Informe de mayo

La letra más linda del alfabeto en mayo, el mes más lindo del año.
Una clave de los cambios
que experimentarán las Elucubraciones

Novelista de fin de semana: quinto informe

Tarde, pero seguro. Prácticamente, no hice mucho en mayo. Se trata del mes en el que acaba el semestre escolar y como este terminó tan tarde, casi no tuve tiempo de trabajar en la novela.

Fines de semana 18, 19, 20 y 21: A lo largo del mes trabajé en reducir el calendario de los eventos en la novela que tiene un nuevo título provisorio: “Amor se llama el juego”. ¿Qué puedo decir? Me la he pasado escuchando a Sabina. También completé la escena que corresponde al punto culminante y preparé todos los preliminares del primer punto de inflexión. Por último redacté unos seis diálogos que espero utilizar más adelante. Y no hice más.

Por otro lado, debo anunciar que de ahora en adelante no sé cómo trabajaré porque he perdido el libro de Ray. Al menos sé que me falta trabajar en el segundo punto de inflexión, que debí terminar este mes, pero que ni siquiera empecé. Además, debo comenzar a escribir el resto de las escenas para construir los capítulos.

No estoy segura de cómo se distribuye el tiempo, según Ray. No obstante, voy a continuar porque de acuerdo con un compañero de trabajo, una vez se han escrito 50 páginas: “you can’t go back” (palabras textuales). El asunto es que he estado a punto de retirarme. En estos últimos dos meses he tenido muchas dudas. Me parece que el resultado está quedando demasiado rosa para lo que quiero. También tiendo a dar muchos detalles. Quizás se deba a toda la literatura del siglo XIX que leo.

De este modo concluye el informe de mi quinto mes como novelista. Cómo no estoy segura de qué es lo próximo que establece Ray, me puedo autoasignar el escribir el segundo punto de inflexión y el trabajar en los capítulos que compondrán el primer acto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.