Felicidades en tu día, Melchor

Muy merecido que tiene el rey Melchor todo un día en su honor después de que un caballo, seguramente entrenado por el ku kux klan, lo tumbara ayer durante las festividades en Juana Díaz. Además, como santo patrono de esta bitácora, no le queda de otra porque hoy cumplimos el segundo aniversario. Pensar que cuando comencé el proyecto lo planteé para solamente un año.

Fotografía de Edgar Vázquez Colón, Primera Hora
El Melchor juanadino luego de la caída
(Fotografía de Edgar Vázquez Colón para Primera Hora)


Para continuar con la tradición establecida el año pasado, volví a hornear el bizcocho de ron. En esta ocasión, tenía en mi poder el molde indicado. Solo que no contaba con que algo siempre sale mal. Si el del año pasado parecía una montaña, el de este parece un cojín para hemorroides. Créanme por fe cuando digo que quedó delicioso porque no lo parece.

Materiales para preparar el bizcocho
Materiales para preparar el bizcocho


En cuanto al blog, ¿qué espero para el año próximo? Por lo menos es seguro un año más de elucubraciones. Me he propuesto organizarme mejor a la hora de publicar. Tengo una fanaticada a la que no debo defraudar, ¿verdad? Así que, por lo pronto, tenemos una cita cada sábado, día en que espero seguir explorando los vericuetos de la escritura.

Bizcocho-cojín
No hay Photoshop que salve esta imagen


Por lo pronto continúo celebrando mis raíces africanas en el día de Melchor y espero que el rey esté descansando de su caída y que haya despedido fulminantemente al caballo.

4 pensamientos en “Felicidades en tu día, Melchor

  1. maitechufran

    Hola, Amaranta: No conocía lo del día de Melchor. ¿Dónde es? ¿En Puerto Rico? Como dicen por aquí, nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Me has hecho reír con tu comentario sobre el bizcocho de ron, jajaja… Yo creo que te ha salido muy bien. ¿Para cuándo la receta?;-)
    No sabía que hoy era tu “cumpleblog”, así que felicidades por estos dos años. Aunque yo te haya descubierto tarde, soy una de las “fanaticadas” de tus elucubraciones. Bueno, perdón, me descubriste tú a mí ¿no? En fin, qué más da, nos descubirmos y por aquí andamos. Yo tampoco tendré mucho tiempo a partir de la próxima semana, pero intentaré seguir compartiendo mis cositas. ¡Feliz día!

    Responder
  2. Amaranta

    Pues el día de Melchor es una costumbre que ya solo siguen poquitas familias en Puerto Rico. En mi familia lo celebraba mi bisabuelo, mi mamá trató de recuperarla en algún momento y ahora yo la celebro de forma cibernética. Para nosotros el rey negro es Melchor, por lo que mi bisabuelo lo conmemoraba porque era el día de los negros.
    En cuento a lo de la receta fue que se me olvidó. Iba a incluir un enlace y seguí escribiendo. De todos modos, hela aquí: http://www.cooks.com/rec/doc/prt/0,183,149180-229200,00.html.
    Por último, ahora que nos hemos encontrado, estaré pendiente a lo que publiques. Seguiremos en contacto.

    Responder
  3. maitechufran

    ¿Melchor, el Rey negro? ¡Qué curioso! Me gusta conservar las tradiciones, así que te entiendo.
    Miraré la receta, aunque después del empacho de estas navidades, mejor me paso dos semanas a calditos y pollo. De momento, para empezar, esta noche me tomaré una pizza. ¡No tengo perdón!
    Bueno, que yo, por si no te habías dado cuenta aún, soy de las que me enrollo hablando o escribiendo. Gracias por la información:-)

    Responder
  4. Amaranta

    Pues, sí, Maitechu, en Puerto Rico el rey negro es Melchor. Eso sí es un puertorriqueñismo.

    Cuando los reyes de Juana Díaz fueron de visita a España -en el 2004, de regreso de una peregrinación al Vaticano-, Melchor y Baltazar tuvieron intercambiar nombres y los pobres andaban muy confundidos. Esos reyes juanadinos son toda una institución por acá. Aquí te dejo el enlace para que sepas más de ellos: http://www.reyesdejuanadiaz.com/.

    Por último, anoche me porté bien y mi menú fue: salmón al ron (http://shar.es/WZ1qH) y ensalada de quinua (http://pinterest.com/pin/205336064230104009/) con zanahoria añadida.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *