Archivo de la etiqueta: Diario de una profesora disidente

De todo sobre los cursos que imparto.

La palabra supera la imagen: Consejos para publicar entradas en un blog

La palabra sobre el papel

Fotografía de Nicole

 

Llevo el año dando consejos sobre cómo abrir un blog y administrarlo. Hoy quiero hablar sobre lo más importante: la palabra supera la imagen.

Recientemente, realicé una encuesta en mi página en Facebook en la que pregunté qué era lo más importante en un blog.

Para la mayoría de mis lectores lo más importantes es la palabra. La imagen quedó relegada a un segundo plano. Así que, a menos que se trate de un blog de fotografías, lo ideal es producir buena información y escrita y utilizar la imagen para sustentar lo escrito.

En la entrada anterior, comenté lo siguiente:

Escribir una buena entrada. El contenido es importante. No debe estar llena de errores ortográficos.

En los próximos consejos amplío el tema.

Consejos para publicar entradas de un blog

Mis sugerencias son las siguientes:

  1. Procura seguir las reglas ortográficas y gramaticales. Escribir siguiendo las reglas de ortografía y gramática ayuda a la comprensión del texto. Esto no significa que el texto debe estar perfecto. De hecho, la naturaleza de un blog implica escribir y publicar con premura, por lo que no es extraño que se escape alguno de los dos errores, o los dos, mencionados anteriormente en cada entrada. Sin embargo, mientras más reglas se cumplan, más posibilidades de que quien lo lea entienda sin mayores complicaciones.
    • Si en una revisión de una entrada ya publicada se detectan errores ortográficos o gramaticales, existen tres opciones. a) Dejarla así; b) Corregirla y añadir una nota en la que se informe sobre la corrección; c) Corregir y no informar. Esta última es la opción que utilizo, aunque en el Relevo de responsabilidad del blog lo aviso.
  2. Evita cometer errores obvios de redacción. Se puede escribir sin cometer ninguno de los errores anteriores y, sin embargo, cometer errores de redacción. Ocurren cuando a la hora de leer se dificulta entender por la forma en que está escrita la entrada. Como ocurre con los errores de ortografía y gramática, cada entrada tiene posibilidades de que contenga alguno de ellos. La idea es evitar los que me parecen más obvios:
    • Abuso de la voz pasiva: La voz pasiva ocurre cuando se utiliza una forma del verbo ser + el participio del verbo que se quiere conjugar. De esta forma, el sujeto pasa a ser paciente. No es lo mismo “yo escribí la entrada” (voz activa) que “la entrada fue escrita por mí” (voz pasiva). La voz pasiva en sí misma no es incorrecta, el problema ocurre cuando se usa en exceso. Eso hace que la lectura sea más pesada.
    • Falta de claridad: Ocurre cuando quien lee no entiende el escrito por alguna de las siguientes razones: oraciones incompletas, demasiadas oraciones subordinadas, mala construcción de párrafos, desorganización de ideas, palabras utilizadas con el significado incorrecto, exceso de extranjerismos o localismos, entre otros. Se puede evitar trabajando una sola idea por entrada o utilizando subtítulos para cada idea en la entrada. También ayuda leer mucho.
    • Errores de concordancia: Cuando el sustantivo, los adjetivos y el verbo no pertenecen al mismo tiempo o al mismo número. Por ejemplo, “Ayer voy a la farmacia” presenta un error en la concordancia de tiempo dado, que ayer pertenece al pasado, pero voy está en presente. Otro ejemplo es “los maestro protestan en la calle” en donde el error es de número. El artículo está en plural y el sustantivo que acompaña en singular.
    • Abuso del gerundio: Se trata de la forma verbal impersonal terminada en -ando o -iendo. El gerundio tiene usos limitados en español que se pueden revisar en el Manual de estilo de la RTVE. Como ocurre con la voz pasiva, el gerundio en sí mismo no es problemático, ni siquiera usarlo de manera incorrecta. El problema ocurre cuando aparecen demasiados gerundios en una sola entrada.
    • Falta de concisión: Lo ideal en una entrada es que sea breve, lo que no significa escribir poco, sino que las ideas se presenten de forma directa, sin palabras en exceso, sin repetición constante de la misma palabra, sin adjetivos innecesarios y sin redundancias.
  3. Aprovecha la estructura tradicional de un ensayo. En otras palabras, incluye una introducción, varios párrafos de contenido y una conclusión. La primera y última partes no tienen por qué ser extensas. En la introducción se debe indicar claramente de qué trata la entrada e incluir la palabra clave. La conclusión sirve para redondear las ideas presentadas y también debe incluir la palabra clave. El contenido debe ser lo largo que la bloguera decida. En la escuela enseñan que lo mínimo son tres párrafos. Eso es relativo, pueden ser más o pueden ser menos. Es importante que no consten de muchas oraciones y que se cumpla con las 300 a 500 palabras por entrada.
  4. Publica consistentemente. En otras palabras, selecciona un día de la semana y publica una entrada semanal ese día a la misma hora. A los motores de búsqueda les gustan las consistencias, pero también a los lectores quienes esperarán la entrada por costumbre. Un buen día para publicar es el lunes, temprano en la mañana para atrapar el público español de por la noche y el sudamericano a lo largo del día. Para lograr la consistencia se debe aprovechar la capacidad de la mayoría de las plataformas para blog de programar la publicación de entradas.
  5. No publiques todo de una vez. Digamos que tienes suficiente material para publicar dos o tres veces a la semana. Perfecto. Selecciona varios días (por ejemplo, lunes y jueves o lunes, miércoles y sábado) y reparte las publicaciones a lo largo de la semana. Pero debes tener cuidado. No publiques una semana tres veces, la próxima una, la siguiente dos y luego una. Eso va en contra de la consistencia de la que hablé en el punto anterior. Una opción es planificar el mes completo o varios meses por adelantado. Lo ideal es no publicar más de dos veces a la semana.

 

La palabra sobre la imagen


La ventaja de tener un blog dedicado es que se hace más fácil planificar entradas y tenerlas escritas para cuando se necesite publicarlas. Si de momento no surgen ideas para escribir se pueden usar los mapas de ideas o buscar revisar publicaciones en otros blogs como 10 maneras de encontrar ideas para escribir en mi blog, por Alfonso Prim, de Innokabi.

Lo más importante es que a la hora de escribir se debe tener claro que en un blog la palabra supera la imagen. Se debe producir contenido de calidad y utilizar la imagen solo como apoyo.

SEO para principiantes

SEO en fichas por William Iven

Fotografía de William Iven

Hay algo que toda bloguera debe aprender. Es horrible. A pocas nos gusta. Sin embargo, es necesario: la optimización para los motores de búsqueda, conocida por sus siglas en ingles SEO (“search engine optimization”).

El SEO tiene el propósito de facilitar que los motores de búsqueda encuentren el blog y sus entradas con facilidad. Aun haciendo lo que se debe, es posible que el blog no logre una buena posición. Sin embargo, soy de las que opina que un poco de SEO es mejor que nada porque sin él, es como si el blog no existiera.

Uno de los detalles del SEO es que las empresas que dominan los motores de búsquedas, Google, Bing, Yahoo, cambian los requisitos de un día para otro y es por eso que es importante tratar de mantenerse pendiente a cualquier cambio al respecto. A veces ocurre que lo que hace tres años se aconsejaba, hoy es un pecado mortal que afectará el “ranking” del blog.

Otro detalle es que ninguna entrada tendrá una optimización perfecta. Siempre algo quedará mal o será imposible porque afecta lo que se quiera hacer. No es necesario obsesionarse con los detalles.

Algunos consejos para mejorar el SEO de las entradas del blog

  1. Escoger una palabra o frase clave para la entrada. Esta debe aparecer en el título, el contenido (varias veces, pero no en exceso), la descripción y el URL. Contrario a lo que se recomendaba hace par de años, no se valen las variantes.
  2. Crear un buen título para la entrada. Es preferible uno que sea específico y que deje claro de qué trata la entrada, a uno ambiguo. Se recomienda una longitud de entre 60 a 120 caracteres.
  3. Escribir una buena entrada. El contenido es importante. No debe estar llena de errores ortográficos. Tampoco es necesario que sea extremadamente extensa, pero tampoco demasiado breve. Entre 300 a 500 palabras está bien. Detalles que ayudan:
    • Que la palabra clave se repita al menos en la introducción y en la conclusión.
    • Que haya enlaces a otras entradas del blog y a contenido fuera del mismo. No es necesario llenar la entrada de enlaces.
    • Que incluya al menos una imagen en la que la palabra clave aparezca en el texto alternativo (“alt text”). Nota: Las imágenes también se optimizan para los motores de búsqueda.
    • Que haya subtítulos en formato Título 2 o H2. Es ideal que uno de ellos contenga la palabra clave.
    • Qué los párrafos no sean extensos ni consistan en muchas oraciones.
  4. Trabajar en lo metadatos. Se trata de ciertos detalles que quienes lean no necesariamente verán. Algunos elementos de los metadatos que se deben considerar son:
    • La palabra clave.
    • Una descripción o resumen que incluya la palabra clave.
    • Las categorías que funcionen para presentar los temas que se trabajan con frecuencia en el blog.
    • Las etiquetas que son más específicas que las categorías y funcionan como palabras claves que se usan con frecuencia.

Un consejo para quienes, como yo, usan WordPress.org. La aplicación Yoast ayuda con la optimización, al dejarte saber qué necesita completarse y qué necesita mejoras. De todos modos, hay ocasiones en las que no se podrá cumplir con todo, y eso está bien. La perfección es imposible.

Por último, para mejorar la SEO es importante publicar con frecuencia, pero trataré este tema en una próxima entrada.

Optimizar una entrada para que los motores de búsqueda la encuentren parece fácil, pero cuando se debe hacer los mismo para cada entrada, cada imagen y el blog en su totalidad, sin repetir las palabras claves, puede convertirse en una pesadilla. Además, como ya dije, los requisitos para el SEO pueden cambiar de un año a otro. Por eso, lo encuentro horrible y no me gusta. Sin embargo, reconozco que un poco de optimización es preferible a ninguna.

La novela no ha muerto

Continúo con las encuestas no científicas para satisfacer alguna curiosidad. Esta vez le tocó el turno a la novela que, según los resultados, no ha muerto.

¿Es cierto que la novela ha muerto?

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Wednesday, September 26, 2018

Cuando se usa la frase “la novela ha muerto”, en realidad se refiere a la novela extensa, esa decimonónica cuya lectura podía tomar una eternidad, que era extremadamente minuciosa y morosa porque podía darse el lujo de ser así debido a que sus lectores contaban con el tiempo de ocio necesario para tamaña empresa.

Una novela corta policial que no ha muerto

Novela corta policial

Estamos hablando de mujeres de las clases media-alta y alta y hombres que no necesitan trabajar. En otras palabras, burguesas y nobles. La demografía de lectores cambió en el siglo XX, dado que las burguesas entraron a la fuerza laboral y muchos nobles también. Además, surgieron el cine y la televisión para hacerle competencia al texto escrito. A la larga, la novela extensa se sustituyó por la corta que, para los más puristas, carece del valor de la otra.

Una novela algo extensa que no ha muerto

Novela algo extensa

Por supuesto que todo esto se ha simplificado más de lo que he hecho yo aquí y hay quienes incluso vaticinan un futuro sin narraciones porque supuestamente nadie lee. Sin embargo, el 91 % de los que contestaron la encuesta no están de acuerdo. Para ellos, la novela no ha muerto.

Esto me lleva a una segunda encuesta. Pregunté qué formato se prefiere para leer un libro y el 88 % escogió el papel.

¿Cuál es el mejor formato para un libro?

Posted by Maite Ramos Ortiz, Elucubrando on Sunday, September 30, 2018

Soy consciente de que hay toda una cultura snob alrededor del libro en papel. Aun así, me sorprende que el porciento de los que lo prefieran sea tan alto. Quizás es que todavía hay una resistencia a aceptar el formato electrónico. He sido testigo de comentarios cuya premisa es que leer en otro formato que no sea el papel es no leer.

La trilogía china-puertorriqueña

Las novelas que forman, sin proponérselo, la trilogía china-puertorriqueña

Esto me regresa al tema de la novela. Las novelas cortas que forman una serie y que se venden en formato electrónico son muy populares. Quienes las leen no solo están leyendo de verdad, sino que mantienen viva a la novela. Es decir, la novela no ha muerto y es poco probable que lo haga en un futuro cercano y, de paso, se puede leer en cualquier formato.

No me extrañaría que la novela siga transformándose para asegurar su existencia y espero que en el futuro esta lucha entre leer en papel o en formato electrónico desaparezca.

Multemedios cuando la vida se interpone

Personaliza tu blog

Un tema para quienes deseen iniciar un blog y del que no he leído tanto como quisiera se resume en un consejo muy sencillo, pero importante: personaliza tu blog.

Muchas veces, usamos las plantillas o temas que tienen disponibles las plataformas de blogs. Están listas para usar, se ven bien y, muchas veces, son gratis. ¿Cuál es el problema entonces? Todo el mundo las utiliza.

No voy a negar que la plantilla que uso para Elucubrando es de las gratuitas que ofrece WordPress.org. ¿Qué diferencia a mi blog de cualquier otro que utilice la misma? Mi blog está personalizado. Quizás el trabajo no haya sido el más profesional, pero mi blog se distingue de otros por meros detalles.

Para personalizar un blog

La opción más costosa es contratar un diseñador de páginas web que haga un trabajo exclusivo. Sin embargo, no todos podemos pagar, sobre todo, cuando con un poco de trabajo nosotras mismas podemos darle nuestro toque al blog.

Lo primero es decidir una paleta de colores. Una búsqueda rápida en la red resulta en muchos artículos del tema. Mi recomendación es escoger no más de tres como se menciona en Cómo elegir la paleta de colores, parte III: La regla de los 3 colores de Romina Viola. En mi caso, me fui en la onda minimalista por lo que escogí, blanco para el fondo, negro para las letras y azul celeste para los enlaces.

Logo de Maite Ramos Ortiz

Anteriormente los colores del blog era negro y tonos de “beige”

Lo segundo es escoger un logo, pero no salido de internet, sino uno exclusivo, creado por un artista gráfico o por ti misma si tienes la habilidad. En mi caso, contraté los servicios de una artista gráfica. El logo no solo se usa en la imagen de cabecera del blog, sino también como foto de perfil en las redes sociales y en el favicon.

Personaliza tu blog: Fan Page de Elucubrando

Desde que me lancé como escritora utilizo un retrato como perfil, excepto en mi “fan page” de Facebook donde todavía utilizo el logo

Lo último es crear contenido con tu estilo propio. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cómo creo mi propio estilo? Escribiendo, no hay de otra. El estilo se desarrolla con la práctica, así que solo se logra con el tiempo. Hay que escribir hasta lograr que el lector puede reconocerte. No es tan malo como parece porque no estamos hablando de redacción creativa, sino de establecer una marca que incluye un estilo particular que nadie más debería tener.

Quien lea la primera entrada de Elucubrando, cuando se llamaba Elucubraciones de Amaranta, se dará cuenta de que estaba afectando un estilo que no es mío. Esa no soy yo. Luego de varios años, espero haber logrado el cometido de tener un estilo bastante claro, pero lleno de ironía, que no de sarcasmo. Lo importante es que me siento cómoda escribiendo las entradas, no siento que fuerzo un estilo. Escribo sin pensar en ello.

El mejor consejo

De todo lo que he escrito hasta ahora sobre iniciar un blog, me parece que el tema de esta entrada es lo más importante porque se trata del consejo más valioso: personaliza tu blog, hazlo tuyo, que no se confunda con ningún otro y lograrlo es fácil.

Varias redes sociales

Redes sociales: Algunos consejos para blogueros

Continúo dando consejos a quienes interesen abrir un blog. Para la entrada de hoy quiero hablar de las redes sociales. Seamos honestas, un blog no es nada sin ellas, pero tampoco se deben usar a lo loco.

Son muchos los consejos que podría brindar sobre el tema, he aquí los tres que considero más importantes:

Promociona tu blog y sus entradas en redes sociales, pero no te vuelvas loca

Es humanamente imposible estar al tanto de todas las redes sociales. Por eso no se debe pretender usarlas todas para promocionar un blog. Los expertos aconsejan no más de tres. Es decir, una vez se publique una entrada, compartirla en redes, como por Facebook, Twitter e Instagram. De hecho, con dos es suficiente.

Árbol de redes sociales

Imagen de Gerd Altmann

Compartir la publicación no implica repetirla, es simplemente avisar que se ha publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog como tal.

A continuación, mi experiencia con algunas redes:

  • Facebook: Es tan importante que hablaré exclusivamente de ella más adelante. Sin embargo, puedo decir que la mayoría del tráfico hacia Elucubrado es a través de esta red social.
  • Twitter: Su formato breve permite que se avise la publicación de una nueva entrada en el blog. El uso de las etiquetas (hashtags, en inglés) tiene la ventaja de que se pueden asociar una o varias al blog. Por ejemplo, trato de usar #elucubrando para casi todo lo relacionado con el blog y mi faceta de escritora y #maiteramos cuando se relaciona con la escritura.
  • Google Plus: Honestamente no sé para qué sirve, pero ahí está. Su carácter visual permite que el aviso salga con la primera fotografía de la entrada. El problema es que como red social ha sido un fracaso. No recomiendo su uso.
  • Pinterest: Me encanta esta red social, pero no es muy buena para avisar la publicación de una entrada. No obstante, es excelente para darle vida a entradas antiguas o a aquellas relacionadas con moda, cocina o manualidades.
  • Instagram: Esta es una de mis redes favoritas, pero pésima para avisar la publicación de una entrada. No permite publicaciones automáticas, no acepta hipervínculos y requiere dedicarle mucho tiempo. Su mejor uso es complementar el trabajo del blog, no anunciarlo.

No repitas, no y no

Si algo no les gusta a los motores de búsqueda es información repetida. Bajo ninguna circunstancia repitas la entrada en otra red social. Serán suficiente una cita, un comentario o pocas palabras. Lo importante es en enlace a la entrada en el blog, es ahí donde debe leerse el escrito.

Esto me lleva a Tumblr. Recordemos que se trata de una plataforma de blog que sirve también como red social. Se caracteriza por ser más que nada visual, pero permite la publicación de entradas con texto extenso. Hay que evitar caer en esa tentación. Por mi experiencia, desaconsejo su uso junto con un blog.

Facebook es un mal necesario

Logo de Facebook en Scrabble

Fotografía de William Iven

Si quieres que tu blog se lea, tienes que usar Facebook, pero como todo existen sus trucos.

  1. Separa tu blog de tu perfil personal. No quiero decir que no uses tu perfil para avisar que has publicado en tu blog, lo que quiero decir es que, para mantener tu paz mental, no mezcles tu perfil personal con tu blog. En el próximo punto lo explico.
  2. Crea tu página de bloguera, es decir tu propia “fan page”. Es la mejor opción:
    • No es obligatorio una relación de amistad. Quienes le den me gusta a tu página lo harán porque quieren.
    • Puedes dedicarte exclusivamente al tema del blog. No solo avisas que has publicado algo nuevo, sino que puedes compartir información de otras páginas relacionadas con tu tema, publicar de otras redes sociales que uses, hacer encuestas, discusiones, grupos, conmemorar hitos, promociones, ventas, eventos… Es tanto lo que se puede hacer que el tiempo no alcanzará.
    • Puedes interactuar con tu comunidad de lectores de una manera más directa de la que ocurre en el mismo blog.
    • Te permite el uso de estadísticas que complementan las que se obtienen en el blog.
  3. Evita caer en la tentación de reescribir la entrada en su totalidad, aunque sea en las notas. Usa Facebook para avisar que has publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog.
  4. Aprovecha el que se puedan programar publicaciones en la página. Eso no se logra en los perfiles personales. Sin embargo, no satures al lector. Se recomiendan no más de tres publicaciones diarias.
  5. Como todo, mantener una página en Facebook requiere mucho trabajo. Repito: mucho trabajo, pero vale la pena.

Un consejo útil

Muchas plataformas para blogs permiten programar el aviso de publicación a redes sociales tan pronto se publica una entrada. Eso es oro. Ahorra tiempo, por lo que no se puede desaprovechar esa oportunidad. Incluso se permite personalizar lo que se publicará en las redes. ¿Qué más se puede decir? Las ventajas son enormes.

Teclado con teclas para redes sociales

Fotografía de kropekk_pl

Las redes sociales complementan el blog

Para ser bloguera hay que trabajar en el blog y tener claro que las redes sociales complementan lo que se hace ahí, no lo sustituye. Se pueden publicar fotografías en Flickr o vídeos en Youtube que luego se usarán en una entrada del blog. Sin embargo, se debe tener claro que no deben constituir la entrada en sí, sino parte de ella. Se recomienda que las redes sociales tengan información exclusiva que no necesariamente se comparte entre ellas o se publica en el blog, pero lo más importante debe ser el contenido del blog. Por eso se habla de complementar.

Las redes sociales son herramientas valiosas que todo aspirante a bloguero debería aprender a usar.