¿Quieres iniciar un blog? Piénsalo dos veces

De seguro, eres de las que se ha propuesto iniciar un blog para el 2018. Mi consejo principal es: Piénsalo dos veces. No quiero decir que no lo hagas, pero si te decides, debes estar segurísima de tu decisión.

Maquinilla portátil que no es buena para iniciar un blog

Procura tener un equipo más actualizado.

Bloguear tiene muchas satisfacciones, pero tomará tiempo de tus actividades. Por eso, en entradas futuras daré consejos que te ayudarán en esta empresa. Por lo pronto, trabajemos con lo más importante: escoger un tema.

Parece irónico que quien posee un blog personal, el colmo de lo ecléctico, recomiende que escojas un tema. Sin embargo, creo que esta es la sugerencia más importante y, por eso, quise empezar por ella.

Los blogs dedicados a un tema específico tienen mayores lectores. Además, si te interesa monetizar el blog, el que sea dedicado facilita que las marcas lo identifiquen y quieran hacer negocio contigo.

Lista para elucubrar ideas perdidas

Ahora está mejor…

Pero no puede ser un tema cualquiera, debe apasionarte y del que puedas hablar por años. Leíste bien, años. Monetizar un blog, establecer tu reputación como bloguera y comenzar a hacer negocios con las marcas no se logra de la noche a la mañana. Por otro lado, una vez logras monetizar, no vale la pena abandonar el proyecto.

Esa es la razón por la que insisto que debes pensarlo dos veces antes de iniciar un blog.

Y ya que estamos hablando de iniciar un blog, déjame darte un consejo adicional: Medita bien el nombre que le pondrás. Todo se reduce a tres opciones:

  1. El tema del blog. Este ofrece la ventaja que desde el título les indica a los lectores de qué trata el blog. Alguna vez tuve uno de reseñas de libros titulado La Biblioteca de Amaranta. Quienquiera que entrara encontraría posts dedicados a libros. Por otra parte, procura que el nombre esté disponible en la plataforma que alojará tu blog y como dominio, por si decides comprarlo más adelante. Por último, asegúrate que no sea muy largo. Hay que reconocer que el título de mi antiguo blog era demasiado.
  2. Tu nombre propio. Este tiene la ventaja de que asocia tu persona al blog. Si en el futuro se pretende comprar el dominio, esa es una opción. Uno de los errores que cometí a la hora de comprar el dominio de este blog fue no usar mi nombre. Es cierto que maiteramosortiz.com es largo y maiteramos.com lo posee una escritora de libros de autoayuda, nada que ver conmigo. Sin embargo, debí haber optado comprar la primera opción. Ahora que planifico dedicarle más tiempo a mi etapa de escritora, hubiera sido perfecto. No cometas el mismo error.
  3. Una mezcla. Esta opción salomónica funciona en la mayoría de los casos. He creado una serie de títulos como ejemplos: Las Recetas de Maite, Maite y sus Tejidos, Costura con Maite y Maite y el Cuento. Está claro que un cambio de tema haría el título contradictorio.

Puedo hablar de mucho, pero para eso estarán las próximas entradas. Por lo pronto, te recuerdo que si deseas iniciar un blog, piénsalo dos veces.

Deja un comentario