Archivo de la etiqueta: Cuento

Sobre microcuento, cuento corto o toda narración breve.

Cambio de planes; me publicaron

Lo tenía todo preparado para una de mis actividades favoritas: quejarme. Sin embargo, me he visto obligada a enfrentar un cambio de planes. La historia es la siguiente.

Como recordarán, llevo algún tiempo tratando de hacerme un nombre como escritora –treinta años muy tarde, debo añadir–, no obstante, sigo pa’lante aunque el asunto camine bastante lento. He sometido textos narrativos a todo tipo de convocatoria para certámenes o para publicar en revistas o antologías con resultados predecibles: pocas publicaciones y pocos premios, principalmente menciones.

En ese proceso, descubrí una de tantas revistas especializadas en publicar cuentos, Visor. Para cada número, abren una convocatoria y ya he sometido a cuatro.

El escribir un cuento, someterlo y esperar a que no pase nada se había convertido en un pasatiempo. Incluso tengo una carpeta con textos para convocatorias futuras. Visor es una revista de calidad. No publica cualquier cosa. Este semestre he asignado algunos de sus cuentos y hay estudiantes que me han comentado cuán buena es y que no publica porquerías. Por lo tanto, no esperaba que me publicaran.

Esa última es la razón por la que me iba a quejar. Había preparado una entrada para el blog en la que hablaría de mi experiencia con Visor y terminaría admitiendo que pensaba seguir sometiendo textos a sus convocatorias porque me da una motivación para terminar una historia y porque me parecer divertido. Sin embargo, un buen día recibí la siguiente comunicación:

La carta que me llevó a un cambio de planesDebí haberme imaginado que algo andaba mal, por decirlo de algún modo, porque días antes me habían comunicado que me publicarían en otra revista electrónica. La revista Le.Tra.S. de la Universidad Metropolitana en Bayamón abrió una convocatoria para un número dedicado a los narradores puertorriqueños, sometí dos narraciones (una micro y otra breve) y decidieron publicar “Entre paellas y vecinos” que apareció originalmente en Mundillo: Te contamos historias de mujeres (el enlace lleva a la tienda electrónica donde lo venden).

Portada de MundilloAhora resulta que formo parte del grupo de narradores puertorriqueños y me siento rara por eso. Sobre todo, porque parece que los de Visor piensan lo mismo. Y toda esta racha de buena suerte me ha obligado a cambiar los planes originales de escribir una entrada para quejarme. ¿Cómo podría?

Las lecturas del 2015

En el 2016 me dediqué a leer. Las lecturas fueron de todo tipo y, sin embargo, estoy muy molesta. Lo explico a continuación:

Las lecturas del 2015.

Las lecturas del 2015

Las lecturas del 2015

El recuento de lo leído el año pasado refleja un total 61 libros, es decir, 7750 páginas. Leí un libro más que el año anterior lo cual tiene mucha lógica si nos dejamos llevar por los sucesos pasados durante esos doce meses. No obstante, aparece como si cada año leyera un número de páginas menor. Creo que tiene que ver con la cantidad cada vez más elevada de libros electrónicos que incluyo entre las lecturas.

El género más leído fue el del cuento, seguido de la novela, al que corresponde el libro con mayor número de páginas, Moby Dick de Herman Melville (una maravilla, por cierto). No es de extrañar dado que la narrativa es mi género literario favorito. En cuanto a poesía solo leí un libro. Eso no significa que no haya leído muchos poemas. Sueltos, demasiados y dos manuscritos, pero esos no cuentan.

Libros que provinieron del tarro

Libros que provinieron del tarro

Nueve de los libros leídos corresponden al reto del tarro de libros. El tarro contiene 192 libros. Es imposible leerlos en un solo año y más con todas los demás lecturas que hago para mi trabajo. Espero aumentar la cantidad final este 2016.

Acostumbro a leer por placer en inglés por lo que la mayoría de los libros, 33, fueron escritos originalmente en ese idioma. Esta es la razón por la que Rusty Fischer es el autor más leído. Ni siquiera es mi favorito, es que sus textos son lecturas fáciles, además es muy prolífico y tengo de dónde escoger. Sin embargo, el que sí está a punto de convertirse en mi favorito es Roberto Calas. Su saga The Scourge es fantástica. Jamás imaginé que pagaría por leer historias de zombis.

De otra parte, leí tres traducciones lo que implica que 25 libros estaban escritos en español. De ellos, diez correspondieron a ocho autores puertorriqueños. De dos de ellos leí dos libros. También leí dos libros en donde publicaron cuentos de mi autoría.

Molesta, muy molesta

Las lecturas de enero de 2015.

Diez libros en un mes. Nada mal…

Si todo parece estar bien, ¿cuál es la razón de mi molestia?

Comencé el año bien. Al terminar enero, ya había leído diez libros. En un mundo ideal, ese simple hecho hubiera establecido la norma para cada mes y el número final hubiera sido de 120. Pero me hubiera visto en la necesidad de dejar de vivir para llegar a esa meta.

De todos modos, iba por buen camino. Para el 30 de junio, justo a mitad de año, llevaba 32 libros. A ese ritmo iría a cumplir con la menta para el año y hasta la superaría, lo cual ocurrió.

Las lecturas de seis meses.

Treinta y dos libros en seis menes. Muy bien…

Durante las vacaciones de verano leí bastante por una de esas cosas de la vida. El 15 de mayo me operaron el pie izquierdo y debí guardar reposo absoluto. Salvo el hecho de que me fui de viaje en dos ocasiones durante la convalecencia y de que buena parte del tiempo estaba bajo fuertes medicamentos, aproveché para leer y leer y leer.

Pero ni siquiera eso logró que concluyera el año con un número múltiplo de cinco. 61 libros. ¡Maldito uno!

Lucharé con todas mis fuerzas para que no vuelva a ocurrir en años venideros.

Logo del reto de lectura d 2015

Las saturnales

Cuento sometido al Concurso de Microrrelatos Navideños II

© 2015 Maite Ramos Ortiz | https://www.instagram.com/p/_sVNUDL0MP

Recuerdo que cada diciembre la familia se reunía en casa de mi tía para celebrar la Navidad. La llamábamos la bruja porque tenía otra creencia religiosa. Sin embargo, para el solsticio de invierno declarábamos una tregua y disfrutábamos de un banquete opíparo, seguido de la entrega de regalos. Todos reíamos y compartíamos sin herirnos. Ahora que ella ha muerto, he decidido continuar la tradición en mi casa. Es lo más apropiado: soy la única que se ha percatado de que tanto mi tía, la pagana, como nosotros, los cristianos, celebrábamos lo mismo.

Ficha bibliográfica de Mundo cruel, de Luis Negrón

Mundo cruel, de Luis Negrón

Tengo por política no reseñar libros de autores puertorriqueños. No obstante, para cerrar las reseñas de Elucubrando voy a hacer otra excepción. Creo que Mundo cruel, de Luis Negrón, se lo merece.

Mundo cruel es una colección de nueve cuentos que van desde lo cómico a lo trágico y que trabajan tanto lo hiperbólico y lo absurdo como lo cotidiano. Ambientados en la zona de Santurce, aparecen el estereotipo y la novedad trabajados con maestría.

La mayoría de los cuentos están narrados en primera persona, sin embargo, cada una tiene su propia personalidad. No se trata de narradores intercambiables, muestra del dominio de la técnica narrativa por parte del autor. Además también aparecen la modalidad dramática, la epistolar y el monólogo.

La edición que manejo viene antecedida de un prólogo por Ana Lydia Vega y es producto de un trabajo editorial muy cuidado.

Una de las razones por las que Mundo cruel es un libro excepcional es porque sus personajes poseen validez universal. Negrón conoce el tipo humano y lo explota. No es difícil para cualquiera reconocer las situaciones por las que pasan los personajes e identificarse con cualquiera de ellos.

Mundo cruel es uno de varios libros magníficos, escritos por autores puertorriqueños, que leí durante el 2014, lo que me lleva a pensar que la narrativa en Puerto Rico está pasando por uno de sus mejores momentos. Y esas son buenas noticias.

2014 Reading Challenge Logo

Los libros del 2014

Me había resignado a que en el 2014, leería la misma cantidad de libros que en el 2013, sin embargo, en el último momento me propuse emular el 2012. Para lograrlo, debo admitir con un chin de vergüenza que hice trampa. Me dije que había leído demasiados libros serios y que me merecía alguno que otro frívolo e inconsecuente, pero, sobre todo, corto. Fue así como terminé leyendo sesenta libros.

Los libros leídos durante el 2014Los datos de este año son los siguientes:

  • 25 libros electrónicos, 32 en papel y 3 blogs (un formato nuevo este año).
  • 17 libros de autores puertorriqueños.
  • 37 libros en español, 22 en inglés y una traducción del inglés al español.
  • El género literario más leído fue el cuento, seguido de la novela, luego el teatro y, por último, la poesía.
  • 7708 páginas leídas, menos que el 2013 cuando leí una cantidad mayor de libros impresos.
  • El libro impreso más extenso fue La ortografía de la lengua española (que comencé en el año de las guácaras y es un suero de brea) y el más corto, Tanatorio urbano.
  • El libro puertorriqueño más extenso fue Cien de treinta y tantos y el más corto, otra vez, Tanatorio urbano.
  • El libro electrónico más extenso fue The Works of Edgar Allan Poe (que comencé a leer en 2013 y me tomó trece meses terminarlo) y el más corto es más difícil de determinar, pero me sospecho que se trata de Ya no puedo oír tu voz.

No incluyo en la cuenta los trece audiolibros ni, por razones obvias, los dos manuscritos. Para el 2015 voy a aumentar el reto a 55 libros. Sé que los puedo leer sin hacer trampa… aunque esto último no lo prometo.

2014 Reading Challenge Logo