Nictofobia

La nictofobia es el miedo irracional a la noche. Funciona de la siguiente manera:

Durante el día, la vida transcurre con total normalidad. Una trabaja, come, comparte con personas, pasa buenos y malos ratos, en fin, una vive. Pero a medida que se acerca la noche, va surgiendo una sensación inefable que poco a poco se apodera de una. Puede ser simplemente el darme cuenta de que la hora azul ha pasado y lo que le sigue en un gris cada vez más profundo, o quizás ver la primera farola encendida, o tal vez ese silencio opresor que, con suerte, un coquí llenará. La oscuridad se torna ominosa. Las luces de los autos no son consuelo. Se convierten en ojos de monstruos dispuestos a atacar en cualquier momento. Las personas se transforman en espectros amorfos de ojos vacíos y sin rostros discernible. El peligro acecha a cada paso. Miles de ojos me observan, pero no los distingo y los sentidos se atrofian y los pulmones colapsan y me sudan las manos y quiero gritar y la voz enmudece y el aire me asfixia y la oscuridad me agobia y la noche me aplasta y…

pero a la larga es solo nictofobia y como todo miedo es irracional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.