Ficha bibliográfica de Moby Dick, de Herman Melville

Moby Dick; or, the Whale, de Herman Melville

Moby Dick, de Herman Melville, es una novela adelantada a su tiempo. Es posible que esa sea la razón por la que se le considere la gran novela gringa del siglo XIX. Y realmente lo es.

El texto narra las aventuras de un grupo de marinos a bordo del barco ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab, quien está obsesionado con encontrar la ballena que le arrancó la pierna. La historia la cuenta Ishmael quien establece una amistad profunda con el arponero Queequeg.

Además de proveer una de las mejores primeras oraciones de la literatura universal (“Call me Ishmael”, aún me causa escalofríos), la novela resulta ser un collage en la mejor tradición posmoderna, un siglo previo al surgimiento de la posmodernidad. Ishmael, cuyo nombre puede ser otro, no es la única instancia narrativa. Hay capítulos dramáticos, otros dedicados a tratados de tipo científico, histórico o filosófico, y todavía otros narrados por una tercera persona omnisciente. En fin, la ambigüedad que inicia con la primera oración es la norma del texto.

Verisón electrónica de Moby Dick

Sorprende cómo el capitán Ahab posee el carisma suficiente como para convencer a sus marinos a que lo sigan en una cacería inútil tras Moby Dick el que, a pesar de darle título a la novela, aparece casi al final y en pocos capítulos. Todos en el Pequod saben que la empresa está destinada al fracaso, pero aun así continúan con ella hasta que mueren, excepto Ishmael (alguien tiene que quedar para contar la historia, ¿no?).

Queda claro que el texto está lleno de simbolismos y el leviatán el mayor y el más variado de todos. Sin embargo, debido a lo poco confiable que resulta la voz narrativa –recordemos que da un nombre que no es necesariamente el suyo– al final vence la incertidumbre sobre todo lo leído, como si hubiese sido publicado un siglo más tarde.

A pesar de algunos capítulos bastante aburridos, Moby Dick es, sin duda, una obra maestra del siglo XIX. Lo cual no deja de ser irónico. ¿Recuerdan cuando comenté que Ishmael y Queequeg se convierten en buenos amigos? Lo cierto es que las claves para identificar la relación como homosexual son bastante evidentes y ahí radica la ironía. La gran novela decimonónica estadounidense tiene como narrador y uno de sus personajes principales a un homosexual y ningún fanático republicano podrá cambiar esa realidad.

Logo del reto de lectura de 2015

2 pensamientos en “Moby Dick; or, the Whale, de Herman Melville

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *