Hora del té

Hora del té

La primera vez que bebí té de verdad fue en una tienda de alfombras en el zoco de Túnez en el 2003. No se trataba de un guarapo que consistiera de agua caliente con un sabor indefinido. No, era una refrescante mezcla de hierbabuena y azúcar, diferente a cualquier otro té que hubiera probado antes. A partir de ese momento, no hubo vuelta atrás.

Té moruno

Ingredientes para el té moruno

Años más tarde, me enteré de que se trataba del té moruno, popular en los países norafricanos y de fácil preparación, aunque mi versión aún no se acerca al sabor que recuerdo de mis viajes tunecinos.

Té es un sinismo, he aquí la prueba: 茶

Hace poco, charlaba con JS. No puede tomar café, pero necesita la cafeína. Pensó en el té como una opción. No puedo estar más de acuerdo.

Conversamos sobre el tema, le di algunos consejos y lo envié camino a adquirir un nuevo vicio. Seamos honestos: el té contiene cafeína y la cafeína es adictiva. Los dolores de cabeza que sufro cuando no bebo mi dosis matutina dan cuenta de ello.

Para la hora del té

El verano pasado, descubrí todas las posibilidades que ofrece el té, cuando entré a una sucursal de Argo Tea en el Greenwich Village, gracias a una recomendación.

El día que descubrí a Argo Tea

El día que descubrí a Argo Tea

Sabía que puede beberse caliente o frío, pero nunca imaginé todas las posibilidades, todas las mezclas que se pueden crear y todos los productos que se pueden preparar.

Y como las aventuras culinarias son mi especialidad, me he puesto en inventar para mejorar la hora del té, inspirada en mi experiencia neoyorquina. Pero de eso pienso hablar en próximas entradas.

Deja un comentario