Archivo de la etiqueta: Narrativa

Sobre novelas, cuentos y cualquier otro texto cuyo fin sea narrar.

Libros leídos en el 2018

Los libros leídos en el 2018 fueron menos de la mitad que en años anteriores. La razón es muy poderosa. Sin embargo, hay veces que el destino avisa las situaciones. Es una la que no entiende.

Cuando comenzó el 2018, decidí colocar como meta leer 24 libros en el reto de Goodreads. No tenía ninguna razón para hacerlo, el año anterior había leído 70.

Todos los libros leídos en el 2018

Todos los libros leídos en el 2018

Es cierto que estaba descorazonada con la crisis de María, con el trabajo y con mi salud. Pero, aun así, no recuerdo en qué estaba pensando. Resultó que la vida misma me estaba dando una señal. Apenas leí 29 libros.

Y me dio mucho trabajo leer los libros. Tanto así que solo logré publicar una reseña. No tuvo nada que ver el hecho de que no me gusta hacer las reseñas, como confesé hace un año. Primero estaba muy débil; luego, confundida, y, por último, con problemas de concentración.

¿Cómo completé la meta y leí cinco libros adicionales? No tengo idea. Solo sé que leí un total de 6,672 páginas, el número más bajo desde 2012.

Algunos detalles sobre los libros leídos en el 2018

  • El libro más largo fue The Sagas of Icelanders; el más corto, The Happy Prince and Other Tales, de Oscar Wilde.
  • La mayoría de los libros, 14, fueron originalmente escritos en inglés; les siguen muy cerca los 13 en español, ocho de ellos puertorriqueños. Dos adicionales, eran traducciones; una al inglés y otra al español
  • Leí 14 en formato electrónicos y 12 impresos. Leí dos de los libros los cuando eran manuscritos y ambos están publicados por lo que tengo en mi poder la versión está impresa: el primero es mi propio libro, Ojos llenos de arena, y el segundo es uno que edité.
  • El género más leído fue la novela, seguido del cuento y del teatro. No leí ni un solo poemario, salvo el que sometí a un certamen y que no se ha publicado.
  • 15 de los títulos salieron del tarro de libros. Ha sido el número más alto desde que comencé el proyecto en el 2014. Por cierto, hasta ahora he leído 42 de 192.
Libros del tarro de libros leídos en el 2018

Los libros salidos del tarro en el 2018

El libro más importante

Revisando pruebas de Ojos llenos de arena para el bloganiversario nono

Por supuesto que el libro más importante de todos fue el mío, al que espero que este año le siga otro, posiblemente académico. Sé que no se recomienda publicar todo de un cantazo, pero tengo un poco de prisa. Si no lo hago ahora, me convertiré en la autora de un solo libro y eso lo puedo permitir.

El reto para el 2019

Este año, en el que ya leí el primer libro, otra vez puse como meta leer 24 libros. Supongo que leer dos libros mensuales no será tan difícil, siempre que no me toque un mamotreto como todos los años. Espero que al menos la mitad sean títulos del tarro. Ese proyecto está lento. ¿Para qué lo voy a negar? Puede que algún día lo complete.

El jarama, el primer libro salido del tarro en el 2019

El jarama, el primer libro salido del tarro en el 2019

Promoción de Casa Norberto de la presentación de Ojos llenos de arena

La presentación de Ojos llenos de arena

Hacer lo que sea me cuesta. Entre los efectos secundarios del tratamiento anticáncer están la sensación de cansancio y la visión borrosa, entre otros. Tal parece que me afectan y por eso no había hablado antes de la presentación de Ojos llenos de arena.

Presentación a cargo de la Dra. Marta I. Jiménez | Apoyen lo nuestro: Casa Norberto • Libros & Cafébar, Lisa Marrero-Rosario Instructor, Matbakh Aziza, Zenaida Marie Photography

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Saturday, September 15, 2018

Es poco lo que puedo decir sin cansarme mucho. Esa noche estaba feliz. Creo que se nota en las fotografías. La Dra. Marta I. Jiménez reseñó el libro de una manera que habló de todos los cuentos (trece en total) sin delatar los finales. Fue mucha gente, entre ellos compañeros de trabajo, estudiantes de Río Piedras y de Cayey, amigos y, los más importantes, familiares.

Cumplí mi promesa de usar el traje al que llamé “Fantasía floral” por ser el favorito del público. También se vendieron muchos ejemplares y hasta se hizo un Facebook Live, gracias a El Post Antillano:

En resumen, estoy muy contenta con la actividad. Ahora me preparo para las próximas presentaciones que serán más conversatorios, todas en octubre: En UPR-Humacao el 9; en Librería Laberinto el 11, y en UPR-Cayey el 16. Habrá otras, pero se anunciarán más adelante.

¿Cómo podré cumplir con los compromisos si me siento tan cansada? Poco a poco, un día a la vez como he hecho hasta ahora.

Presentación de Ojos llenos de arena

Ojos llenos de arena se presenta en sociedad

Este próximo jueves 6 de septiembre de 2018 se llevará a cabo la presentación en sociedad de mi libro de cuentos Ojos llenos de arena.

Si el párrafo anterior parece frío y desapasionado se debe a un extenuante ejercicio de autocontrol: ¡Estoy feliz!

Con mi bebé Ojos llenos de arena

Feliz, feliz, feliz

No he aprovechado el blog para hablar de mi experiencia con la publicación del libro. Mea culpa. Pero una visita a las notas de mi página oficial en Facebook cuenta otra historia.

No puedo contener la emoción. Es mi primer libro. Supongo que no será igual con los próximos, porque habrá otros, que nadie lo dude.

Por lo pronto, la presentación en sociedad de Ojos llenos de arena se llevará a cabo el 6 de septiembre a las 7:00 p. m. en Casa Norberto, Plaza Las Américas. La misma estará a cargo de la Dra. Marta I. Jiménez. Allá les espero.

P. D.: Me pareció divertido crea una encuesta para decidir qué vestido usaré para la ocasión.

El próximo jueves 6 de septiembre presento mi libro en Casa Norberto • Libros & Cafébar a las 7:00 p. m. Ayúdame a escoger lo que vestiré ese día.

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Wednesday, August 29, 2018

Camp NaNoWriMo, julio 2018

Fotografía de Ginny

Fotografía de Ginny

Solo a mí se me ocurre participar en el Camp NaNoWriMo, edición de julio de 2018. La idea parecía buena cuando comencé: Aprovechar el mes para revisar varios proyectos, no solo uno como hice con el NaNoWriMo del 2017.

El año pasado reescribí Destino errante, la novela que escribí como proyecto del blog hace varios años. Pensé que aprovechar Camp NaNoWriMo para eliminarle varios capítulos y darle punto final. Sin embargo, no me nace trabajar en ella. Decidí trabajar en varios otros proyectos y no he tenido mayores problemas. Se trata de novelas que escribí después y que no me tomo tan en serio. Ese es el caso de Nada que perder, la novela que escribí la primera vez que participé en NaNoWriMo.

Portada y contraportada de Ojos llenos de arena que no trabajaré en Camp NaNoWriMo

Portada y contraportada de Ojos llenos de arena, trabajo de José Orlando Sued

Es cierto que me he puesto la presión innecesaria y casi imposible de tener los proyectos terminados cuando terminé el mes. No sé cómo me sentiré una vez comience el tratamiento. Además quiero sentir que tengo algo listo además de Ojos llenos de arena. No quiero ser autora de un solo libro.

El 31 de julio tendré terminada una novela. Son varios los proyectos en los que trabajaré, a alguno podré darle punto final.

¿Qué pasará después? Supongo que publicaré el libro. Solo me sospecho que no será Destino errante.

Por lo pronto, no sé si me metí en un lío demasiado grande cuando decidí participar en el Camp NaNoWriMo. Ahora que estoy a mitad de camino, pienso que la meta es muy ambiciosa. Revisar varios proyectos, incluyendo Destino errante, que no me nace trabajar en él, es más de lo que puedo hacer este mes.

Crisis en la cocina

Crisis en la cocina se publico en la Revista Le.Tra.S 4.1

Suspiraron después de pronunciar la palabra final de la novela que habían estado leyendo en voz alta a falta de televisor. La crisis los había dejado en la quiebra. Lo último que quedaba en la despensa eran tres papas, una zanahoria, media cebolla, media pechuga de pollo, un diente de ajo, un suspiro de aceite de oliva, algunas hierbas secas, sal y pimienta y una botella casi completa de jerez.

Ambos se miraron y comenzaron a reír a carcajadas. El restaurante quebró, el “food truck” nunca despegó, estaban a punto de ser desahuciados y tenían tantas deudas que de seguro nunca terminarían de pagarlas. Quizá no sabrían cómo resolverían al día siguiente, pero esa noche aprovecharían los conocimientos adquiridos en la escuela culinaria. Comerían mejor que el coronel del libro que acababan de cerrar.

 

Microficción publicada en Revista Le.Tra.S., vol. 4 no.1, enero-mayo 2017. Se puede leer en http://www.youblisher.com/p/1903542-/.