Escaleras

Por ellas se sube y por ellas se baja. Las hay al cielo y las hay al infierno. Pueden ser estáticas o pueden ser eléctricas. Quienes las aman perversamente sufren de climacofilia y quienes les temen, de climacofobia. Son simplemente escaleras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.