Archivo de la etiqueta: Bebida

Para beber.

Limonada

Vaso de limonada frescaHa hecho calor… mucho calor. Beber agua es una manera para combatirlo, pero a veces hay que cambiar. Por eso intenté preparar una limonada.

Mi historia con las limonadas es bastante triste: por más que lo intentara, no lograba preparar una que combine las cantidades perfectas de agua, azúcar y zumo de limón. O quedaba demasiado dulce o resultaba demasiado agria.

No ayuda mi autoestima que hace unos años se pusieron de moda unos quioscos que vendían un envase de 32 onzas de pura maravilla limonera, preparada al momento. No importaba al que fuera, siempre quedaba perfecta. Ya no se ven tantos por ahí, así que me toca preparar la mía.

Decidí recurrir a la Internet. Si mi limonada no queda bien, la red lo logrará por mí. Buscando y buscando, me encontré con la versión de Elise Bauer en Simply Recipes. La receta se llama “Perfect Lemonade”, es decir, la limonada perfecta. Con eso tuve para adoptarla (eso, e intentar varias otras fallidas).

Ingredientes

  • ¾ a 1 taza de azúcar
  • 4 tazas de agua
  • 1 taza de zumo

Limones recién esprimidos

Procedimiento

  1. Comenzar con el jarabe o sirop. Colocar una taza agua y el azúcar en una olla pequeña, llevar hervir e inmediatamente bajar a fuego lento. La receta original utiliza azúcar blanca granulada, yo acostumbro a usarla sin refinar. También uso una medida de 2/3 taza de azúcar. Recomiendo experimentar con la receta en varias ocasiones hasta llegar al dulzor deseado.
  2. Mover hasta que el azúcar se disuelva y retirar del fuego. Aproximadamente unos 20 minutos.
  3. Cítricos para la limonadaEste es buen momento para extraer el zumo. ¿De qué? Eso depende de las preferencias. Una limonada debería consistir solo de limones, pero esta receta funciona muy bien con limas, cuyo sabor es más fuerte (mi versión favorita). Otra opción es mezclar limas y limones, e incluso hacer un refresco de cítricos al añadir el zumo de una china o naranja. Lo importante es lograr una taza de zumo.
  4. Verter el zumo y el jarabe de azúcar en un envase de 32 onzas. Recordar que el jarabe debería estar tibio, pero hay que usar la precaución porque podría estar caliente.
  5. Añadir el resto del agua. Aquí tampoco estaría mal experimentar un poco, por si se quiere más concentrado o más aguado. Se añade más o menos agua, dependiendo el gusto.
  6. Mezclar y refrigerar entre 30 a 40 minutos. No hay ningún problema con dejarlo más tiempo.
  7. Agitar un poco antes de servir sobre hielo, si así se desea.
  8. Es opcional adornar una vez servido. Se puede usar: rodajas de limón o lima, ramos de alguna hierba aromática como hierbabuena, menta o romero, un pedazo de fresa, una cereza…

Limonada recién preparada

Después de mucha experimentación, llegué a las cantidades perfectas para mi familia: a mí me gusta en el lado dulce; a Wu Siumán, en el agrio. Gracias a esta receta logré un término medio y, además, combatimos el calor.

Té de fresas con crema

Probé la bebida de té de fresas con crema en uno de mis viajes a Nueva York. Desde entonces, he buscado una receta para replicar la experiencia en mi casa, pero sin ningún éxito. La solución lógica fue crearla yo misma.

Green tea strawberry crème

Para ello decidí ir a la fuente. En su página de Pinterest, Argo Tea, la cadena en donde probé este té por primera vez, tiene las notas del chef. A base de esa ilustración, mi instinto y varias pruebas, he llegado a la siguiente receta.

Ingredientes

Ingredientes para el té de fresas con crema

Procedimiento

  1. Hervir el agua hasta llegar a 175 ºF o 70 ºC.
  2. Colocar en un infusor las hojas de té y meter en la taza o hacer lo propio con las bolsas.
  3. Verter el agua caliente y dejar reposar en infusión de 1 a 2 minutos.
  4. Retirar el infusor o las bolsas de té. Si se ha vertido el agua directamente sobre las hojas, se debe colar.
  5. Añadir la vainilla y el endulzante. Mezclar.
  6. Verter la leche o su sustituto y mezclar.
  7. Servir caliente, tibio o frío.

Esta es una porción generosa para una persona. Se puede aumentar la cantidad de ingredientes si se servirá a más personas.

Si se tienen fresas frescas, se pueden preparar en sirope, según las instrucciones de Cara Eisenpress en Big Girls Small Kitchen, y ajustar la cantidad del endulzante, teniendo en cuenta que el sirop, de por sí, será dulce. Debo aclarar que nunca he preparado té de fresas con crema de este modo.

Por lo general, tomo la bebida caliente. Me parece perfecta para las mañanas frías de primavera.

Té de menta y chocolate con leche, regalo de Navidad

Té de menta y chocolate con leche v2Tres días más y ya estamos en pleno día de Navidad. Por eso se me ocurrió, a modo de regalo, compartir una receta maravillosa: Té de menta y chocolate con leche.

La primera vez que oí hablar de la combinación de chocolate con menta, me pareció absurda, hasta que la probé. A la vez que el chocolate se derretía en mi boca, sentí esa explosión de frescura asociada con la menta en una combinación tan paradójica, que era perfecta. Luego probé cocoa con menta y la leche le añadió un toque cremoso a la combinación que la elevó a niveles bastante altos. El próximo paso fue probar té de chocolate con menta (sin lácteo). Supe entonces que estaba muy cerca del nirvana chocolatero, pero aún no había llegado.Ingredientes principales para el té de menta y chocolate con leche

Ocurrió cuando probé la combinación de hoy. Combina lo mejor de todos los mundos y es muy fácil de hacer. Por lo general, uso la receta de Elise en Frugal Farm Wife, pero la versión vegana de Carrie en Carrie on Living.

Ingredientes

Ingredientes para el té de menta y chocolate con leche

Fondo de Pezibear | pixabay.com

Procedimiento

  1. Hervir el agua hasta llegar a 208 ºF o 100 ºC.
  2. Si el té vino en hojas sueltas, colocarlas en un infusor y poner en la taza. Otra opción es colocarlas directamente. Si es en bolsa, colocarla en la taza.
  3. Verter el agua caliente y dejar reposar en infusión de 5 a 6 minutos.
  4. Retirar el infusor o la bolsa de té. Colar en caso de haber vertido el agua directamente sobre las hojas.
  5. Añadir el cacao y el endulzante a gusto. Yo prefiero azúcar sin refinar, pero también funciona con miel, jarabe de arce, edulcorantes artificiales, agave o cualquier otro. Mezclar.
  6. Verter la leche o su sustituto. La proporción es 50-50, pero se puede agregar más leche o más agua, según el gusto. Prefiero la leche de vaca con todas sus grasas, pero también me funciona la leche de coco. Otras opciones son leche de almendras, de soya, de arroz, etc. No recomiendo el suero de leche.

Té de menta y chocolate con leche v1

El té de menta y chocolate con leche es perfecto para compartir en familia durante la Noche Buena. Solo se debe multiplicar las medidas por la cantidad de personas, dado que el resultado es una generosa taza de 12 onzas.

¡Feliz Navidad!

Ingredientes para preparar la batida

¿Qué hacer con el suero de leche? Cuarta idea: Batida

Negro apagón

Nueva versión del himno cinéfilo nacional

La semana pasada no me dio tiempo de preparar la entrada. Eso ocurre con frecuencia cuando se llega al momento del semestre dedicado a los exámenes. Tampoco ayudó el apagón masivo del 21 de septiembre y que duró todo ese fin de semana. Para compensar, traigo una receta para una batida, o batido como se le llama por otros lados.

También está de moda llamarlo “smoothie” o “frappé”. La diferencia entre uno y otro tiene que ver con si se prepara con leche o agua. Sin embargo, sugiero una versión con suero de leche.

Ingredientes

Batida de frutas

Procedimiento

Los ingredientes que presento son una sugerencia. Recientemente, me inclino por una mezcla de espinaca y guineo como el Banana Spinach Smoothie que encontré en Fannetastic Food.

Esta táctica no funciona

Confieso que he visto notas parecidas en exámenes que he corregido. Debo anunciar que no funciona

Independientemente de los ingredientes que se usen, se mezclan en la licuadora con un poco de hielo y edulcorante a gusto. Sé que la idea de endulzar la batida no agradará a mucha gente, sin embargo, debo advertir que el suero de leche es amargo. Acostumbro beberla así, pero quien prefiera endulzarse la vida, tiene la opción de usar miel, jarabe de arce, azúcar morena o lo que se prefiera.

Queda claro que durante el apagón no pude preparar ninguna batida y hasta perdí parte del suero de leche que tenía conservándose en la nevera. No obstante, a veces me preparo una cuando corrijo exámenes, como en estos momentos.

frutas y vegetales

Multemedios cuando la vida se interpone

De vez en cuando, la vida se interpone

Matcha latte

Cuenta la leyenda que llevo años tomando cafeína disfrazada de verde

Pido disculpas por lo mal que he llevado el blog las últimas semanas. Quizás esta no es la mejor forma de comenzar la entrada. Comencemos de nuevo. A veces la vida se interpone.

Hay un refrán que dice: “El hombre propone y dios dispone”. Echando a un lado lo sexista del mismo -y mi relación conflictiva con la divinidad-, debo admitir que tenía planificadas las entradas hasta diciembre, pero es más fácil el proceso de planificación que el de llevar a cabo el trabajo, por lo que me he atrasado.

No voy a prometer que regresaré al redil juevesino, es decir, a publicar todos los jueves, porque, de seguro, no podré cumplirlo. Sin embargo, haré mi mejor esfuerzo.

De vez en cuando…

Si no estoy ocupada, escribo. Contrario a otros años, no sigo un plan organizado. Lo hago cuando se me ocurre y por eso las entradas del blog, todas ellas muy organizadas, no salen con la velocidad necesaria.

Flor de maga

Se rumora por ahí que todos en mi familia tienen buena mano para las plantas; yo las mato

Me estoy disfrutando las nuevas experiencias de este semestre, los adelantos en el proyecto de Palés, a Cathy y a Lucy y los productos del huerto (que no se deben a mis cuidados).

Es cierto que esta aparente calma esconde un torbellino, que incluye entre sus causas el alboroto político y social de Puerto Rico, que no he podido evitar por más que intente. Es imposible escapar en año de elecciones, momento perfecto para que la vida se interponga.

Aun así, trato de mantenerme tranquila y si puedo publicar en el blog el jueves, lo hago. Si no, la semana tiene seis días adicionales. Por eso, no debí comenzar la entrada con una disculpa y tampoco pienso terminarla de ese modo.