SEO para principiantes

SEO en fichas por William Iven

Fotografía de William Iven

Hay algo que toda bloguera debe aprender. Es horrible. A pocas nos gusta. Sin embargo, es necesario: la optimización para los motores de búsqueda, conocida por sus siglas en ingles SEO (“search engine optimization”).

El SEO tiene el propósito de facilitar que los motores de búsqueda encuentren el blog y sus entradas con facilidad. Aun haciendo lo que se debe, es posible que el blog no logre una buena posición. Sin embargo, soy de las que opina que un poco de SEO es mejor que nada porque sin él, es como si el blog no existiera.

Uno de los detalles del SEO es que las empresas que dominan los motores de búsquedas, Google, Bing, Yahoo, cambian los requisitos de un día para otro y es por eso que es importante tratar de mantenerse pendiente a cualquier cambio al respecto. A veces ocurre que lo que hace tres años se aconsejaba, hoy es un pecado mortal que afectará el “ranking” del blog.

Otro detalle es que ninguna entrada tendrá una optimización perfecta. Siempre algo quedará mal o será imposible porque afecta lo que se quiera hacer. No es necesario obsesionarse con los detalles.

Algunos consejos para mejorar el SEO de las entradas del blog

  1. Escoger una palabra o frase clave para la entrada. Esta debe aparecer en el título, el contenido (varias veces, pero no en exceso), la descripción y el URL. Contrario a lo que se recomendaba hace par de años, no se valen las variantes.
  2. Crear un buen título para la entrada. Es preferible uno que sea específico y que deje claro de qué trata la entrada, a uno ambiguo. Se recomienda una longitud de entre 60 a 120 caracteres.
  3. Escribir una buena entrada. El contenido es importante. No debe estar llena de errores ortográficos. Tampoco es necesario que sea extremadamente extensa, pero tampoco demasiado breve. Entre 300 a 500 palabras está bien. Detalles que ayudan:
    • Que la palabra clave se repita al menos en la introducción y en la conclusión.
    • Que haya enlaces a otras entradas del blog y a contenido fuera del mismo. No es necesario llenar la entrada de enlaces.
    • Que incluya al menos una imagen en la que la palabra clave aparezca en el texto alternativo (“alt text”). Nota: Las imágenes también se optimizan para los motores de búsqueda.
    • Que haya subtítulos en formato Título 2 o H2. Es ideal que uno de ellos contenga la palabra clave.
    • Qué los párrafos no sean extensos ni consistan en muchas oraciones.
  4. Trabajar en lo metadatos. Se trata de ciertos detalles que quienes lean no necesariamente verán. Algunos elementos de los metadatos que se deben considerar son:
    • La palabra clave.
    • Una descripción o resumen que incluya la palabra clave.
    • Las categorías que funcionen para presentar los temas que se trabajan con frecuencia en el blog.
    • Las etiquetas que son más específicas que las categorías y funcionan como palabras claves que se usan con frecuencia.

Un consejo para quienes, como yo, usan WordPress.org. La aplicación Yoast ayuda con la optimización, al dejarte saber qué necesita completarse y qué necesita mejoras. De todos modos, hay ocasiones en las que no se podrá cumplir con todo, y eso está bien. La perfección es imposible.

Por último, para mejorar la SEO es importante publicar con frecuencia, pero trataré este tema en una próxima entrada.

Optimizar una entrada para que los motores de búsqueda la encuentren parece fácil, pero cuando se debe hacer los mismo para cada entrada, cada imagen y el blog en su totalidad, sin repetir las palabras claves, puede convertirse en una pesadilla. Además, como ya dije, los requisitos para el SEO pueden cambiar de un año a otro. Por eso, lo encuentro horrible y no me gusta. Sin embargo, reconozco que un poco de optimización es preferible a ninguna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.