Sobre María y otros temas

Los días previos al aniversario del paso del huracán María fueron difíciles. Son muchas las razones: los efectos secundarios del tratamiento, el huracán Florence y el que todavía Puerto Rico no se ha recuperado de María. Hoy hablaré sobre María.

Los efectos secundarios

Lista para elucubrar ideas perdidas

Traté de adelantar trabajo, pero no pude

En la entrada anterior comenté que los efectos secundarios del tratamiento anticáncer me dificultan realizar cualquier actividad. Solo mencioné dos: la sensación de cansancio y la visión borrosa. Sin embargo, son muchos más. La mayoría son tontos y, como pasa con el dolor de cabeza, se pueden manejar. El problema es que todos se juntan.

Durante el mes de agosto traté de adelantar lo más posible en todos los proyectos que tengo pendientes, en adelanto a esta situación. No obstante, adelantar no significa completar y, en estos momentos, hacer algo tan simple como leer veinte páginas me puede tomar el día entero. Por esta razón, todo está atrasado.

Me informaron que algunos efectos, como un mal humor insoportable, producto de un esteroide que me quitaron, desaparecerán muy pronto; otros, como la piel delicada, es cuestión de trabajar con ellos.

Mientras tanto, llevo una agenda en la que apunto cada día solo aquello que puedo completar y aun así se me queda mucho por hacer. Fácilmente, me toma una semana hacer lo que antes me llevaba un día.

El huracán Florence

Winston-Salem 1995

Por suerte. ya no vivo ahí

Florence pasó lejos de Puerto Rico, pero activó todos mis temores huracanados, mucho más de lo que hicieron Beryl e Isaac que tenían más posibilidades de pasarnos demasiado cerca.

Florence fue directo a las Carolinas y en lo único que podía pensar era en que si todavía viviera allá agarraría al esposo, las perras y mis tarjetas bancarias y me iría bien lejos. Por esta razón, llegué a la conclusión de que si hay posibilidades reales de que un fenómeno atmosférico pase por Puerto Rico, puede que termine comprando pasajes.

Puerto Rico no se ha recuperado de María

Casa de madera para hablar sobre María

A un año del evento, esta casa sigue exactamente igual

Y yo no supero a María. En días previos al primer aniversario me iba sintiendo cada vez más deprimida. Fueron tantos los recuerdos que no sé cómo el día del aniversario me levanté de la cama.

A un año después del paso de María los puertorriqueños, tanto a nivel individual como colectivo, no estamos listos para enfrentar otro huracán, aunque sea categoría 1. Todavía no nos recuperamos de María. Hay demasiados semáforos por arreglar, carreteras con cráteres, casas por construir… Encima con un gobierno que prefiere ver a sus ciudadanos muertos que ayudarlos como necesitan.

No me queda más remedio que hablar sobre María hasta superarla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.