Archivo de la etiqueta: Elucubración

Yo también publiqué en VariArtes

El nombre de la editorial es ficticio, la historia es real

Libros de VariArte | Fotografía de Hermann Traub

Esta imagen es engañosa. La encuadernación es de calidad | Fotografía de Hermann Traub

De alguna forma, los escritores noveles deben publicar. Editoriales como VariArtes (nombre ficticio para proteger su identidad) les ofrecen una oportunidad. Tanto es así que hasta yo he publicado con ellos. Pero opino que una vez es suficiente.

El modelo de negocio es sencillo. Se emite una convocatoria para un certamen de microtextos, el premio es la publicación en una antología para el ganador y algunos finalistas que la recibirán de manera gratuita. La antología incluirá otros textos seleccionados que se publicarán aun cuando el autor decida no comprarla, y no se imprimirá hasta que los interesados confirmen su intención de adquirir un ejemplar. De este modo, el libro se autofinancia y, si bien no hay distribución en librerías y biblioteca, el nombre de una aparece en una publicación. La calidad del libro no es la mejor y se acomoda la mayor cantidad posible de microtextos por página. Con que la mitad de los autores confirmen la compra de un ejemplar, incluso se podría generar ganancias.

En los últimos tiempos, me he topado más de una vez con escritores que incluyen entre sus hitos más importantes la publicación en VariArtes. Más de una vez he dicho por lo bajo: «Yo también». No obstante, me he reprimido de indicar que cualquiera puede publicar con ellos. Son tantos los certámenes que emiten en un solo mes que me parece un milagro que la mitad del planeta no lo haya hecho ya.

Sin embargo, también me he topado con quienes publican con ellos constantemente. Básicamente son dos tipos: 1) Personas para las que escribir un microtexto es un pasatiempo y no se consideran escritores, y 2) Personas que buscan convertirse en escritores profesionales para lo que intentan acumular un corpus de obras que cimienten su prestigio. Supongo que quienes componen el primer grupo saben a lo que se atienen, pero no entiendo la insistencia del segundo.

La descripción que ofrecí de VariArtes, modelo de negocio de varias editoriales, debería crear la duda de si se trata de un esquema fraudulento que no beneficia al autor o a los cientos de autores. No olvidemos que no hay distribución en librería, ni bibliotecas (lo más importante para un escritor), la calidad de la encuadernación no es la mejor y las obras seleccionas son de un valor literario cuestionable. Nadie me lo tiene que decir. Me tomé la molestia de leer el libro en el que me publicaron. Es decir, una puede caer una vez, yo lo hice, pero varias… me parece extraño.

Si se desea establecer un prestigio como escritor no estoy segura de que publicar con regularidad en editoriales como VariArtes sea lo más sensato. Para un escritor novel, la experiencia podría convertirse en una forma de tener una publicación a su favor que quedará cada vez más escondida a medida que se logren otras publicaciones. También ayuda a descubrir cuán falaz puede ser el mundo de las editoriales. Sin embargo, el escritor con cierta experiencia que cae en esta trampa más de una vez, con varias editoriales o la misma, debería reconsiderar hacia dónde dirige su carrera.

Sé que las oportunidades de publicación no son muchas, aunque parezca lo contrario y soy consciente de que una misma se las tiene que crear. No obstante, un poco de sentido común y cuidado en el tipo de oportunidad que se deba aprovechar no está demás. Lo peor que le podría pasar a un escritor con prestigio es transformarse en el escritor estrella de editoriales como VariArtes.


P. D. Estaba buscando experiencias parecidas a la mía y me encontré con estos tres posts de Javier Pellicer que presentan un panorama peor del que pensaba:

Fraudes editoriales y otras malas prácticas (I)
Fraudes editoriales y otras malas prácticas (II)
Fraudes editoriales y malas prácticas (III)