Informe de septiembre

Fotografía de Eric J. Collazo, que ni siquiera sé si se tomó en septiembre.

La foto no es mía, pero me gustó tanto que me la robé.

Novelista de fin de semana: noveno informe

Si fuera a clasificar cada mes en cuanto a cuán productivo ha sido para la novela, tendré que colocar el de septiembre en la posición más baja. No lo aseguraré categóricamente porque aún faltan tres meses y existe la posibilidad de que uno de esos lo supere.

Fin de semana 36: Logré completar varios capítulos de la segunda parte del segundo acto. Estaba sorprendida con la hemorragia de creatividad. Poco me imaginaba que no duraría mucho. De haberlo sabido hubiera aprovechado el tiempo. O quizás no, porque con todo lo que tenía del trabajo, una presentación de un libro en la que participaría y el blog, más el taller de micro cuentos, no podía dedicarme todo el tiempo a la novela.

Fin de semana 37: Como se trataba del fin de semana previo a la presentación del libro y a la primera evaluación del semestre, eché la novela a un lado y no trabajé en nada. Y me sentí muy mal. Estuve todo el tiempo pensando en que debí haber redactado algo.

Fin de semana 38: Este fue el fin de semana inmediatamente después de la primera evaluación y de la presentación del libro, cuya experiencia discuto en “Terror en el nuevo milenio”. Por lo general, luego de eventos tan drenantes intelectualmente, a mi mente le da un corto circuito y no produzco nada. Me volvió a ocurrir en esta ocasión y durante este fin de semana y la semana siguiente no pude realizar ningún tipo de trabajo creativo. Tanto así que para el lunes tenía una asignación que entregar para el taller de micro cuentos y por más que intenté no pude escribir ni un micro relato tecato.

Fin de semana 39: He aquí otro fin de semana poco productivo. Al menos en lo que se refiere a textos creativos. Al menos sentía que me regresaba la musa. Para ayudarme releí algunos capítulos porque me sentía perdida. Quizás fue un error porque vi cosas que tenía que arreglar. Me contuve, pero ya estoy tomando notas para el segundo borrador. De todos modos, no era mucho lo que podía hacer porque debía prepararme para moderar una charla y para la segunda evaluación durante la semana siguiente. Además quería preparar algún cuento para el taller. Todo esto implicó que no escribí nada para la novela.

De acuerdo con Ray en The Weekend Novelist, la revisión del segundo acto debe llevarse a cabo durante los fines de semanas 38 al 48. Pero, ¿cómo lo voy a revisar si ni siquiera lo he terminado de escribir?

Deja un comentario