Informe de diciembre

Capítulo 15 en diciembreNovelista de fin de semana: duodécimo informe

En teoría, este debería ser el último informe en el que anunciase que ya tengo mi novela terminada, revisada, pulida y lista para publicación. Ni por asomo esa es la realidad. Por el contrario, me encuentro en lo que estimo será el 25 % del proceso.

Fines de semana 49 a 51: Correspondía al momento de la reescritura, pero ni siquiera escribí una letra durante los fines de semana 49 y 50. La razón principal fue que se trató del periodo que corresponde al de los exámenes finales y me convertí en un monstruo corrector de trabajos. Sin embargo, como ya había tomado la decisión de continuar con la novela, traté de al menos pensar en cómo haría para concluir.

Al parecer funcionó la estrategia. A partir del fin de semana 51 escribí todos los días aunque fuera por unos minutos y valió la pena.

Fin de semana 52: En The Weekend Novelist, Ray establece que esta última semana se le dedica a la edición. Pues como he hecho más o menos lo que me ha dado la gana, continué escribiendo y escribiendo y escribiendo para terminar el primer borrador antes del año nuevo.

No lo logré.

No obstante, en dos semanas había completado la segunda parte del segundo acto y casi todo el tercero. Para lograrlo hice algo de trampa porque no escribí aquello que sé que no utilizaré en la proyectada segunda versión. Aun así, el nuevo año me pilló sin haber completado el capítulo final.

Técnicamente, lo que leerán a continuación correspondería al informe decimotercio, es decir, al de enero de 2014 que se publicaría el próximo febrero. Como es posible que ya no haga informes mensuales sino trimestrales, no hace ninguna diferencia porque de aquí a allá lo habrán olvidado. Así que helo aquí:

El 2 de enero de 2014 terminé el primer borrador de “Destino errante”. Para marcar la ocasión, había considerado cambiar otra vez el título provisorio, pero por lo pronto este se queda.

¿Cuál es el saldo? Una novela que es un asco, 25 capítulos, 344 páginas, 5563 párrafos, 96 475 palabras y 440 394 caracteres sin espacios. ¿Cuál es la meta ahora? Descansar en enero y escribir para otros proyectos atrasados; planificar la estrategia a seguir para la segunda versión, lo que incluye un calendario de trabajo; identificar las partes que se reciclarán (escenas, líneas argumentales, etc.); reducir el texto a veinte capítulos y a 250 páginas (máximo 300, aunque el resultado final cae dentro de lo proyectado), y volver a escribir.

Definitivamente, habrá mucha novela para el 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *