Portada del pan de coco

Pan de coco

Allá para el 2016, cuando nadie pensaba en huracanes despiadados o en picadas de cangrejos, preparé un pan de coco. Han tenido que pasar dos años para que presente el paso a paso. Dice el refrán algo como que más vale tarde que nunca.

La receta que preparé está basada en la de Deb Perelman de Smitten Kitchen que a su vez se basa en la de Bill Granger que apareció en The New York Times. Pueden encontrar la información exacta en la entrada de Deb.

Preparar este pan de coco es muy sencillo y el resultado espectacular.

Ingredientes

  • 2 huevos grandes
  • 1 1/4 tazas de leche de su elección
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 1/2 tazas de harina
  • 1/4 cucharadita de sa
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1 a 2 cucharadas de canela en polvo
  • 1 taza de azúcar (recuerde que se puede usar menos cantidad u otro endulzante al gusto)
  • 1 1/2 tazas de virutas de coco dulce
  • 6 cucharadas de mantequilla sin sal derretida
  • Aceite vegetal para engrasar un molde de pan de 9×5 pulgadas

Procedimiento

Horno a 350 ºF

    Precalentar el horno a 350 ºF.
Mezcla de los líquidos para el pan de coco

En un cuenco pequeño mezclar los huevos, la leche y la vainilla.

En un cuenco mediano, cernir la harina, la sal, el polvo para hornear y la canela.

Añadir el azúcar y el coco a la mezcla.

Preparando el pan de cocoHacer un hueco en el centro de la mezcla de la harina y verter la mezcla líquida. Mezclar bien.

Líquidos y sólidos del pan de coco

Añadir la mantequilla hasta lograr una consistencia suave, pero sin mezclar demás.

Masa del pan de coco

Engrasar el molde y echarle harina o cubrirlo con aceite en atomizador. Verter de forma pareja la mezcla y hornear aproximadamente una hora o hasta que se inserte un palillo de dientes y este salga limpio.

Dejar enfriar por cinco minutos y luego retirar del molde y dejar enfriar en una rejilla.

Hogaza del pan de coco

A la hora de servir existe mucha opciones: tostado o no, con mantequilla, miel, jalea, mermelada, mantecado o simplemente solito. No importa cómo sea queda delicioso. Inténtenlo algún día y ya verán.

Hogar lejos del hogar

Luces de San Lorenzo, vistas desde el hogar lejos del hogar.

Luces de San Lorenzo al amanecer

Durante las pasadas dos semanas y media he vivido lejos de mi hogar. Una antigua alumna me abrió las puertas de su casa y me prestó su familia para tener dónde quedarme mientras Wu Siumán viajaba a Lima a arreglar unos asuntos.

Tengo un esposo preocupado por mí

Un diagnóstico de cáncer puede poner a prueba cualquier matrimonio. En nuestro caso, lo estamos sobrellevando juntos. Por eso, cuando se vio en la necesidad de viajar, Wu Siumán se preocupó por mí. Le costaba irse y dejarme sola. Él sabe que soy autosuficiente, pero también terca. Si algo me ocurriera, relacionado con la salud, de seguro no iría a buscar ayuda.

Partió tranquilo porque me ofrecieron un hogar dónde quedarme y acepté. Pasé dos semanas y media en lo alto de una montaña, con la desventaja de que ahora que estoy de regreso a mi casa en una urbanización en el pueblo me parece demasiado calurosa.

Atardecer en la altura

Atardecer en la altura

Fue una buena experiencia. Me consintieron y hubo un momento en que me llevaron a la clínica, que no a emergencias, para tratarme la tos. Wu Siumán tenía razón: por mí no hubiera ido y resultó que debía.

¿Qué pasó con las perrijas?

Extrañé mucho a Cathy y a Lucy quienes se hospedaron con Perry, un amigo chiguagua, en San Lorenzo. Allá la pasaron bien, las añoñaron y puede que en el fondo hubieran preferido quedarse. Acá no tienen el roznido de un burro como sonido de fondo.

De vuelta al hogar

Flores monocromáticas en el hogar lejos del hogar

Arreglo en mi habitación en el hogar lejos del hogar

Ahora la familia está completa luego de unas vacaciones de dos semanas y media. Lo que nos espera es el regreso a la normalidad. En mi caso, será nueva porque por fin comenzaré el tratamiento que hemos tenido que posponer por razones variopintas.

De todos modos, ya sé que cualquier cosa, cuento con un hogar lejos del hogar.

Varias redes sociales

Redes sociales: Algunos consejos para blogueros

Continúo dando consejos a quienes interesen abrir un blog. Para la entrada de hoy quiero hablar de las redes sociales. Seamos honestas, un blog no es nada sin ellas, pero tampoco se deben usar a lo loco.

Son muchos los consejos que podría brindar sobre el tema, he aquí los tres que considero más importantes:

Promociona tu blog y sus entradas en redes sociales, pero no te vuelvas loca

Es humanamente imposible estar al tanto de todas las redes sociales. Por eso no se debe pretender usarlas todas para promocionar un blog. Los expertos aconsejan no más de tres. Es decir, una vez se publique una entrada, compartirla en redes, como por Facebook, Twitter e Instagram. De hecho, con dos es suficiente.

Árbol de redes sociales

Imagen de Gerd Altmann

Compartir la publicación no implica repetirla, es simplemente avisar que se ha publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog como tal.

A continuación, mi experiencia con algunas redes:

  • Facebook: Es tan importante que hablaré exclusivamente de ella más adelante. Sin embargo, puedo decir que la mayoría del tráfico hacia Elucubrado es a través de esta red social.
  • Twitter: Su formato breve permite que se avise la publicación de una nueva entrada en el blog. El uso de las etiquetas (hashtags, en inglés) tiene la ventaja de que se pueden asociar una o varias al blog. Por ejemplo, trato de usar #elucubrando para casi todo lo relacionado con el blog y mi faceta de escritora y #maiteramos cuando se relaciona con la escritura.
  • Google Plus: Honestamente no sé para qué sirve, pero ahí está. Su carácter visual permite que el aviso salga con la primera fotografía de la entrada. El problema es que como red social ha sido un fracaso. No recomiendo su uso.
  • Pinterest: Me encanta esta red social, pero no es muy buena para avisar la publicación de una entrada. No obstante, es excelente para darle vida a entradas antiguas o a aquellas relacionadas con moda, cocina o manualidades.
  • Instagram: Esta es una de mis redes favoritas, pero pésima para avisar la publicación de una entrada. No permite publicaciones automáticas, no acepta hipervínculos y requiere dedicarle mucho tiempo. Su mejor uso es complementar el trabajo del blog, no anunciarlo.

No repitas, no y no

Si algo no les gusta a los motores de búsqueda es información repetida. Bajo ninguna circunstancia repitas la entrada en otra red social. Serán suficiente una cita, un comentario o pocas palabras. Lo importante es en enlace a la entrada en el blog, es ahí donde debe leerse el escrito.

Esto me lleva a Tumblr. Recordemos que se trata de una plataforma de blog que sirve también como red social. Se caracteriza por ser más que nada visual, pero permite la publicación de entradas con texto extenso. Hay que evitar caer en esa tentación. Por mi experiencia, desaconsejo su uso junto con un blog.

Facebook es un mal necesario

Logo de Facebook en Scrabble

Fotografía de William Iven

Si quieres que tu blog se lea, tienes que usar Facebook, pero como todo existen sus trucos.

  1. Separa tu blog de tu perfil personal. No quiero decir que no uses tu perfil para avisar que has publicado en tu blog, lo que quiero decir es que, para mantener tu paz mental, no mezcles tu perfil personal con tu blog. En el próximo punto lo explico.
  2. Crea tu página de bloguera, es decir tu propia “fan page”. Es la mejor opción:
    • No es obligatorio una relación de amistad. Quienes le den me gusta a tu página lo harán porque quieren.
    • Puedes dedicarte exclusivamente al tema del blog. No solo avisas que has publicado algo nuevo, sino que puedes compartir información de otras páginas relacionadas con tu tema, publicar de otras redes sociales que uses, hacer encuestas, discusiones, grupos, conmemorar hitos, promociones, ventas, eventos… Es tanto lo que se puede hacer que el tiempo no alcanzará.
    • Puedes interactuar con tu comunidad de lectores de una manera más directa de la que ocurre en el mismo blog.
    • Te permite el uso de estadísticas que complementan las que se obtienen en el blog.
  3. Evita caer en la tentación de reescribir la entrada en su totalidad, aunque sea en las notas. Usa Facebook para avisar que has publicado algo nuevo y dirigir a los lectores al blog.
  4. Aprovecha el que se puedan programar publicaciones en la página. Eso no se logra en los perfiles personales. Sin embargo, no satures al lector. Se recomiendan no más de tres publicaciones diarias.
  5. Como todo, mantener una página en Facebook requiere mucho trabajo. Repito: mucho trabajo, pero vale la pena.

Un consejo útil

Muchas plataformas para blogs permiten programar el aviso de publicación a redes sociales tan pronto se publica una entrada. Eso es oro. Ahorra tiempo, por lo que no se puede desaprovechar esa oportunidad. Incluso se permite personalizar lo que se publicará en las redes. ¿Qué más se puede decir? Las ventajas son enormes.

Teclado con teclas para redes sociales

Fotografía de kropekk_pl

Las redes sociales complementan el blog

Para ser bloguera hay que trabajar en el blog y tener claro que las redes sociales complementan lo que se hace ahí, no lo sustituye. Se pueden publicar fotografías en Flickr o vídeos en Youtube que luego se usarán en una entrada del blog. Sin embargo, se debe tener claro que no deben constituir la entrada en sí, sino parte de ella. Se recomienda que las redes sociales tengan información exclusiva que no necesariamente se comparte entre ellas o se publica en el blog, pero lo más importante debe ser el contenido del blog. Por eso se habla de complementar.

Las redes sociales son herramientas valiosas que todo aspirante a bloguero debería aprender a usar.

Picos y valles: Una introducción

Cuando aprendí a tejer, la instructora, una señora sureña muy mayor, nos dijo que había dos clases de tejedores: quienes tejen de vista y quienes tejen por patrón. Picos y valles me demostró que pertenezco al segundo grupo.

Tipo de tejedores

El primer grupo, quienes tejen de vista, solo precisan ver el proyecto de ganchillo terminado, deducen cuáles puntos se usaron y reproducen la obra.

El segundo grupo, quienes tejemos por patrón, seguimos instrucciones escritas. Una vez aprendemos los puntos básicos, leemos lo escrito y creamos el proyecto, usando fotos o imágenes como referencia.

Ficha del proyecto Picos y valles

Ficha con todo lo necesario para el proyecto Picos y valles

Si bien el primer grupo es sumamente admirado por su capacidad de reproducir un proyecto, el segundo grupo tiene la ventaja de que puede usar puntos más complejos.

Cómo descubrí que pertenezco al segundo grupo

En realidad no descubrí nada. Después de tomar la clase, años ha, lo sabía. Leer patrones me ha permitido convertirme en tejedora bilingüe ya que sigo instrucciones en español y en inglés.

Sin embargo, lo confirmé con Picos y valles.

Materiales para el proyecto Picos y valles

Materiales necesarios para el proyecto

El centro oncológico al que asisto es muy frío, así que decidí tejer una manta. Escogí el diseño Picos y valles (Peaks and Valleys, en el original inglés) porque me pareció bonito.

Comencé el tejido con algo de dificultad porque hacía años que no tejía nada y el patrón es a nivel intermedio. Lo cierto es que me había limitado a patrones fáciles o para principiantes. Una vez descifré el punto “Puff”, el que lo hace intermedio, tejer se hizo tan fácil que lo hacía hasta sin mirar.

En la sala de espera siempre hay más tejedoras. Nunca hay hombres, con lo relajante que es tejer. El asunto es que una se me acerca. Resulta ser del primer tipo, teje de vista. Vio lo que tenía hecho y su comentario fue “Ese punto es muy difícil”.

Lo que para mí es monótono para otra tejedora es difícil.

Detalle de la manta Picos y valles

Detalle de lo tejido hasta la fecha

Hablamos de nuestras experiencias con el ganchillo y confirmé que pertenezco al grupo de tejedores de patrón. Dame las instrucciones y tejo en punto de croché lo que sea.

Entre picos y valles

Mientras tanto continúo tejiendo la manta. El patrón original indicaba que el hilo debía ser blanco; yo escogí un frambuesa claro (o para hacerlo más tropical, guayaba). Me gusta cómo está quedando.

Sombras nada más en picos y valles

El proyecto avanza poco a poco

Falta bastante porque, aunque consista en repeticiones ad nauseam del punto “Puff”, la manta es larga y eso es lo que me interesa más del proyecto.

De todos modos, estoy disfrutando tejer. Ya quiero terminar para mostrar la manta en sociedad.

Modo viejita: No está en mí

Estaba conversando con una compañera de trabajo, cuando me di cuenta de que no estoy en modo viejita.

Detalle de la manta Picos y valles

Quiero tejer

Es común que personas después de cierta edad comenten insistentemente que ya hicieron todo lo que tenían que hacer y ya están listos para irse. Pasé eso con mi abuelo. Si ese fuera mi caso, estaría en modo viejita.

Encuentro estudiantil 5 en la UPR en Cayey

Quiero ver a mis estudiantes progresar

Sin embargo, me he dado cuenta de que todavía hay cosas que quiero hacer. No me refiero a darle la vuelta al mundo o a escribir la gran novel puertorriqueña. Todavía hay cosas pequeñas que quiero hacer: ver una película, publicar un artículo de crítica literaria, tejer un poco y bordar algo más y, por supuesto, crear literatura, buena o mala, ya no me importa.

Pareja de pantallas más propia del modo viejita

Quiero volver a establecer modas sin proponérmelo

Yo no estoy lista para irme; no estoy en modo viejita. Así que si el cáncer anda buscando pelea, se la voy a dar y en grande.