Ficha de la novela Frankenstein, por Mary Shelly.

Frankenstein, de Mary Shelley

Frankenstein, or the Modern Prometeus, de Mary Shelley, es una obra clásica de la literatura gótica inglesa que todo estudiante de literatura debe leer. No solo pore su calidad, sino por ser la obra maestra de una escritora que apenas salía de la adolescencia. ¿Ya ven? No hay edad fija para consagrase como escritora.

La novela está dividida en cuatro cartas y 24 capítulos, dentro de los cuales aparecen epístolas y narraciones dentro de narraciones, un buen ejemplo de la caja china.

La historia gira en torno a Víctor Frankenstein, miembro de una familia destacada, cuya infancia está llena de viajes y mudanzas. Esto lo mantienen alejado de una educación actualizada por lo que sus lecturas de adolescencia son Cornelio Agripa, Paracelso y Alberto Magno. Tampoco es que su padre lo ayudara en estos menesteres. Eventualmente, entra a la escuela de medicina donde es ridiculizado por uno de sus maestros por sus lecturas obsoletas. Pero como el joven Víctor es Víctor Frankenstein, termina obsesionándose con la creación de un ser humano, lo cual logra con pedazos de cadáveres y la nueva tecnología de la galvanización.

La criatura, a la que nunca se le da un nombre, sufre el rechazo de todos, comenzando por el de su padre/creador, el joven Frankenstein. Y a la larga terminan en un juego del gato y el ratón, uno persiguiendo al otro, por turnos.

Toda la historia está enmarcada por las cuatro cartas y el capítulo 24 en los que el capitán Walton le cuenta a su hermana la historia que le ha contado un débil Víctor Frankenstein.

Este resumen es nada, al lado de todo lo que se narra en la novela. Para la sensibilidad contemporánea, la redacción es lenta y rebuscada, típica del siglo XIX. Sin embargo, en el fondo se trata de la historia del padre que rechaza al hijo. Muchos adolescentes se podrían identificar. Y es que Víctor Frankenstein es el protagonista y la criatura su antagonista, pero cada uno presenta lo mejor y lo peor del ser humano: El padre, un hombre que ama profundamente a la familia de donde procede, pero que es un imbécil con la que crea, y el hijo que solo quiere la aprobación del padre, pero que ni siquiera recibe de él un nombre, por lo que se ha propuesto hacer todo el daño posible. Muchas relaciones paterno-filiales son así… aunque no lleguen a tales extremos hiperbólicos.

Cartel de Frankenstein, por Kenneth Branagh

No es extraño que el tema atemporal de la novela haya atraído a directores cinematográfico, por lo que hay varias versiones fílmicas de la novela. La lectura de junio del reto mensual era un libro cuya película se pueda ver posteriormente. Frankenstein resultó perfecta. En efecto, vi la versión de Kenneth Branagh, Mary Shelley’s Frankenstein. En mi opinión, debió prescindir de la inclusión del nombre de la autora en el título debido a que sigue de cerca al texto, sin embargo, hay cambios, no adaptaciones, sino cambios sustanciales como la creación de una criatura femenina. No, eso no aparece en la novela.

Frankenstein es una obra maestra cuya espectacularidad esconde el estudio de las contradicciones del ser humano. Tan solo por eso, vale la pena leerla.

Logo del reto de lectura de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *