Archivo de la etiqueta: Literatura

Elucubraciones literarias

Reseñas aleatorias con una en inglés de ñapa

Ninguno de estos libros se reseñará (Oh well!!!)

https://www.goodreads.com/book/show/22755268-emaculum

La puntuación de 4.5 se debe a unos pocos “typos” en esta entrega más que en las otras dos. La trilogía de “The Scourge” es excelente y la última novela la mejor. No sé si leer ahora la saga de “The Beast of Maug Murai” no resulte ser tan buena como esta.


https://www.goodreads.com/book/show/22755268-emaculum

Para los seudointelectuales existen dos tipos de novelas: la erudita y la de acción. La primera consiste en referencias oscuras, exceso de simbología, reflexiones abigarradas y extensas disquisiciones filosóficas, dirigido todo a unos pocos que están por encima de la torre de marfil. La segunda, cuyo adjetivo la describe, va dirigida a las masas. Las buenas novelas, en mi opinión, tratan de balancear, de algún modo, ambos aspectos.

El blog del inquisidor pretende irse al primer extremo. La acción se limita a los últimos dos capítulos. El resto consiste en comentarios de carácter filosóficos y simbólicos tan extensos que resultan aburridos. Lo peor es que cae en lo pedante porque buena parte de la simbología el autor, amablemente, nos la explica. No hay oportunidad para que un lector activo trate de manifestarse.

No habría mayores inconvenientes con lo anterior de no ser porque no ocurre nada. En serio, nada. No hay acción, todo se nos dice, excepto en los últimos dos capítulos donde han quedado tantos cabos sueltos que no hacen ninguna diferencia.

El título es engañoso. Si bien aparece un blog “escrito” por un inquisidor, funciona solo como excusa para el resto de la trama (si es que hubiera alguna). El blog que leemos es el de Theresa, la narradora.

No es la primera vez que me encuentro con un texto que pretende hacer uso de una nueva tecnología que el autor no entiende. Ese es el caso de esta novela. En algún momento, Theresa se pregunta si alguien lee su blog y mi respuesta inmediata fue “No, nadie”. Nadie lee ni escribe un blog cuyas entradas promedios son de 25 páginas, excepto quienes están por encima de la torre de marfil. Los blogs no funcionan así. La novela pudo muy bien titularse “El diario en papel de Theresa”.

En cuanto a aspectos técnicos, salvo contados errores ortográficos, la redacción es muy buena. No obstante, el uso excesivo de la cursiva (itálica, bastardilla o como quieran llamarle), incluso cuando no corresponde, hizo que la novela fuera aún más pesada de leer.

El blog del inquisidor aspira a ser una novela erudita, carente de acción, que más bien parece dirigida a unos pocos que apenas conocen las nuevas tecnologías.


https://www.goodreads.com/book/show/22755268-emaculum

Rusty Fischer no es mi escritor favorito. El hombre escribe un montón, publica casi todo lo que escribe y encima lo pone disponible para descarga gratuita.

Este libro es una compilación de doce cuentos que se desarrollan en el pueblo ficticio de Snowflake, Carolina del Sur. Fischer es meticuloso en la creación del lugar. Después de leer sus cuentos, el lector se puede hacer una idea de cómo es y cuáles son sus atractivos principales. Y también de cuán aburrida es la vida de sus blanquísimos habitantes.

Los cuentos son predecibles: una pareja heterosexual tiene su final HEA (felices para siempre, por sus siglas en inglés). Las variaciones a ese tema son pocas; Fischer no se caracteriza por desviarse de lo que le funciona. El detalle es que al quinto cuento el lector agradecería un negro, un latino o algún otro extranjero por algún lado, un homosexual, un bi o un trans… algo que haga la cosa más interesante. Por cierto, un conflicto profundo tampoco vendría mal.

Fischer escribe bien, con pocos errores, modismos controlados y técnicamente correcto. Todas sus voces narrativas, sean masculinas o femeninas, jóvenes o viejas, suenan iguales. La sorpresa no se le da muy bien o la rehuye a toda costa.

Cualquier texto de Fischer es buena opción para una lectura sin muchas pretensiones. Esto no es alta literatura. Para algo más profundo, mejor buscar otro autor.


La ñapa:

https://www.goodreads.com/book/show/22755268-emaculum

This is the first time that a living author follows publicly my reading progress. There has been a couple of dead ones but it’s not the same feeling. Anyway, I thought it’d be nice to let K. Larsen know what’s my take on her novel.

Tug of War is the typical romance with a classic love triangle with a twist: they’re really lousy people. It’s well written although I did find a couple of typos. My main complaint may not be Larsen’s fault: the ebook was difficult to navigate. An index would’ve made easier the reading experience.

The story itself, as stated above, is nothing out of the ordinary. I was able to predict Clara’s choice from the start. There’s a couple of plot twists to shake things up a little bit, but it’s clear nothing will change the established outcome. This is one of the weakest aspect of the novel. The other is the title. It’s spoken by Clara while thinking about her feelings for these two guys, Sawyer and Dom, but she’s also a compulsive liar, so we know she’s not torn, she’s just lying to herself. Unless the actual tug of war is between what Clara pretends to be and what she really is. But that is material for academic analysis.

The strongest aspect is the characters’ development. Each member of the triangle has some good qualities and some really bad ones. I couldn’t decide which one of the male characters was worse, Sawyer, the martyr, or Dominique, the rich boy. On the other hand, Clara is Scarlett O’Hara’s favorite child. Her name is ironic since transparency isn’t her thing. She uses people, she lies, she’s egocentric, she’s untrustworthy, and she thinks with her cunt. I love her. She’s a great character. When I finished reading I thought that she choose the guy she was meant to be since they both are awful and deserve each other. Besides, once you know her past her choice comes as no surprise.

Why three stars you ask… -1 for the predictability, and -1 for everything else: the typos, the title, the non-indexed ebook, and the no mention of condoms. Characters can do whatever they want with their fictitious bodies but, please, use a condom.

I enjoyed reading Tug of War. The multiple layers of the three main characters alone made it worth it.


Publicadas originalmente en www.goodreads.com.

Qué puedo aprender de Jane Austen

Fragmento de “Jane Austen Semper”, de Eymery, Wikimedia Commons

Diez lecciones para escribir novelas rosas

He reconsiderado la decisión de no continuar escribiendo mi primera novela. Todo se debe al siguiente cartel:

© Rachel | http://wishmade.blogspot.com

Hola, me llamo Maite, soy escritora de novelas rosas y mi santa patrona es Jane Austen. Gracias a ella, me he dado cuenta de que la novela que escribía no iba para ningún lado porque no estaba fundamentada sólidamente en los cimientos del género. Así que como dice el cartel, me estoy inspirando en Austen y he aquí diez lecciones que espero incorporar a mi rutina de redacción, tan pronto termine el primer borrador.


  1. La heroína no será la más linda de todas, como Anne Elliot, pero puede ser carismática como Emma Woodhouse, fiel a los que quiere como Fanny Price y extremadamente inteligente como Elizabeth Bennet.
  2. Puede contar con la ayuda de una amiga que se convierte en su confidente o al menos en víctima de sus esquemas como Charlotte Lucas, Harriet Smith, lady Russell y la Sra. Smith. Esta amistad sufre un tropiezo en algún momento, pero no es irreparable.
  3. El galán es guapo como el capitán Frederick Wentworth, económicamente holgado como George Knightly y no necesariamente corresponde a la heroína de inmediato como Fitzwilliam Darcy. Una ñapa: por lo general, él también podría contar con uno o varios confidentes.
  4. Tanto a la heroína como al galán se les aparece alguna competencia que aparenta ser infranqueable. En cuanto a la chica, es mucho más linda que la heroína, pero no necesariamente más inteligente o carismática. Ese es el caso de Mary Crawford, Caroline Bingley, Anne de Bourgh, Lucy Steele y Louisa Musgrove. El chico parece tener intensiones serias, pero no está a la altura moral del galán como pasa con George Whickam, Henry Crawford o William Elliot.
  5. En ocasiones, hay una historia de amor paralela. Ese es el caso de binomio Jane Bennet/Charles Bingley en Pride and Prejudice, el trío que no es trío de Marianne Dashwood/John Willoghby/el coronel Brandon en Sense and Sensibility y, por supuesto, los traviesos Jane Fairfax/Frank Churchill en Emma.
  6. En algún momento, puede que la heroína emprenda un viaje como Catherine Morland a Bath, Elinor Dashwood y Marianne a Londres y Anne Elliot y todo el bonche a Lyme y luego ella a Bath.
  7. Rara vez, tanto la heroína como el galán son hijos únicos y puede que tengan algún hermano preferido. Ese es el caso de Elizabeth y Jane Bennet, Fitzwilliam y Georgiana Darcy, Fanny y William Price y Elinor y Marianne Dashwood.
  8. Las figuras maternas y paternas pueden llegar a ser… ¿difíciles? Los finalistas al premio del peor padre son: el rey del laisser faire el Sr. Bennet, el hipocondriaco de Henry Woodhouse, el alcohólico Sr. Price, el tiránico del general Tilney y el narcisista sir Walter Elliot. Las finalistas al premio de la peor madre son: la insoportable Sra. Bennet, lady Bertram, la habitante eterna de Lalalandia, la irreponsable Sra. Price, la boba de la Sra. Dashwood y la tirana Sra. Ferrars.
  9. La voz narrativa predilecta es la tercera persona omnisciente que narra los sucesos sin muchos miramientos como si hablara con un amigo de trivialidades, pero al que poco a poco le cuenta una historia bastante compleja.
  10. La relación entre la heroína y el galán termina en boda. Ese matrimonio siempre es por amor. Los matrimonios exitosos tienen esa característica y a los fracasados les falta. Sin embargo, no es un amor que se forma de inmediato. Puede que tarde en llegar y cuando llega parece un imposible. Elinor Dashwood y Edward Ferrars tienen el inconveniente de que él ya está comprometido; Elizabeth Bennet y el Sr. Darcy se llevaban muy mal al principio; Edmund Bertram es incapaz de darse cuenta de lo que realmente siente por Fanny Price; y parece como si hubiera pasado la oportunidad para Anne Elliot y el capitán Wentworth.

Poner en práctica estas lecciones significa que tendré que reestructurar buena parte de lo ya escrito. Pero para eso son los segundos, terceros y demás borradores, ¿no?