Archivo de la etiqueta: Diario de una profesora disidente

De todo sobre los cursos que imparto.

Varias redes sociales

Redes sociales: Algunos consejos para blogueros

Continúo dando consejos a quienes interesen abrir un blog. Para la entrada de hoy quiero hablar de las redes sociales. Seamos honestas, un blog no es nada sin ellas, pero tampoco se deben usar a lo loco.

Son muchos los consejos que podría brindar sobre el tema, he aquí los tres que considero más importantes:

Promociona tu blog y sus entradas en redes sociales, pero no te vuelvas loca

Es humanamente imposible estar al tanto de todas las redes sociales. Por eso no se debe pretender usarlas todas para promocionar un blog. Los expertos aconsejan no más de tres. Es decir, una vez se publique una entrada, compartirla en redes, como por Facebook, Twitter e Instagram. De hecho, con dos es suficiente.

Árbol de redes sociales

Imagen de Gerd Altmann

Compartir la publicación no implica repetirla, es simplemente avisar que se ha publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog como tal.

A continuación, mi experiencia con algunas redes:

  • Facebook: Es tan importante que hablaré exclusivamente de ella más adelante. Sin embargo, puedo decir que la mayoría del tráfico hacia Elucubrado es a través de esta red social.
  • Twitter: Su formato breve permite que se avise la publicación de una nueva entrada en el blog. El uso de las etiquetas (hashtags, en inglés) tiene la ventaja de que se pueden asociar una o varias al blog. Por ejemplo, trato de usar #elucubrando para casi todo lo relacionado con el blog y mi faceta de escritora y #maiteramos cuando se relaciona con la escritura.
  • Google Plus: Honestamente no sé para qué sirve, pero ahí está. Su carácter visual permite que el aviso salga con la primera fotografía de la entrada. El problema es que como red social ha sido un fracaso. No recomiendo su uso.
  • Pinterest: Me encanta esta red social, pero no es muy buena para avisar la publicación de una entrada. No obstante, es excelente para darle vida a entradas antiguas o a aquellas relacionadas con moda, cocina o manualidades.
  • Instagram: Esta es una de mis redes favoritas, pero pésima para avisar la publicación de una entrada. No permite publicaciones automáticas, no acepta hipervínculos y requiere dedicarle mucho tiempo. Su mejor uso es complementar el trabajo del blog, no anunciarlo.

No repitas, no y no

Si algo no les gusta a los motores de búsqueda es información repetida. Bajo ninguna circunstancia repitas la entrada en otra red social. Serán suficiente una cita, un comentario o pocas palabras. Lo importante es en enlace a la entrada en el blog, es ahí donde debe leerse el escrito.

Esto me lleva a Tumblr. Recordemos que se trata de una plataforma de blog que sirve también como red social. Se caracteriza por ser más que nada visual, pero permite la publicación de entradas con texto extenso. Hay que evitar caer en esa tentación. Por mi experiencia, desaconsejo su uso junto con un blog.

Facebook es un mal necesario

Logo de Facebook en Scrabble

Fotografía de William Iven

Si quieres que tu blog se lea, tienes que usar Facebook, pero como todo existen sus trucos.

  1. Separa tu blog de tu perfil personal. No quiero decir que no uses tu perfil para avisar que has publicado en tu blog, lo que quiero decir es que, para mantener tu paz mental, no mezcles tu perfil personal con tu blog. En el próximo punto lo explico.
  2. Crea tu página de bloguera, es decir tu propia “fan page”. Es la mejor opción:
    • No es obligatorio una relación de amistad. Quienes le den me gusta a tu página lo harán porque quieren.
    • Puedes dedicarte exclusivamente al tema del blog. No solo avisas que has publicado algo nuevo, sino que puedes compartir información de otras páginas relacionadas con tu tema, publicar de otras redes sociales que uses, hacer encuestas, discusiones, grupos, conmemorar hitos, promociones, ventas, eventos… Es tanto lo que se puede hacer que el tiempo no alcanzará.
    • Puedes interactuar con tu comunidad de lectores de una manera más directa de la que ocurre en el mismo blog.
    • Te permite el uso de estadísticas que complementan las que se obtienen en el blog.
  3. Evita caer en la tentación de reescribir la entrada en su totalidad, aunque sea en las notas. Usa Facebook para avisar que has publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog.
  4. Aprovecha el que se puedan programar publicaciones en la página. Eso no se logra en los perfiles personales. Sin embargo, no satures al lector. Se recomiendan no más de tres publicaciones diarias.
  5. Como todo, mantener una página en Facebook requiere mucho trabajo. Repito: mucho trabajo, pero vale la pena.

Un consejo útil

Muchas plataformas para blogs permiten programar el aviso de publicación a redes sociales tan pronto se publica una entrada. Eso es oro. Ahorra tiempo, por lo que no se puede desaprovechar esa oportunidad. Incluso se permite personalizar lo que se publicará en las redes. ¿Qué más se puede decir? Las ventajas son enormes.

Teclado con teclas para redes sociales

Fotografía de kropekk_pl

Las redes sociales complementan el blog

Para ser bloguera hay que trabajar en el blog y tener claro que las redes sociales complementan lo que se hace ahí, no lo sustituye. Se pueden publicar fotografías en Flickr o vídeos en Youtube que luego se usarán en una entrada del blog. Sin embargo, se debe tener claro que no deben constituir la entrada en sí, sino parte de ella. Se recomienda que las redes sociales tengan información exclusiva que no necesariamente se comparte entre ellas o se publica en el blog, pero lo más importante debe ser el contenido del blog. Por eso se habla de complementar.

Las redes sociales son herramientas valiosas que todo aspirante a bloguero debería aprender a usar.

Modo viejita: No está en mí

Estaba conversando con una compañera de trabajo, cuando me di cuenta de que no estoy en modo viejita.

Detalle de la manta Picos y valles

Quiero tejer

Es común que personas después de cierta edad comenten insistentemente que ya hicieron todo lo que tenían que hacer y ya están listos para irse. Pasé eso con mi abuelo. Si ese fuera mi caso, estaría en modo viejita.

Encuentro estudiantil 5 en la UPR en Cayey

Quiero ver a mis estudiantes progresar

Sin embargo, me he dado cuenta de que todavía hay cosas que quiero hacer. No me refiero a darle la vuelta al mundo o a escribir la gran novel puertorriqueña. Todavía hay cosas pequeñas que quiero hacer: ver una película, publicar un artículo de crítica literaria, tejer un poco y bordar algo más y, por supuesto, crear literatura, buena o mala, ya no me importa.

Pareja de pantallas más propia del modo viejita

Quiero volver a establecer modas sin proponérmelo

Yo no estoy lista para irme; no estoy en modo viejita. Así que si el cáncer anda buscando pelea, se la voy a dar y en grande.

Sobre leyes | Peggy und Marco Lachmann-Anke

Hablemos de leyes

Hay un tema importante para quienes deseen iniciar un blog: Las leyes que lo rigen.

Lo primero que debo aclarar es que no soy experta en el tema. Mi recomendación es que se consulte un perito. En Puerto Rico hay abogados demás. Habrá quién esté actualizado en el tema.

Las leyes que rigen los blogs boricuas son las federales. Hasta donde tengo entendido, no existe legislación local que los rija. Básicamente, un blog requiere de dos avisos importantes:

  1. El relevo de responsabilidad (disclaimer)
  2. La política de divulgación de información (disclosure)

La importancia de ambos avisos es dejarles saber a los lectores qué normas rigen el blog. Es tan sencillo como si se acepta responsabilidad por una receta que no salga o si se recibe dinero por algún endoso. Esto último es lo más importante.

Si de alguna manera se monetiza un blog, quien lo lea y siga tiene el derecho de saberlo. Es por eso que, por ley, hay que informarles a los lectores si se recibe alguna compensación, sea monetaria o en especies. Por ejemplo, si me entregaran un libro para reseñar con ese propósito expreso, debo indicarlo. Independientemente de que la crítica sea buena o no, hay que decir que se recibió el libro con ese propósito.

Otro buen ejemplo son los enlaces de afiliados. Si hay un enlace en el blog por el que el bloguero recibirá algún tipo de compensación si se efectúa una compra, debe indicarse.

Si, por el contrario, no se recibe compensación alguna, también debe indicarse.

Por otro lado, si se recopila información sobre los usuarios del blog, debe haber una política de privacidad establecida.

Asimismo, se espera que el bloguero respete las leyes de derecho de autor, particularmente relacionadas con las imágenes y la propia información que presenta. No debe hacer pasar como suyo el trabajo de otro. Mucho menos si se monetiza el blog.

Por último, hay una legislación de la Unión Europea que establece que los blogs deben indicar que utilizan “cookies”. El aviso es innecesario dado que toda página electrónica las usa para poder funcionar, pero no está demás acoplarse a la legislación europea y evitar así un incidente internacional.

Como ven, es poca la información acerca de las leyes que rigen los blogs que puedo ofrecer, pero es lo básico necesario para quien desee iniciarse en este mundo bloguero.

Fotografía de supervivencia para blogueros: 10 consejos

En relación con la fotografía de supervivencia, escribí lo siguiente a principios de año:

Mi “love affair” con la fotografía terminó. En el 2017 me di cuenta de que no importa cuántos cursos tome, mi fotografía es cuando mucho del montón. Lo mío es fotografía de supervivencia: la que necesito para mi blog para no tener que pagar derechos de autor.

¿Qué es la fotografía de supervivencia?

Flor de maga en Ponce, una fotografía de supervivencia

Aquí jugué con la regla de los tercios y el falso bokeh

A todo bloguero novel se le insiste que, para alcanzar mayor cantidad de lectores, las entradas deben incluir imágenes. Es más fácil decirlo que hacerlo. No se puede usar una fotografía o imagen de cualquier tipo, debido a que pueden estar protegidas por las leyes de derecho de autor y no será nada agradable recibir una notificación de cese y desista o una demanda cuyo resultado sea pagarle miles de dólares al creador de la imagen, a lo que tiene derecho.

La mejor opción es la fotografía de supervivencia, es decir, tomar la fotografía una misma, lo mejor que se pueda. Este consejo aplica aun cuando seamos negados para la fotografía o el dibujo.

¿Hay otras opciones legales?

Trío de chocolate, una foto de supervivencia

En este caso, la iluminación provenía solo de una ventana

Todo depende del tipo de blog. Si el mismo se monetiza, algunas opciones gratuitas podrían no funcionar, por eso recomiendo que estudies toda ley relacionada con el uso de imágenes en los blogs.

Hay imágenes de uso público que se pueden utilizar, siempre que no se monetice el blog. Una vez eso ocurra, el autor de la imagen puede exigir compensación. Hay otras del dominio público que no necesitan permiso para su uso y también las hay que se pueden usar con ciertas limitaciones. Hay que tener claro los términos de uso de cada fotografía porque no aplica lo de que porque está publicada se puede utilizar sin consecuencias.

Sin embargo, la manera más fácil de evitar cualquier lío legal, lo mejor es usar tus propias imágenes.

¿Cómo tomar fotografías decentes?

Atardecer en el Litoral, una fotografía de supervivencia

La original quedó algo torcida, usé un editor de fotos para enderezar la línea del horizonte

Hay quienes piensan que para lograr una buena fotografía se necesita un equipo especial y ser un profesional. Se trata de un mito. Lo importante no es la cámara, sino el ojo del creador de la imagen y para eso no hay que gastar mucho dinero en cursos de fotografía.

Aclaro que no está demás tomar un curso presencial o en línea dirigido por un profesional, pero para los blogueros, sobre todo, los neófitos saber usar la cámara del teléfono móvil es suficiente. La calidad de las fotografías que se puede tomar con el celular puede ser muy alta.

Consejos a la hora de tomar una fotografía con el celular:

  1. Conocer la cámara del celular. No solo hay que leer el manual, sino experimentar, apretar botones, tomar muchas malas fotografías, en fin, jugar con la cámara. (Virginia de Berenjena y alrededores ofrece unos consejos muy útiles).
  2. Tener en cuenta la línea del horizonte. Eso hará que la foto se vea derecha.
  3. Respetar la regla de los tercios. No solo ayuda con la anterior, sino que crea fotos más dinámicas.
  4. Evita usar el zoom. La calidad desmejora. A veces es mejor tomar la foto de todo y cortar lo que se quiere destacar con un programa de edición.
  5. Evita tomar fotos con flash o con poca luz, pero aléjate también del sol del mediodía. Coloca el objeto al lado de una ventana para aprovechar la luz solar.
  6. Usa un trípode y el temporizador para fotos de cerca.
  7. Aprende a hacer un falso bokeh. Las fotos de cerca quedarán más interesantes y el objeto a fotografiar resaltará.
  8. Prepara la escena. Todo lo que aparezca en la fotografía debe estar planificado. En un principio procura la sencillez.
  9. Aprende a usar un buen editor de fotos. No mejorará una mala fotografía, pero ayudará cuando se trate de una buena.
  10. No tomes fotos en blanco y negro. Mejor tómalas a color y cámbialas con el editor de fotos
Matcha latte, una fotografía de supervivencia

En esta foto trabajé con el falso bokeh y la línea del horizonte

Existen varias opciones para conseguir imágenes para acompañar una entrada de un blog. Un primer paso es estudiar las leyes que rigen su uso. Sin embargo, una opción económica es tomar la foto una misma, en lo que llamo fotografía de supervivencia, que ofrece varias ventajas. Entre ellas, el pago de derechos de autor y que se tiene la fotografía que se necesita.

Mi recomendación para blogueros es convertirse en fotógrafos aficionados. La fotografía de supervivencia ofrece muchas satisfacciones. Solo hay que estar dispuesta a experimentarlas.

El consejo más importante será tener paciencia. A veces es preciso tomar varias fotos en diferentes planos hasta lograr la que se desea. Recuerda que no es necesario publicarlas todas las que tomes, solo la mejor o las mejores. La fotografía de supervivencia implica también saber escoger cuál se publicará y también reconocer si se debe volver a hacer una sesión fotográfica.