Archivo de la etiqueta: Manualidades

Si implica crear, aquí está.

Atomizador para telas en fondo negro

Atomizador para telas

Cuando uno de los miembros de un matrimonio no trabaja, hay que ahorrar. Una manera es aprovechar lo que ya hay en la casa para preparar productos de uso frecuente. Es así como llegué al atomizador para telas.

Aceites para quemar para el atomizador

En la red hay muchas recetas, pero para esta prefiero la más sencilla, por lo que los ingredientes son los siguientes:

  • Aceite con olor
  • Una medida de vinagre
  • Dos medidas de agua

El envase debe tener su propio atomizador. Recomiendo una botella reciclada. Antes de usarla es preciso lavarla bien para eliminar todo el producto anterior del interior y, sobre todo, del tubo del atomizador.

En cuanto al aceite, utilizo tanto el de aroma natural o artificial; el diseñado para usarse en la piel o no. Para mí, lo importante es que con unas pocas gotas huela bien. Puedo utilizar un solo olor como el de lavanda o rosa, o una mezcla como la de limón y menta.

Aceite esenciales para el atomizador

El vinagre que utilizo es el blanco. Lo he intentado con vinagre de manzana y otras variedades, pero el resultado es demasiado fuerte. Con el vinagre blanco no me preocupo por el olor porque se disipará a los pocos segundos de rociarlo.

Las medidas para el vinagre y el agua dependerán del tamaño del envase que se utilizará. Comienzo con una proporción de 1:2, de vinagre y agua. Si es necesario añadir más líquido para llenar el envase, añado más agua, no vinagre.

Una vez tenga el envase con la cantidad de líquido preciso es que añado las gotas del aceite. Comienzo echando unas pocas, máximo cinco. Si es necesario añado más hasta llegar al olor deseado. No debe ser más oloroso que el vinagre. Al rociar, el olor de vinagre desaparece y queda el del aceite.

Atomizador para telas en fondo azul

Cuando estoy satisfecha con el resultado, lo dejo reposar por veinticuatro horas antes de rociar sobre telas, muebles de tela o los asientos del carro, sin inundarlos. No usar en cuero o vinil.

Preparar un atomizador para telas es fácil y ayuda a la economía familiar al utilizar ingredientes que ya se poseen o que no cuestan mucho.

Portada para las instrucciones

Lápices de Cupido: Manualidad para San Valentín

Hacer estos dichosos lápices de Cupido fue uno de esos líos en los que me metí, innecesariamente. Lo peor no fue eso, sino que involucré en el asunto a la gran Natalie y a HAA, que aún deben estar molestos conmigo.

Lápiz de Cupido originalEl año pasado para estas fechas, tomé un taller de cuento con María Zamparelli. Ella inició el mismo, obsequiando un lápiz transformado en flecha de Cupido. Como para esos momentos formaba parte del comité que organizó el cuarto certamen de Cartas de Amor, traje la idea como un detalle para entregar a los seleccionados por el jurado, independientemente del premio que obtuvieran.

Manualidad terminada

El proyecto fue una pesadilla. Trabajamos en él tres personas y nos tardamos media hora, perdón, tres días. Qué tres días, un mes completo.

Materiales

  • Lápices
  • Dos láminas de foami (goma EVA) con o sin escarcha: una roja y otra de otro color como negro, blanco, dorado, plateado, rosado, etc.
  • Molde de corazones y plumas de flechas (puede hacerse a ojo).
  • Tijeras

Procedimiento

  1. Figuras trazadas en foamiTrazar la figura en la parte posterior del foami con el molde que corresponda. Rojo para el corazón y cualquier otro color para las plumas.
  2. Cortando el trazo en foamiProceder a cortar con cuidado.
  3. Cortando las muescasDoblar por la mitad el foami cortado y se cortan dos muescas en el centro.
  4. Colocando la figura en el lápizInsertar el lápiz a través de las muescas. Las plumas van en la goma, y el corazón en la punta.
  5. Fáciles de hacer los lápices de CupidoListo, al fin.

El trabajo que pasamos fue tanto, que salimos del taller de mal humor, con hambre y llenos de escarcha.

En cuantos al certamen, las cartas ganadoras se publicaron en el periódico Diálogo en la nota titulada: Cartas de amor… para todos los amores, por Antonella Vega. ¡Espero que las disfruten hiperbólicamente!

Todos los lápices de Cupido

Mosaico de muchas camisetas

Una camiseta blanca; muchas posibilidades

Mi sobrina pasó buena parte del verano en casa y tuve que inventar actividades para entretenerla. Por suerte, hace un tiempo compré un kit para teñir telas con la técnica de tie-dye y convertimos una camiseta blanca en varias. La hipérbole me queda muy bien, ¿verdad? En realidad, compramos varias camisetas y creamos ropa nueva para este semestre que comienza la semana próxima.

Para llevar a cabo este proyecto se necesita: guantes, delantal, liguillas o gomitas, una superficie plana, plástico para proteger la superficie, papel celofán, botellas exprimibles y tintura líquida o en polvo. Los guantes y el delantal se utilizan para protegerse porque es posible (no, es seguro) que una se manche con el tinte.

En primer lugar, hay que asegurase de que la superficie esté limpia. Para eso, lo mejor es protegerla con un plástico o una bolsa para recoger basura. Si se pintas más de una camiseta o se limpia muy bien el plástico o se cambia porque cualquier tintura que haya quedado lo absorberá la próxima pieza de ropa que coloque sobre la superficie y será difícil retirarla.

En este caso, primero lavamos las camisetas, las preparamos todavía húmedas, usando las liguillas, según la técnica que utilizamos, las teñimos, las envolvemos en papel celofán para mantenerlas húmedas, luego las enjuagamos hasta que el agua salga clara, las lavamos y las secamos. Así de fácil. La red está llena de tutoriales que muestran el paso a paso. El de wikiHow es bastante útil.

Arrugado

La primera técnica con la que experimentamos fue la del arrugado que no usa liguillas. Solo se extiende la camiseta en la superficie, se arruga todo lo que se quiera y se echa el tinte al azar.

Camisetas arrugadas

La de la izquierda es la mía; la otra, la de mi sobrina.

Círculo

También se le conoce como sol o remolino. Esta la hicimos tomando un poco de tela del centro, se amarra con una liguilla, luego se usa otra liguilla para amarrar más adelante y se tiñe con los colores que se desee. En esta ocasión, usamos uno para la tela amarrada con las liguillas y otro para el resto. Pudimos haber usado hasta tres colores.

Camiseta azul con un círculo rosado, que una vez fue una camiseta blanca.

Podría tratarse de un sol rosado en el cielo azul.

Espiral

Esta fue la técnica con la que obtuvimos el resultado más bonito. Se extiende la camiseta en la superficie, se toma el centro y se va enrollando, formando un espiral. Cuando esté toda enrollada, se le colocan tres liguillas que dividan el círculo que se ha formado en seis triángulos. Usamos un color en un triángulo y su opuesto, hasta completar tres colores.

Espirales azules, verdes y amarillos

Esta es mi camiseta favorita

Con excepción de la camiseta rosada, mi sobrina las tiñó todas y así la mantuve entretenida. Es difícil que una camiseta teñida con la técnica del tie-dye quede fea, aun cuando se cometa algún error. ¿Adivinen quién trató de teñir una camiseta y el resultado fue espantoso? Ese es tema para otra entrada.

Proyecto "Blimbineando un vaso térmico".

Blimblín

Hacía algunos años que tenía un vaso térmico para decorar con el que no había hecho nada. Más recientemente había adquirido por error un papel escarchado para scrapbooking que nunca devolví a la tienda. Hace poco estaba navegando por la red cuando encontré varios tutoriales para añadir escarcha a un vaso térmico. Tardé casi 24 horas en que sucediera el momento eureka que juntara los tres eventos y se me ocurriera blimblinear mi vaso térmico.

Materiales para añadirle blimblín al vaso térmico.

Para el proyecto es necesario un vaso térmico especial para adornar con fotos, un papel escarchado de cualquier color –aunque el dorado es el que parece dominar en la red–, un lápiz y una tijera.

Proceso del proyecto "Blimbineando un vaso térmico".

Con el molde que incluye el vaso se traza la forma en el papel, se corta con la tijera, se coloca el papel dentro del vaso y se cierra. Listo. Mucho más fácil que con la escarcha, menos reguero y con la ventaja de que cuando se desee, se puede cambiar el papel a otro de diferente diseño.

Vaso térmico con blimblín.

Debo reconocer que beber en un vaso blimblineado no es igual que otro vaso cualquiera. Se siente como si casi fuera parte de los ricos y famosos, aunque lo que se beba sea una simple agua.

Guirnaldas de cartas de amor, segunda parte

Antes de continuar con realización de las guirnaldas de cartas de amor, repasemos lo que se ha hecho hasta ahora.

Recuento del trabajo anterior para las guirnaldas de cartas de amor.


Ahora sí la segunda parte del proceso:

Conexión de una carta y otra
6. Primero se hicieron dos hoyos con una aguja: uno arriba y el otro abajo. Con hilo de tejer se conectaron las cartas.
Así se ven en la parte de atrás
7. Hay que asegurarse de que la parte más larga del hilo quede en la parte de atrás de la carta para que se pueda leer sin problemas.
La terminación
8. Una vez se juntan las cartas que conformarán la guirnalda se anuda el hilo en ambos extremos para que no haya posibilidades de que se deslicen las cartas.
Cinta adhesiva para reforzar
9. Para reforzarlas, utilizamos cinta adhesiva cerca de ambos hoyos.
La decoración
10. Por último, se utilizan las guirnaldas para la decoración. Con unas plantas se tapó el receptáculo, se colocó el podio en el centro y la mesa ovalada se usó para colocar los obsequios.

La actividad quedó muy bien y hubo quienes leyeron algunas de las cartas en las guirnaldas.

La ceremonia de premiación
El proponente del certamen Axel Rubén Casillas Silva, de Habitando letras, se dirige al público

Las cartas ganadoras se han publicado en la página en Facebook del Departamento de Estudios Hispánico de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.