Ficha de la blognovela Más respeto que soy tu madre, de Hernán Casciari

¡Más respeto, que soy tu madre!, de Hernán Casciari

Esta es la primera blognovela que leo completa, sin saltar una entrada y fue una experiencia peculiar, si tomamos en cuenta que aparentemente es la primera en haberse publicado jamás, lo que convierte a Hernán Casciari en el fundador de un género.

Parte del atractivo de la blognovela, como un subgénero literario nuevo, implica la inmediatez, el leer un capítulo (entrada o post) tan pronto se publica, reaccionar a él y esperar por el próximo. Esto es una novela por entregas decimonónica, pero a la que cualquier lector puede reaccionar instantáneamente. Mi lectura fue más tradicional por leerla cuando ya se había completado su publicación, incluso ya aparece en formato de libro, aunque la leí directamente del portal en la que estaba alojada.

Titulada originalmente Diario de una mujer gorda, ¡Más respeto, que soy tu madre! cuenta la historia de la familia Bertotti a través de los post de Mirta, la matriarca. Debido a que la novela tiene forma de blog, el relato es fragmentado y de los 200 capítulos, algunos resultan innecesarios por contener información que no aporta a una lectura posterior, aunque debieron haber sido pertinentes cuando se publicaron.

La trama es bastante carnavalesca, a veces demasiado, pero no deja de captar la atención, dado que los personajes están caracterizados de forma definida. Así el abuelo Américo y Caio, el hijo del medio, son un par de yonquis, pero no son intercambiables.

Hay episodios perturbadores como cuando la Sofi utiliza la cámara de la computadora para trabajar en un servicio voyerista, a veces con la ayuda de su madre. La Sofi tenía 14 años cuando eso. Hay otros esperpénticos como el que describe el intento de desencajar a Nacho, el hijo homosexual, y a Marilú, la hija de una visita. Por favor, no me pidan que dé más explicaciones de cómo se encajaron, solo diré que de momento Nacho resultó heterosexual y que todos en la casa, incluyendo la visita, fueron testigos.

¡Más respeto, que soy tu madre! no será una obra maestra, pero es entretenida. Uno de sus aciertos es el uso del lunfardo, con glosario incluido, que aporta a la verosimilitud. Uno de sus desaciertos son los errores ortográficos que no abundan, pero están ahí. Es posible que sean intencionales para reflejar la forma de escribir de una mercedina, pero no me quedó claro.

Muchos han pronosticado el fin de la novela, sin embargo, eso se ha dicho desde sus mismos inicios. Creo que sus detractores –entre los que se encuentran sus estudiosos, gente que la disfruta– no se percatan de su poder camaleónico. ¿No es la telenovela, una novela en otro medio? La blognovela parecer ser una nueva forma de presentarse a los lectores, adaptada a un medio distinto, por lo que cuenta con sus propias características. Seguiré explorando otras blognovelas que han surgido. El propio Casciari ha publicado otras tres, por lo que no será extraño que aparezca alguna realmente excelente. Ejemplos demás hay entre las novelas folletinescas del siglo XIX.

2014 Reading Challenge Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *