Archivo de la etiqueta: Familia

Porque la familia a veces merece una mención

Acción de Gracias 2018

Este día de Acción de Gracias 2018 debió ser igual que los anteriores. Pero no fue así.

En años anteriores, he aprovechado el día libre para alguna aventura culinaria. La más ambiciosa fue la del 2010 cuando mi mamá vivía con nosotros.

Collage del día de Acción de Gracias 2010

Así de grande fue la cena del 2010

Desde que murió mi madre pasamos el día en casa de mi hermana. En esta ocasión, quise participar preparando algo, lo que, por razones que desconozco no había hecho antes. Los platos que confeccioné fueron una ensalada de papas y un pastel de queso de limón.

Menú del día de Acción de Gracias 2013

La del 2013 incluyó un menú

Sin embargo, hace unos meses que no tengo suerte en la cocina. Es raro que prepare algo que quede realmente bueno o que se vea bien. Por ejemplo, el pastel de queso quedó feo. De hecho, por poco se quema. Al menos sabía bien.

Casi se veía tan feo como los pasteles que preparé en el 2011

En el caso de la ensalada de papas, encontré papas de colores en el supermercado y decidí preparar una ensalada de papas multicolores. Salvo la papa azul, casi no se notaba la diferencia entre las papas rojas, blanca y amarilla. Además, no se cocieron de forma pareja y la papa blanca se desmoronó. Lo que logró que la ensalada se viera multicolor fueron el pimiento verde, el que les dejara las cáscaras y la manzana roja, porque una ensalada de papas sin manzana no es ensalada de papas.

Ensalada de papas multicolor para el día de Acción de Gracias 2018

Ensalada de papas multicolor

Sin embargo, el día como tal comenzó mal. Al despertar, sentía como si tuviera una pila de ladrillos encima. No es la primera vez que me pasa y tal parece que se relaciona con el tratamiento anticáncer, pero es la primera vez que me ocurre cuando tengo un compromiso.

Logré levantarme y terminar de preparar la ensalada. En el camino, empecé a sentir nostalgia y recordé el último día de Acción de Gracias que pasé con mi madre. Solo puedo decir que fue un día agridulce para mí, no como los anteriores.

Día de las madres sin mi madre

Mami Sol en el día de las madres sin mi madreEste no es el primer día de las madres sin mi madre, pero es el primero en el que no iré a ningún lado.

Es muy triste pasar este día sin la madre. A veces me da con pensar a dónde hubiéramos ido a comer; en cuál casa nos hubiéramos reunido o qué hubiéramos hecho. Sé que no gano nada con esto, sin embargo, no puedo ni quiero evitar, por ahora, pensar en todas las posibilidades que ya no serán.

La extraño mucho. Pensé que con el tiempo lo haría menos y es cierto, pero no del todo. Ya no siento la compulsión de llamarla para contarle algo, pero no he podido borrar su número de mis contactos. Ahora que estoy compartiendo el proceso de publicar mi primer libro, no puedo evitar pensar en que ella no lo leerá. Estoy pasando por un momento de salud intenso y solo pienso en todo lo que me hubiera apoyado.

Todavía sueño con ella. Lo más reciente es que había acabado la universidad, conseguí trabajo en Australia y a allá nos fuimos todas: mi mamá, mis hermanas adolescentes y yo. Estábamos montando la casa que alquilamos y las adolescentes se quejaban de que el inglés que habían aprendido en Puerto Rico no les servía en la escuela australiana.

Cuando sueño con ella son situaciones cotidianas, lo que no puedo compartir con ella ahora. Por eso decidí no visitar a nadie el día de hoy. Me toca pasar un día de las madres sin mi madre, acompañada solo de su recuerdo.

Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica

Rockhouse Hotel - Negril, Jamaica - Jon Lee Clark

Imagen idílica de Jamaica por Jon Lee Clark

Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica. Sola, ahí está el detalle. Tampoco que fuera la primera vez que, por motivos de trabajo considerara mudarme a otro sitio sin Wu Siumán. Ahora, ni pensarlo

La precariedad laboral en la que he estado sumergida hace años, me ha llevado a buscar trabajo donde sea. No solo a mí, a Wu Siumán también. Arabia Saudita, Corea del Sur y la Antártica no parecían buenas ideas, pero él sigue buscando un lugar donde podamos ir los dos.

Yo he buscado opciones en Puerto Rico o lo más cerca posible. Por eso estuve dispuesta a mudarme a Jamaica.

He tenido entrevistas de trabajo en instituciones muy lejos de la zona de Caguas. De haber obtenido alguno de esos trabajos, de seguro hubiera tenido que hospedarme. Pero por mi maldición de ser casi ganadora: era muy buena para entrevistar, muy mala para darme una oferta de empleo.

Ese no fue el caso de Jamaica. Ni siquiera me llamaron. Me hubiera gustado muchísimo haber tenido esa experiencia. Allá hubiera pasado exactamente la misma precariedad laboral que vivo acá. El sueldo era irrisorio, apenas daba para pagar un hospedaje. Sin embargo, estaba dispuesta a mudarme por un año académico. Trabajar en un sistema tan distinto con estudiantes que no son hispanohablantes hubiera sido magnífico.

Pero la vida es así.

Ahora, buscar trabajo con el internet limitado es difícil para Wu Siumán y para mí. Y después de María ninguno está dispuesto a mudarse a ningún lugar del planeta sin el otro. Ni siquiera a Jamaica.

Otras nueve: Lo mejor de Instagram en el 2016

En el 2016 me dije: “Ya no más”. He gastado mucho dinero en equipo, clases y seminarios de fotografía. ¿El resultado? Sigo produciendo fotografías con problemas técnicos. Si no logro la foto que me propongo, ¿para qué pasar tanto esfuerzo? En el 2016 decidí que haría lo mejor posible, pero no me mataría por lograr la foto perfecta. Al final de cuentas, no voy a vivir de la fotografía.

La rosa que creció el día de la muerte de mi madre.

Esta rosa floreció el día que mi madre murió, por eso me gusta la foto

Por esa razón, las fotos del 2016 se tomaron con la cámara del celular o de la tableta. Muerto el pollo.

Las otras nueve del 2016

Escogí las mejores fotografías que tomé durante el 2016. El criterio de selección fue simple: me gustó el resultado. No necesariamente son las más perfectas en términos técnicos, pero las que prefiero. En algunas experimenté con la edición, en otras con el objeto, una es el resultado de un golpe de suerte y creé mis versiones de fotos clichosas.

Como me conformo con lo que tengo, decidí aumentar con Snapchat mis oportunidades de tomar más fotografías con el celular. Aún estoy tratando de entender la aplicación, pero le he dado un uso para la educación que no imaginé posible.

Mi primer Snapchat

Creo que esa es Desecheo

No tengo idea de cómo será el 2017 en términos fotográficos. Con los tiempos tan lúgubres que se avecinan, tengo dos opciones: rendirme ante las tinieblas o aprovechar lo bello de la vida para fotografiarlo. Una de las dos se ajusta tan bien a mi personalidad, que me pregunto para qué considero la otra. Ya veremos en enero de 2018.

San Francisco 2015: #TBT

¡La nena se casa! No exactamente. La sobrina de Wu Siumán se casó y, aunque no fuimos a la ceremonia, fuimos a la segunda recepción en San Francisco. Más bien en la zona de la bahía.

24 de julio de 2015

Partimos de Puerto Rico el 23, pero llegamos tan tarde que, en realidad, el primer día que estuvimos allí fue el viernes, 24. Paseamos por Cupertino, fuimos a Vallco Shopping Mall, o lo que queda de ese centro comercial, y compramos frutos del bosque en un mercado agrícola. Fue un buen día, aunque mi pie lo resintió un poco.

25 de julio de 2015

Paseamos la mayor parte del día. Fuimos a Mountain View. Luego a las centrales de varias compañías de Silicon Valley, incluyendo Facebook y Google, donde la pasé bastante bien.

Por la noche fue la segunda recepción, que se distinguió por una cena de diez platos y porque a mi familia política le gusta la pachanga. Wu Siumán se reencontró con familiares y amigos de Perú y China.

26 de julio de 2015

El domingo las dos familias fueron a comer dim sum y después a comer helado vietnamita, una especia de gelato raspado y delicioso. Luego fuimos a pasear por San Francisco.

27 de julio de 2015

Comenzamos el día en el jardín japonés, luego fuimos a la academia de ciencias de California en cuyo planetario sufrí de vértigo. Lo que más me gustó fue el acuario.

28 de julio de 2015

La luna del atardecer sobre South San Francisco

Este fue el día en que nos fuimos de compras y descansamos bastante en South San Francisco, bastante cerca del aeropuerto. Pasé un rato mirando los aviones despegar y aterrizar a lo lejos.

29 de julio de 2015

Me tocó el sacrificio de ir a la librería de The Shops at Tanforan. Por la tarde, nos fuimos a un restaurante de comida china donde compartimos con la familia que había venido de China continental, quienes nos obsequiaron con un bizcocho de luna, traído de Hong Kong.

30 de julio de 2015

Otra vez nos fuimos de paseo. Pasamos unas horas en la universidad de Stanford y luego almorzamos comida mediterránea en Palo Alto y pasamos la parte en el museo de arte de San José.

30 de julio de 2015

Balancing Act por James Moore

Otra vez nos fuimos de paseo por la zona de la bahía. Pasamos tiempo en lugares como San Mateo y San Carlos.

1º de agosto de 2015

Hoy nos tocó visitar San Francisco, los mercados callejeros, las tiendas y el mercado agrícola del Ferry Building de Embarcadero y Ghirardelli, por supuesto.

2 de agosto de 2015

Fuimos al Contemporary Jewish Museum para ver la exhibición “Amy Winehouse: A Family Portrait” (no me iba a perder esta oportunidad. La tocaya se lo merecía) y, de paso, las demás exhibiciones en el museo. El resto del día lo pasé mirando aviones desde South San Francisco.

3 de agosto de 2015

Antes de regresar paseamos por la Grand Avenue de South San Francisco, donde almorzamos en un restaurante italiano. Allí nos encontramos con varios edificios que me encantaron como los antiguos Metropolitan Hotel y Bank of South San Francisco.

Wu Siumán disfrutó reencontrarse con familiares a los que no veía hacía tiempo y yo tomé muchas fotos. Este año no pudimos ir, pero en algún momento volveremos a visitar la familia.