Niuyol, jir ai com!

Niuyol, Niuyol

Keep Calm and Love Niuyol.Esta es la historia de una mujer a la que le gusta estudiar. Pasó largo rato completando unos tres grados universitarios tan solo porque quería seguir estudiando. Y mientras más clases tomaba, más se daba cuenta de lo poco que realmente sabía. Llegó a la conclusión de que eso de que Sócrates hubiera dicho que “yo solo sé que no sé nada”, tenía que ser cierto.

Hace algunos añitos que terminó el grado más alto que se supone que se pueda alcanzar. No obstante, la sensación de que no sabe nada de nada, à la Sócrates, la persigue por todos lados. Por eso va a conferencias, asiste a congresos y toma alguno que otro seminario perdido por ahí.

Ahora se encuentra en los Niuyores, tomando un taller intensivo. Si alguna vez estuvo por esos lares en talleres intensivos de baile, no debe ser una sorpresa que ahora el tema sea la literatura. Que la literatura en cuestión no tenga nada que ver con su especialidad, tampoco debería ser una sorpresa. Lo importante es el afán de adquirir conocimiento, de descubrir algo nuevo, de aprender un poco más.

Además, vamos a ser honestos, un taller en Niuyol es un taller en Niuyol. Nada más por eso, vale la pena insistir en que no se sabe nada.

La vista de Niuyol desde la habitación de la residencia de estudiantes de NYU.

La vista desde la habitación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *