Archivo de la etiqueta: Bebida

Para beber.

Portada de mojité

Bebidas para el verano: Mojité

Mojito de coco en Chilis.

Mojito de coco

A mí me gusta el mojito. Me gusta original, de coco, de mangó, de parcha y de muchos otros sabores. No es que lo beba todo el tiempo. Ni siquiera lo he preparado en mi casa. Sin embargo, el año pasado descubrí el mojité y las cosas cambiaron un poco.

El mojité (mojitea o moji-tea, en inglés) es una mezcla refrescante de mojito y té, sin el ron. Por supuesto que se puede preparar una versión alcohólica, pero en esta ocasión presento una receta apta para toda la familia.

Ingredientes

Ingredientes para el mojité

Procedimiento

  1. Hierva el agua a no más de 210 ºF. Retire del fuego.
  2. Ponga las bolsas de té o las cucharadas de la hoja suelta en un infusor y deje en infusión por no menos de 5 minutos ni más de 8.

    Té en el mojité

    Si al terminar la infusión quedan hojas de té en el líquido, se pueden colar

  3. Retire las bolsas o el infusor. Vierta el té en una jarra y añada el azúcar.

    Azúcar para el mojité

    Para endulzar se puede utilizar azúcar (blanca o negra o en almíbar), endulcorante artificial, jarabe de arce o agave, o hasta miel

  4. Añada el jugo o zumo de limón.

    Limón para el mojité

    Añadir limón al té.

  5. Coloque en la nevera hasta que enfríe.
  6. Vierta 6 oz del té en vasos con hielo picado.
  7. Añada 2 oz de agua carbonatada a cada vaso.
  8. Adorne con las hojas de hierbabuena.
Mojité con entretenimiento

Un mojité mientras me relajo

No es lo mismo que la versión alcohólica (lo que se soluciona, añadiendo ron entre los pasos 5 y 6), pero se trata de una bebida refrescante, muy apropiada para combatir el calor veraniego.

En resumen, no he preparado mojito en mi casa (aún), pero sí mucho mojité. ¡Salud!

Portada de Limonada probiótica

¿Qué hacer con el suero de leche? Segunda idea: Limonada probiótica

Limonada probiótica preparada

Limonada probiótica lista para beber

Hay varias posibilidades para utilizar el suero de leche que proviene del yogur. La primera alternativa es beberlo tal cual, sin embargo, no es mi opción preferida. Para mí no hay nada como a limonada probiótica.

No sé si me gusta porque fue lo primero que preparé con el suero de leche o por otra razón, pero el asunto es que me gusta mucho y es fácil de hacer.

La receta que sigo es la de Katie, de Wellness Mama. Por lo general, hago un cuarto o la mitad porque soy la única que la bebe en la casa. No obstante, presentaré la versión competa, aunque las fotos no correspondan a las cantidades que se presentan en la lista de ingredientes.

Ingredientes

Ingredientes para la limonada probióticaAdemás se necesita una jarra de cristal de un galón con tapa.

Procedimiento

  1. Vierta la azúcar en la jarra y añada suficiente agua caliente como para disolverla. Hay que tener en cuenta que el color final de la limonada, dependerá del color del azúcar.
  2. Fermentación de la limonada probiótica

    Fermentación

    Añadir el zumo de limón y más agua hasta llenar un ¾ de la jarra.

  3. Cuando el líquido en la jarra esté a temperatura ambiente, se le añade el suero de leche.
  4. Cerrar la jarra y dejar que se fermente el líquido de dos a tres días. Durante ese tiempo, acostumbro a cubrir la jarra con un paño. Hay que tener en cuenta que mientras más tiempo se deja en el proceso de fermentación menos azúcar quedará en la bebida, por lo que el sabor tiende a ser agrio.
  5. Después de terminada a fermentación, se coloca en la nevera y se beben de cuatro a seis onzas diarias.

Se supone que tenga cierto burbujeo, aunque nunca lo he visto. Para servir, se le añade hielo y algún endulzante, opción que nunca utilizo.

Si esperar la fermentación durante varios días y luego esperar varias horas para que enfríe la bebida antes de beberla es demasiado tiempo, existe otra opción para utilizar el suero de leche. Pero hablaré de eso en otro momento.

Vaso de limonada probiótica

Vaso de limonada probiótica

Portada de Sangría de té y frutas.

Bebidas para el verano: Sangría con té y frutas

Vasos con sangría de té y frutas.La idea de tomar sangría sin alcohol es, cuando menos, extraña. La propuesta de hoy es aún peor porque ni siguiera contiene cafeína. No hay una sola sustancia dañina. Me refiero a la sangría con té y frutas.

Debo ser honesta. Dependiendo de cómo se quiera preparar, este té podría contener o alcohol o cafeína o ambas sustancias, pero la versión que traigo es la aburrida. Es así como doy comienzo al mes de bebidas para el verano.

Ingredientes

Ingredientes de la sangría de té y frutas.

Antes de entrar al procedimiento hay que hablar de las particularidades.

Tipo de té: Cualquiera. Yo utilizo una mezcla que contiene pétalos de rosa, aciano, girasol y flor de Jamaica; pedazos de manzana, kiwi, fresa y frambuesa, y sabor a parcha o maracuyá. También se puede usar cualquier de las cinco categorías básicas de té  (blanco, verde, rojo, negro o hierbas), tés de fruta (flor de Jamaica, fresa, melocotón, limón, por ejemplo); tés especiales (orange pekoe, earl gray, oolong). También se pueden mezclar bolsas de varios tés como, por ejemplo, té blanco, té de melocotón y té de jazmín. Este es un buen momento para experimentar.

Tipo de azúcar: Entre la blanca y la negra, la que se prefiera. También se puede usar melaza, miel o edulcorante artificial. Lo importante es que el resultado sea lo dulce que se desee.

Tipo de limón: Verde, amarillo o una mezcla, se le llame limón o lima. Donde vivo abunda el verde, por lo que acostumbro a usarlo en todas las recetas que pidan limón.

Tipo de líquido: Puede ser simplemente agua o el jugo de alguna fruta como manzana o uva. También refresco de limón. Yo prefiero usar agua carbonatada (mineral o con gas) porque le da su toque. La pregunta obligada es: Vino, ¿sí o no? Y la respuesta apropiada es: ¿Por qué no? Esta versión es abstemia, pero nada dice que no puede alcoholizarse.

Tipo de fruta: Cualquiera. Acostumbro a usar manzanas rojas, pero puede utilizarse manzana verde, fresa, mangó, melocotón, uva, sandía, melón, frutos del bosque o alguna mezcla.

Procedimiento

  1. Hervir el agua, retirar del fuego y añadirle las bolsas de té o las hojas en un infusor.
  2. Dejar en infusión por cinco minutos.
  3. Retirar las bolsas o el infusor, añadir el azúcar y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  4. Colocar en un recipiente, combinar el resto del ingrediente, excepto el agua carbonatada, de usarse.
  5. Colocar en la nevera y macerar por al menos dos horas.
  6. Para servir, verter en una jarra con hielo y añadirle un poco de agua carbonatada (o vino).
  7. Servir en vaso y adornar con pedazos de fruta.

Jarra de sangría de té y frutas.

La sangría con té y frutas es muy refrescante y viene muy bien para acompañar durante el almuerzo o simplemente para mitigar una tarde calurosa.

Próxima bebida: Limonada probiótica.

Bebidas para el calor, o qué beber además de agua

Bebidas para el calor: Frappé de mojito de mangó

Frappé de mojito de mangó

Este verano ha sido especial: cuando no llueve, el calor es insoportable. Por eso, el proyecto para el mes próximo, julio, será presentar las recetas para preparar bebidas para el calor.

Un poco de historia

Bebidas para el calor: Té frío de mangó

Té frío de mangó

Allá para enero comenté lo siguiente:

…mi amor por el té ha aumentado a niveles insospechados.

Resulta que descubrí muchas opciones para preparar el té, en particular el frío. Se lo debo a una tetería que me encontré cuando fui a NYU a tomar un taller de una semana (hablaré de eso más adelante, lo prometo). Dado que el té es una de mis bebidas favoritas, entre las seleccionadas, aparecerá un par preparadas con té.

Bebidas para el calor: Refresco de china

Refresco de china

Las bebidas para el calor

Me costó mucho decidir cuáles bebidas presentaré, pero a la larga me decanté por las siguientes:

  1. Sangría con té y frutas
  2. Limonada probiótica
  3. Mojité
  4. Chicha morada

Haga frío o calor, durante las próximas cuatro semanas se beberá muy bien y variado en una especie de mini aventura culinaria.

Bebidas para el calor: Frappucino® de té matcha

Frappucino® de té matcha

¿Qué hacer con el suero de leche? Primera idea: Beberlo

¿Quién recuerda cuando hace dos semanas hablé de preparar yogurt griego? En aquella ocasión, dije que había que colar el yogur y el resultado serían varias onzas de suero de leche que no se deben desperdiciar.

Suero de leche envasado.

Acostumbro a envasar el suero en frascos de vidrio que no lleno hasta el tope y que coloco en el congelador hasta necesitarlos. Como dije en aquella entrada, el suero de leche que proviene del yogur dura bastante si se congela, así que para mí es cuestión de almacenar y seguir almacenando.

Supongo que la pregunta obligada es: ¿para qué se necesita el suero de leche? La respuesta es sencilla: Para varias ideas que iré demostrando poco a poco. La primera, la más fácil: Para beberlo.

Suero de leche listo para beber.

Así, ya, eso es todo. Un poco de hielo y a beber proteína líquida.

Debo reconocer que la idea no es mía. La encontré en el artículo titulado “Whey Tasty Whey. Yes, Whey“, que Nora Singley, publicó bajo el mote de The Cheesemonger en The Kitchn.

En un principio, me pareció repulsivo; el olor es fuerte y, sin haberlo probado, sabía que el sabor sería agrio. No obstante, una mañana me levanté y me dije: “hoy es el día”. Literalmente, me serví un poco en un vaso con hielo y me lo bebí.

Confieso que se trata un gusto adquirido, por lo que lo bebo esporádicamente y en cantidades pequeñas (no más de siete onzas). Se ha convertido en la bebida para cuando me siento aventurera y quiero salir de la rutina.

Sin embargo, no siempre estoy dispuesta para la aventura y por eso tengo otra la solución de qué hacer con el suero de leche.