Archivo de la etiqueta: Jane Austen

Qué puedo aprender de Jane Austen

Fragmento de “Jane Austen Semper”, de Eymery, Wikimedia Commons

Diez lecciones para escribir novelas rosas

He reconsiderado la decisión de no continuar escribiendo mi primera novela. Todo se debe al siguiente cartel:

© Rachel | http://wishmade.blogspot.com

Hola, me llamo Maite, soy escritora de novelas rosas y mi santa patrona es Jane Austen. Gracias a ella, me he dado cuenta de que la novela que escribía no iba para ningún lado porque no estaba fundamentada sólidamente en los cimientos del género. Así que como dice el cartel, me estoy inspirando en Austen y he aquí diez lecciones que espero incorporar a mi rutina de redacción, tan pronto termine el primer borrador.


  1. La heroína no será la más linda de todas, como Anne Elliot, pero puede ser carismática como Emma Woodhouse, fiel a los que quiere como Fanny Price y extremadamente inteligente como Elizabeth Bennet.
  2. Puede contar con la ayuda de una amiga que se convierte en su confidente o al menos en víctima de sus esquemas como Charlotte Lucas, Harriet Smith, lady Russell y la Sra. Smith. Esta amistad sufre un tropiezo en algún momento, pero no es irreparable.
  3. El galán es guapo como el capitán Frederick Wentworth, económicamente holgado como George Knightly y no necesariamente corresponde a la heroína de inmediato como Fitzwilliam Darcy. Una ñapa: por lo general, él también podría contar con uno o varios confidentes.
  4. Tanto a la heroína como al galán se les aparece alguna competencia que aparenta ser infranqueable. En cuanto a la chica, es mucho más linda que la heroína, pero no necesariamente más inteligente o carismática. Ese es el caso de Mary Crawford, Caroline Bingley, Anne de Bourgh, Lucy Steele y Louisa Musgrove. El chico parece tener intensiones serias, pero no está a la altura moral del galán como pasa con George Whickam, Henry Crawford o William Elliot.
  5. En ocasiones, hay una historia de amor paralela. Ese es el caso de binomio Jane Bennet/Charles Bingley en Pride and Prejudice, el trío que no es trío de Marianne Dashwood/John Willoghby/el coronel Brandon en Sense and Sensibility y, por supuesto, los traviesos Jane Fairfax/Frank Churchill en Emma.
  6. En algún momento, puede que la heroína emprenda un viaje como Catherine Morland a Bath, Elinor Dashwood y Marianne a Londres y Anne Elliot y todo el bonche a Lyme y luego ella a Bath.
  7. Rara vez, tanto la heroína como el galán son hijos únicos y puede que tengan algún hermano preferido. Ese es el caso de Elizabeth y Jane Bennet, Fitzwilliam y Georgiana Darcy, Fanny y William Price y Elinor y Marianne Dashwood.
  8. Las figuras maternas y paternas pueden llegar a ser… ¿difíciles? Los finalistas al premio del peor padre son: el rey del laisser faire el Sr. Bennet, el hipocondriaco de Henry Woodhouse, el alcohólico Sr. Price, el tiránico del general Tilney y el narcisista sir Walter Elliot. Las finalistas al premio de la peor madre son: la insoportable Sra. Bennet, lady Bertram, la habitante eterna de Lalalandia, la irreponsable Sra. Price, la boba de la Sra. Dashwood y la tirana Sra. Ferrars.
  9. La voz narrativa predilecta es la tercera persona omnisciente que narra los sucesos sin muchos miramientos como si hablara con un amigo de trivialidades, pero al que poco a poco le cuenta una historia bastante compleja.
  10. La relación entre la heroína y el galán termina en boda. Ese matrimonio siempre es por amor. Los matrimonios exitosos tienen esa característica y a los fracasados les falta. Sin embargo, no es un amor que se forma de inmediato. Puede que tarde en llegar y cuando llega parece un imposible. Elinor Dashwood y Edward Ferrars tienen el inconveniente de que él ya está comprometido; Elizabeth Bennet y el Sr. Darcy se llevaban muy mal al principio; Edmund Bertram es incapaz de darse cuenta de lo que realmente siente por Fanny Price; y parece como si hubiera pasado la oportunidad para Anne Elliot y el capitán Wentworth.

Poner en práctica estas lecciones significa que tendré que reestructurar buena parte de lo ya escrito. Pero para eso son los segundos, terceros y demás borradores, ¿no?