La palabra supera la imagen: Consejos para publicar entradas en un blog

La palabra sobre el papel

Fotografía de Nicole

 

Llevo el año dando consejos sobre cómo abrir un blog y administrarlo. Hoy quiero hablar sobre lo más importante: la palabra supera la imagen.

Recientemente, realicé una encuesta en mi página en Facebook en la que pregunté qué era lo más importante en un blog.

Para la mayoría de mis lectores lo más importantes es la palabra. La imagen quedó relegada a un segundo plano. Así que, a menos que se trate de un blog de fotografías, lo ideal es producir buena información y escrita y utilizar la imagen para sustentar lo escrito.

En la entrada anterior, comenté lo siguiente:

Escribir una buena entrada. El contenido es importante. No debe estar llena de errores ortográficos.

En los próximos consejos amplío el tema.

Consejos para publicar entradas de un blog

Mis sugerencias son las siguientes:

  1. Procura seguir las reglas ortográficas y gramaticales. Escribir siguiendo las reglas de ortografía y gramática ayuda a la comprensión del texto. Esto no significa que el texto debe estar perfecto. De hecho, la naturaleza de un blog implica escribir y publicar con premura, por lo que no es extraño que se escape alguno de los dos errores, o los dos, mencionados anteriormente en cada entrada. Sin embargo, mientras más reglas se cumplan, más posibilidades de que quien lo lea entienda sin mayores complicaciones.
    • Si en una revisión de una entrada ya publicada se detectan errores ortográficos o gramaticales, existen tres opciones. a) Dejarla así; b) Corregirla y añadir una nota en la que se informe sobre la corrección; c) Corregir y no informar. Esta última es la opción que utilizo, aunque en el Relevo de responsabilidad del blog lo aviso.
  2. Evita cometer errores obvios de redacción. Se puede escribir sin cometer ninguno de los errores anteriores y, sin embargo, cometer errores de redacción. Ocurren cuando a la hora de leer se dificulta entender por la forma en que está escrita la entrada. Como ocurre con los errores de ortografía y gramática, cada entrada tiene posibilidades de que contenga alguno de ellos. La idea es evitar los que me parecen más obvios:
    • Abuso de la voz pasiva: La voz pasiva ocurre cuando se utiliza una forma del verbo ser + el participio del verbo que se quiere conjugar. De esta forma, el sujeto pasa a ser paciente. No es lo mismo “yo escribí la entrada” (voz activa) que “la entrada fue escrita por mí” (voz pasiva). La voz pasiva en sí misma no es incorrecta, el problema ocurre cuando se usa en exceso. Eso hace que la lectura sea más pesada.
    • Falta de claridad: Ocurre cuando quien lee no entiende el escrito por alguna de las siguientes razones: oraciones incompletas, demasiadas oraciones subordinadas, mala construcción de párrafos, desorganización de ideas, palabras utilizadas con el significado incorrecto, exceso de extranjerismos o localismos, entre otros. Se puede evitar trabajando una sola idea por entrada o utilizando subtítulos para cada idea en la entrada. También ayuda leer mucho.
    • Errores de concordancia: Cuando el sustantivo, los adjetivos y el verbo no pertenecen al mismo tiempo o al mismo número. Por ejemplo, “Ayer voy a la farmacia” presenta un error en la concordancia de tiempo dado, que ayer pertenece al pasado, pero voy está en presente. Otro ejemplo es “los maestro protestan en la calle” en donde el error es de número. El artículo está en plural y el sustantivo que acompaña en singular.
    • Abuso del gerundio: Se trata de la forma verbal impersonal terminada en -ando o -iendo. El gerundio tiene usos limitados en español que se pueden revisar en el Manual de estilo de la RTVE. Como ocurre con la voz pasiva, el gerundio en sí mismo no es problemático, ni siquiera usarlo de manera incorrecta. El problema ocurre cuando aparecen demasiados gerundios en una sola entrada.
    • Falta de concisión: Lo ideal en una entrada es que sea breve, lo que no significa escribir poco, sino que las ideas se presenten de forma directa, sin palabras en exceso, sin repetición constante de la misma palabra, sin adjetivos innecesarios y sin redundancias.
  3. Aprovecha la estructura tradicional de un ensayo. En otras palabras, incluye una introducción, varios párrafos de contenido y una conclusión. La primera y última partes no tienen por qué ser extensas. En la introducción se debe indicar claramente de qué trata la entrada e incluir la palabra clave. La conclusión sirve para redondear las ideas presentadas y también debe incluir la palabra clave. El contenido debe ser lo largo que la bloguera decida. En la escuela enseñan que lo mínimo son tres párrafos. Eso es relativo, pueden ser más o pueden ser menos. Es importante que no consten de muchas oraciones y que se cumpla con las 300 a 500 palabras por entrada.
  4. Publica consistentemente. En otras palabras, selecciona un día de la semana y publica una entrada semanal ese día a la misma hora. A los motores de búsqueda les gustan las consistencias, pero también a los lectores quienes esperarán la entrada por costumbre. Un buen día para publicar es el lunes, temprano en la mañana para atrapar el público español de por la noche y el sudamericano a lo largo del día. Para lograr la consistencia se debe aprovechar la capacidad de la mayoría de las plataformas para blog de programar la publicación de entradas.
  5. No publiques todo de una vez. Digamos que tienes suficiente material para publicar dos o tres veces a la semana. Perfecto. Selecciona varios días (por ejemplo, lunes y jueves o lunes, miércoles y sábado) y reparte las publicaciones a lo largo de la semana. Pero debes tener cuidado. No publiques una semana tres veces, la próxima una, la siguiente dos y luego una. Eso va en contra de la consistencia de la que hablé en el punto anterior. Una opción es planificar el mes completo o varios meses por adelantado. Lo ideal es no publicar más de dos veces a la semana.

 

La palabra sobre la imagen


La ventaja de tener un blog dedicado es que se hace más fácil planificar entradas y tenerlas escritas para cuando se necesite publicarlas. Si de momento no surgen ideas para escribir se pueden usar los mapas de ideas o buscar revisar publicaciones en otros blogs como 10 maneras de encontrar ideas para escribir en mi blog, por Alfonso Prim, de Innokabi.

Lo más importante es que a la hora de escribir se debe tener claro que en un blog la palabra supera la imagen. Se debe producir contenido de calidad y utilizar la imagen solo como apoyo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.