Otra transición

Por alguna razón, la entrada de ayer no se publicó. Quizás fue lo mejor porque ayer inicié otra transición y quiero hablar de eso.

La ventaja de trabajar en distintas unidades del sistema de la Universidad de Puerto Rico es que se tiene la oportunidad de conocer lugares de la Isla que van más allá de la experiencia de vivir en el Área Metropolitana. Crecí en Río Piedras y viví una década en Hato Rey, es decir, soy de la loza, de San Juan y el resto es la Isla… hasta que llegué a Cayey.

He pasado temporadas en Aibonito y Ponce, pero una cosa es estar lejos de casa bajo en amparo de familiares y otra muy distinta es bandeárselas sola y eso fue lo que me ocurrió cuando comencé a trabajar en Cayey. Descubrí que hay un Puerto Rico más allá de la zona metropolitana, lo que eventualmente me llevó a vivir a Caguas.

No voy a decir que la transición entre Hato Rey y Caguas fue fácil. Me ha tomado tiempo y todavía, dos años después, hay aspectos que me atan a San Juan. Mi primer intento en un salón de belleza fue un fracaso, por ejemplo, así que mi próximo corte de pelo será en el lugar de siempre en Río Piedras.

La otra transición

Otra transición: Humacao

El cielo humacaeño

Ayer comencé a trabajar en la UPR en Humacao. Continúo en Cayey, así que mis estudiantes allí pueden estar tranquilos, pero así como hay un Puerto Rico más allá de San Juan, hay universidad más allá de Cayey. El preámbulo ocurrió el semestre pasado.

Tuve la oportunidad de dictar una clase graduada en la Universidad del Sagrado Corazón y, como ha pasado tiempo, puedo decir públicamente que la experiencia fue maravillosa. Me di cuenta de que tengo mucho más que aprender, leer, investigar y escribir, lo que significa que tengo mucho más que enseñar.

El salón de clases me encanta y por eso me alegra tener la oportunidad de trabajar en Humacao, lo que a su vez me dará la oportunidad de conocer el Este de Puerto Rico.

Hay un universos por descubrir allá afuera y ayer comencé otra transición para conocerlo.

Deja un comentario