros se multiplican. Desaparecen los alimentos que requiera refrigeración y se multiplican los envasados, particularmente en lata. Para variar un poco, sugiero una receta de atún guisado.

La forma más fácil de comer una conserva, cualquiera que sea, es directo del envase, lo cual es muy común con el atún. Sin embargo, las carnes y pescados enlatados se pueden variar con recetas sencillas, fáciles de adaptar para cocinar en una hornilla de gas.

Antes de continuar, debo aclarar que las fotografías se tomaron antes del paso del huracán María.

Ingredientes

  • Una cucharada de sofrito básico (cebolla, pimientos, ajo, ají dulce, cilantrillo y recao)
  • ¼ de taza de salsa de tomate
  • Una hoja de laurel
  • Dos latas de 7 oz de atún de atún
  • Un huevo hervido (opcional)

Procedimiento

  1. Caliente un caldero o una olla con un poco de aceite de oliva a fuego medio alto.
  2. Añada la cucharada de sofrito (o los ingredientes que tenga disponible). Caliente a fuego medio de 5 a 10 minutos. No permita que los ingredientes se quemen.
  3. Vierta la salsa de tomate, mezcle y dejé calentar a fuego medio de 5 a 10 minutos.
  4. Antes de añadir el atún, eche la hoja de laurel.
  5. Incorpore el atún, mezcle bien y deje cocer a fuego bajo de 10 a 15 minutos.
  6. Si se desea, coloque pedazos de huevo hervido al momento de servir.

Plato de atún guisado

Los tiempos aproximados de cocción se deben a que la hornilla de gas cocina más rápido que la eléctrica, además que cada hornilla funciona a su ritmo. Por otro lado, no acostumbro a salpimentar esta receta, pero dejo a discreción de quien la prepare si desea añadir sal y pimienta. Por último, si mientras se cocina los líquidos se han evaporado, no hay problema con añadirle agua antes de la última cocción. Solo hay que procurar que no resulte aguado.

El atún guisado se puede acompañar de arroz, malanga, ñame, yautía, papa, yuca, es decir, cualquier tubérculo. Es especialmente delicioso con guanimes o con plátano hervido. Sé que ahora es casi imposible conseguirlos porque María destruyó la cosecha de plátanos del 2017. Tengo fe de que la del 2018 va a prosperar.

Vegetales salteados

Hace tiempo que no publico una aventura culinaria. Hay razones de sobra para dicha negligencia. Sin embargo, preparé una hace tanto que creo que estoy hablando de años y que, en estos últimos días, he preparado con frecuencia . La receta de vegetales salteados es muy versátil porque, no importa la mezcla de verduras y vegetales que se use, siempre queda bien.

La versión que hago es producto de la improvisación, es decir, cada vez que la preparo, busco lo que tenga en la alacena y lo mezclo con aceite de oliva, ajo, hierbas varias y sal y pimienta. Esta es la razón por la que no doy cantidades exactas en la lista de ingredientes. Preparo mis vegetales salteados al ojo.

Ingredientes

Ingredientes de los vegetales salteados

Procedimiento

  • Calentar la sartén. Añadir unas dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Añadir los dientes de ajo y la cebolla. Mover los vegetales constantemente con una cucharada de madera.
  • Añadir la zanahoria cuando la mayor parte de la cebolla esté traslúcida. Continuar moviendo.
  • Añadir los pimientos y las setas sin dejar de mover los vegetales.
  • Añadir la yuca. Seguir moviendo.
  • Añadir la mezcla de hierbas y salpimentar a gusto.
  • Servir de inmediato o guardar para comer más adelante.

Vegetales salteados listos para comer

Hay varias recomendaciones para preparar esta receta con éxito. En primer lugar, el tener picados y listos los ingredientes antes de calentar la sartén facilita el trabajo. Una vez esté caliente, no se debe detener el proceso o los vegetales pierden su textura crujiente. Segundo, si se utiliza algún tubérculo como papa, yuca, yautía, no debe estar crudo porque no cuece en el proceso de salteado. Lo mismo ocurre con el plátano. Tercero, se puede usar cualquier hierba por sí misma (fresca o seca) o la mezcla que se desee. Hay que tener en cuenta que se usa menos cantidad si está seca. Por último, los vegetales se pueden comer tanto calientes como tibios o frío, así como constituir una comida completa o la guarnición de un plato.

En estos tiempos de crisis, cuando no siempre el presupuesto alcanza para ingredientes costosos, una receta como esta puede convertir cualquier plato en gourmet. También funciona si lo que se necesita es un plato fácil de hacer.

Ensalada de garbanzos

La crisis parece interminable. Hay momentos en que se puede sobrellevar sin mayores problemas, pero en otros la situación provoca que haya que jugar con el presupuesto para cumplir con los compromisos económicos. Por lo general, y contrario a lo que recomiendan los expertos en finanzas personales, es la comida lo primero que sufre recortes.

Pimientos para la ensalada de garbanzos

Fue así cómo surgieron recetas como los plátanos en salsa de albahaca, la ensalada de tres granos con mejorana, papas en hierbas de Provenza, pollo en salsa de ciruelas y la clásica ensalada de garbanzos.

Ingredientes:

  • Una lata de garbanzos o dos tazas de garbanzo ablandado
  • Un pimiento (rojo, verde, amarillo, naranja, morado, blanco o una mezcla).
  • Media cebolla picada.
  • Dos dientes de ajo machacados.
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta a gusto

Ingredientes para la ensalada de garbanzos

Procedimiento:

  1. Primero se pican en cuadritos el pimiento y la cebolla.
  2. En un caldero o sartén calentar el aceite de oliva.
  3. Sofreír la cebolla hasta que queden translucidas.
  4. Añadir el ajo y dejar sofreír unos segundos.
  5. Añadir el pimiento y sofreír.
  6. Añadir los garbanzos y dejar calentar de 10 a 15 minutos.

Ensalada de garbanzos sobre arroz

La receta me la enseñó mi mamá hace años y la preparo en cualquier momento, pero en tiempos recientes, ha resultado ideal. La ventaja es que los ingredientes podrían variar según lo disponible en la alacena, siempre y cuando no falten el ajo, la cebolla y los garbanzos, claro está.

¿Qué hacer con el suero de leche? Tercera idea: Cereal para perros

Hace unos meses, Lucy se unió a nuestra familia. Estaba desnutrida y deseábamos que comiera para que aumentara de peso. Hubo que hacer algo de trampa: convertimos la comida seca en cereal con la ayuda del suero de leche.

Lucy cuando llegó

Así de flaquita estaba Lucy cuando llegó a la casa.

Es muy fácil preparar el cereal para perros: se sirve la porción de comida seca que corresponda y se mezcla con un poco del suero de leche. Eso es todo.

Quizás sea buena idea presentar un paso a paso:

Comida seca para perros

Echar una porción de comida seca para perros en un plato.

Añadiendo suero de leche

Añadir el suero de leche a la comida seca para crear el cereal. Con un poco es suficiente.

Mezclando el suero de leche y la comida seca para formar el cereal para perros

Mezclar el suero de leche y la comida seca para que el líquido ablande la comida y se forme el cereal.

comiendo el cereal

Servirle la comida al perro o la perra. (Esta fue la mejor foto que obtuve de Lucy comiéndose su cereal).

Lucy es una perra rescatada que, al parecer, sufrió de malnutrición y, como consecuencia, perdió algunos dientes. Cuando llegó a la casa, estaba tan flaca y débil que apenas se movía. Supongo que convertir la comida seca en cereal hizo que sus dientes delicados no se resientan, que pudiera comer con más facilidad y recuperar fuerzas.

Lucy con más peso

Lucy de visita en la plaza Palmer de Cagauas cuando ya había aumentado de peso

Hoy día, Lucy es otra. Ha aumentado de peso, pero lo más importante es que es muy ágil y fuerte, más de lo que hubiéramos imaginado. Ya no hay que hacerle trampa para que coma. Al contrario, tiene muy claro cuáles son sus horas de comida y la exige si tardamos un poquito.

Quien tenga un perro y haya hecho yogur griego, puede prepararle un plato de cereal para ocasiones especiales como nosotros hacemos con nuestras perras.

Plato principal: Pollo al Merlot con setas

Como se puede observar en el menú de Acción de Gracias, no comimos pavo.

Menú de Acción de Gracias

Como plato principal, opté por pollo. No es la primera vez, pero en esta ocasión en vez de asarlo lo preparé en la olla de cocción lenta, así se iría cocinando mientras confeccionaba el resto de la cena.

The Ultimate Slow Cooker Book

Encontré la receta de pollo al Merlot con setas en The Ultimate Slow Cooker Book, de Better Homes and Gardens (Hoboken, NJ: Wiley, 2011) que había usado antes. Me pareció que podría encontrar fácilmente los ingredientes y que sería una forma distinta de comer un ave en el día de Acción de Gracias.

Algunos ingredientes para el pollo al Merlot

La ventaja de la olla de cocción lenta es que los alimentos se cocinan solos. Así que  el plato estuvo listo entre una receta y otra, alguno que otro trago de Merlot (un Santa Helena Varietal del 2012) y la preocupación de que el pollo no se cociera como debía, pero imposibilitada de verificar porque en este tipo de ollas, abrir la tapa es un no-no. A la larga, el pollo se coció bien y terminamos comiendo un pollo guisado con vino más caro que El Canario o El Cocinero.

Pollo al Merlot con setas

Sabía delicioso, pero si en vez de setas hubiera usado papas, nadie se hubiera percatado de que no era el prosaico pollo guisado de cualquier fonda. Aunque el color lo hubiera delatado.