Misantropía

Serenidad inalcanzable. ¿Se alacanzará con la misantropía?En más de una ocasión he dicho que la misantropía es mi estado natural. No entiendo a la gente y es posible que el sentimiento sea mutuo, en otras palabras, la gente no me entiende a mí.

Mi casa es el lugar donde me siento más segura. Es donde puedo ser yo sin temor a molestar a los demás o que los demás me molesten a mí. Es donde puedo expresar mis sentimientos verdaderos y donde no tengo que ocultar el llanto.

Es agotador tener que poner buena cara cuando me siento como mierda y escuchar una y otra vez la pregunta de cómo estoy o cómo me siento sin poder contestar con sinceridad: “Mal, muy mal. ¿Quieres saber la verdad? La vida es un asco, así que agradecería que no me repitieras la pregunta”.

Por eso mi casa es el único refugio, pero como no soy multimillonaria no puedo encerrarme así sin más. Ni siquiera eso me ha salido bien en la vida. Tengo que salir a trabajar, a enfrentar el mundo cuando ya no me quedan fuerzas. Al menos me gusta la experiencia dentro del salón de clases. Esa es la única razón por la que salgo de la casa en estos últimos tiempos. Lo demás es una obligación que se me está haciendo muy pesada.

Nací para ser misántropa, no para vivir en sociedad. Y la vida es tan desgraciada que ni siquiera me concedió la posibilidad de lograrlo.

Deja un comentario