Recuento culinario

Quienes siguen mis Aventuras culinarias deben haber notado que, en ocasiones, selecciono recetas que, por alguna razón, no cocino y digo que las prepararé más adelante. Ya en una ocasión publiqué una “Actualización culinaria” en la que daba cuenta de una receta que no había confeccionado. Antes de continuar con más aventuras, decidí preparar un recuento de varias recetas que quedaron sin cocinar y que sí llegué a cocinar.

Cuando planifiqué el Dim sum, me propuse preparar nueve platos, pero solo hice seis. De los otros tres, únicamente confeccioné dos en fechas diferentes. Esas dos recetas también salieron del libro Asian Cooking, editado por Linda Doeser.

Asian Cooking
Asian Cooking

Bolitas de arroz glutinoso y pollo

Supongo que se trata de una receta tailandesa. Lo más difícil que se me hizo fue preparar el arroz glutinoso. No estoy acostumbrada a que el arroz se pegue en cualquier esquina.

Ingredientes listos para el recuento culinario.
Ingredientes listos

El relleno de pollo sabe muy bien y el que me sobró lo usé para hacer sobres de arroz. Estas bolitas se pueden freír o hacer al vapor. Este último fue el método que utilicé y, para ello, usé las cestas de bambú que compré cuando preparé el dim sum. Otra vez sustituí hojas de plátano por el papel de pergamino.

Bolitas listas para hervir
Bolitas listas para hervir

Se supone que se sirvan con la salsa de chile dulce que preparé junto al dim sum. Sin embargo, no tenía suficiente y terminé usando una comprada en la tienda china y que llamo cariñosamente “kétchup chino”. Quizás no esté tan alejada de la realidad, dado el origen asiático del condimento.

Listas para comer
Listas para comer

Crema de coco tailandesa

Esta receta es tan fácil de preparar que pude hacerla para el dim sum, pero en aquel momento pensé que no me daría tiempo. Se trata, en realidad, de un flan de coco.

Crema tailandesa recién salida del horno
Crema tailandesa recién salida del horno

Leí mal la cantidad de leche de coco requerida y al final no salió tan sabroso como debiera, pero se dejó comer. Lo que sí es que no pude sacar la crema (o el flan) de los moldes. Por esa razón, la comimos directamente de ahí, luego de echarle un poco de azúcar glas.

Crema tailandesa lista para comer
Crema lista para comer

Pienso volver a confeccionar este postre en otro momento. No descansaré hasta que salga como se debe…

Sopa de maíz

Para la cena de Acción de Gracias tenía intenciones de preparar una sopa de maíz que olvidé cocinar, a pesar de que había comprado los ingredientes. Fue mejor así.

Sabrosura
Sabrosura no tan sabrosa

El resultado quedó nauseabundo y, para colmo, la peste permaneció en la cocina por varios días. Se debió a una mezcla entre malas instrucciones y poco sentido común. El libro carece de las temperaturas correctas para cada paso y yo del sentido común.

Por suerte, en Año Nuevo me desquité y preparé una sopa de maíz que quedó muchísimo mejor y que logré gracias a unas instrucciones bastante precisas.

Pasteles de queso

Por si se lo preguntan, voy a hablar de mis famosos cheesecakes. Aunque no es una receta que se me haya quedado por realizar, sí quiero compartir este logro culinario.

Cuando trabajaba en la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, me la pasaba prometiendo que un día llevaría un cheesecake para que lo probaran. Nunca lo hice. Sin embargo, durante la fiesta de Navidad del 2010, me aparecí no con uno, sino con dos.

Pastel de queso y galletas de chocolate
Pastel de queso y galletas de chocolate

El primero que preparé es el que incluye galletas Oreo®. Para esta receta no uso ninguna otra marca. Incluso utilizo la capa para pasteles de la Nabisco para ir a la segura.

Pastel de queso y guayaba
Pastel de queso y guayaba

El segundo es más criollo. Se trata del que sabe a guayaba. De los dos, este fue el que mejor me quedó.

Ninguna de las dos fotografías les hace justicia. He llegado a la conclusión de que debo trabajar un poco más ese aspecto de mi blog. De nada sirve hablar de platos deliciosos si las fotos son de espanto.

Para las aventuras culinarias que restan, y que espero retomar a partir de febrero, me he propuesto usar mejor juicio a la hora de escoger las recetas que prepararé para que no se me quede ningún plato por cocinar, sea porque lo olvido o porque no me alcanza el tiempo para prepararlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.