Otro amanecer

Otro amanecer en Caguas.

Esto de la mudanza no ha sido fácil. Todavía estoy sacando cajas y tratando de acomodarme en la nueva casa y, honestamente, aún me siento perdida. Todavía no sé qué bombilla prende cada interruptor ni dónde voy a guardar la compra. Son cosas sencillas, lo sé, pero que en su momento resultan importantes.

Pero poco a poco me estoy aclimatando. Incluso ya he comenzado a fotografiar mi nueva comunidad y me parece que eso es una buena señal. No voy a negar que lo miro todo con ojos de forastera, por eso hasta el amanecer me parece distintos.

Supongo que eventualmente me acostumbraré y algún día me sentiré parte del lugar y sabré qué interruptor accionar y el amanecer no me será nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *